Escudo de la República de Colombia Escudo de la República de Colombia
/Uso de ecógrafo para colocar catéteres aumentaría riesgo de bacteriemia
Salud

Uso de ecógrafo para colocar catéteres aumentaría riesgo de bacteriemia

    El uso de la guía ultrasonográfica en la colocación de catéteres venosos centrales (CVC) –tubos delgados– en pacientes de la unidad de cuidados intensivos (UCI) estaría asociado con el desarrollo de bacteriemia, es decir la presencia de bacterias en el torrente sanguíneo.

    Así lo revela la investigación del médico John Edisson Mora Urrego, especialista en Medicina Interna de la Universidad Nacional de Colombia (UNAL), por medio de la cual quiso establecer si existe asociación entre el uso de la guía ultrasonográfica en la colocación del CVC y el desarrollo de bacteriemia en pacientes críticamente enfermos de la UCI.

    “Gran parte de los procedimientos, como parte de un estándar de calidad en los pacientes, se ha venido haciendo con la ayuda del ultrasonido o ecógrafo, con el fin de hacer intervenciones médicas más seguras. Por ejemplo, en la colocación de un catéter este método permite vigilar la presión arterial de los pacientes en condición crítica, así como realizar estudios para casos de paro cardiaco y funcionamiento pulmonar, entre otros”, detalla el especialista de la UNAL.

    La implementación del ultrasonido se da sobre todo en los CVC que se ponen en las venas de gran calibre, ya que se ha demostrado que ayuda a que haya menos afectaciones locales o complicaciones mecánicas (menos del 1 %) derivadas del traumatismo por la colocación del catéter.

    “Al usar el ecógrafo estamos mirando constantemente las estructuras anatómicas de la persona, por lo que se tiene una visión real de lo que estamos haciendo. Antes, si queríamos colocar un catéter en una vena de gran calibre, usábamos parámetros anatómicos, que aunque todavía se usan, los protocolos de seguridad del paciente indican que este no se debería ‘poner a ciegas’, sino con la ayuda de este equipo”.

    Según el doctor Mora, el uso del ultrasonido para estos procedimientos es algo que lleva al menos 15 años en avance, sobre todo en países desarrollados, pero en Colombia no se usa con frecuencia, por lo que con el tiempo han ido surgiendo algunas dudas.

    Estudio de casos

    En la investigación, el doctor Mora y su equipo incluyeron estudios de casos y controles de pacientes adultos críticamente enfermos en UCI, quienes entre 2019 y 2021 habían tenido reportes de bacteriemia asociada con CVC. En total fueron 220 pacientes, es decir 50 casos y 200 controles (4 controles por cada caso).

    “Analizamos en retrospectiva –tanto para los pacientes como para los controles– si al colocar el CVC se usó o no ecografía. Al haber hecho eso mediante herramientas estadísticas se hizo una regresión logística que nos permitió determinar cuáles son las variables de los pacientes que se asocian con el desarrollo de bacteriemia”.

    Los especialistas generaron una base de datos en donde colocaron datos demográficos de los pacientes como género, edad, antecedentes, personales, si tenían diabetes, COVID-19, y algunas otras variables relacionadas con el catéter. Por ejemplo, cuántas veces se tuvo que perforar la piel para colocar el catéter, ya que si se pincha una vez el riesgo es menor que si se hace 6 veces, y habrá más probabilidades de que se presenten problemas para colocar el catéter.

    Dentro de los hallazgos del estudio se evidenció que generalmente los pacientes que desarrollaban bacteriemia eran aquellos que tenían más comorbilidades y duraban mucho más tiempo en UCI, lo que genera no solo un impacto en su calidad de vida, sino también sobre el sistema de salud, ya que más días representan mayores costos.

    También se encontró que cuantos más días use el catéter, más probabilidades habrá de que el paciente se infecte (cerca del 6 % más por día). “Con una sonda urinaria, el riesgo de infección por día es del 3 %, lo que constituye un llamado de atención para los hospitales y también para mejorar los protocolos de preparación de los insumos, de la vigilancia y colocación de los catéteres”.

    Posibles causas de infección

    “Es probable que el uso de ultrasonido esté asociado con un aumento de riesgo en técnicas en el procedimiento, pero es solo una hipótesis que se deberá confirmar con estudios de causalidad. Sin embargo, reportes en la literatura señalan que hay casos de infecciones relacionadas con el gel usado para la ecografía, que puede ser una fuente de infección”.

    Según el especialista, al hacer este tipo de procedimientos, los profesionales de la salud deben hacerlo bajo estrictas medidas de bioseguridad, como el uso de guantes, tapabocas y trajes estériles, entre otros. Así mismo el ecógrafo porta un traje plástico que se debe cambiar tras cada paciente para que los errores y el riesgo de infección sean mínimos.

    “Según el análisis, los errores que pueden ocurrir en el procedimiento estarían relacionados con la contaminación del gel, un mal lavado de manos y contaminación por contacto con una superficie no estéril, entre muchas otras causas”.