Escudo de la República de Colombia Escudo de la República de Colombia
/UNAL Sede Amazonia implementa plan retorno
Educación

UNAL Sede Amazonia implementa plan retorno

    Se trata de la primera Sede de la Universidad Nacional de Colombia (UNAL) que contempla un regreso paulatino de funcionarios y estudiantes a la presencialidad, debido a las necesidades de conexión que se agudizan en esta zona del país.

    Así lo explica el profesor Germán Ochoa, director de la Sede, quien señala que ya se habilitó el 30 % de la capacidad del campus.

    “En Leticia muchos estudiantes, docentes y funcionarios administrativos no tienen internet o buena conectividad en sus casas”, relata el profesor Ochoa. Por eso cuando la situación se empezó a estabilizar en la región, el Comité de Prevención –creado en marzo en la UNAL Sede Amazonia a raíz de las alertas del COVID-19– decidió evaluar la posibilidad de hacer un plan de retorno moderado a la presencialidad.

    El Comité se ha venido reuniendo semanalmente con el propósito de monitorear la evolución y la dinámica de la pandemia en el país, y especialmente en Leticia, sede del campus de la Institución.

    Fue así como se decidió, al igual que en las demás sedes de la UNAL, cerrar el campus y pasar a la modalidad remota. Sin embargo, en la Amazonia las condiciones de conectividad son mucho más complicadas que en otras zonas del país.

    Conectividad y bienestar emocional

    Para tomar esta decisión se tuvieron en cuenta tres factores clave: el primero, las deficientes condiciones de conectividad que tienen casi todos los funcionarios de la Universidad en Leticia, por lo que era muy importante que pudieran ingresar al campus para emplear la infraestructura informática.

    Lo segundo fue la sensación de pánico que se generó en la ciudad por el alcance que la pandemia tuvo allí; y el tercero fue la preocupación por la estabilidad emocional de las personas, ya que se percibió un aislamiento muy marcado con el centro del país, lo que imposibilitaba salir a buscar asistencia médica, teniendo en cuenta que los servicios de la Amazonia son deficientes.

    Todas esas condiciones hicieron que las personas se sintiera en condiciones muy complicadas, en las que predominaban la ansiedad, el miedo y la angustia.

    “Nosotros, como una forma de aminorar los efectos de la pandemia, también dimos un paso adelante para que los funcionarios pudieran venir al campus, pues muchos de ellos viven solos y no tienen acá a su familia o a un grupo de amigos; su único sitio de socialización y de encuentro es la Universidad”, explica el profesor Ochoa.

    Por lo anterior, y con el propósito de ayudar con el bienestar general, desde la Sede se dio un paso al frente, con todo el rigor y la responsabilidad del caso, para admitir el acceso al campus, inicialmente con una capacidad del 30 %, que es la máxima permitida para instituciones educativas.

    Protocolos y liderazgo colectivo

    En la Sede se han implementado todos los protocolos exigidos por el Gobierno para el regreso paulatino a la presencialidad. Además se hizo un plano de todas las edificaciones del campus, analizando la ocupación máxima de cada espacio, y se concluyó que los módulos permiten una ocupación de los espacios sin aglomeración.

    Los protocolos incluyen una solicitud de autorización por parte del interesado a su supervisor, la cual es enviada a la Dirección, y luego se diligencia una encuesta en línea sobre las condiciones de salud preliminares.

    Este plan piloto se viene implementando con los funcionarios hace unas cuatro semanas, y hace dos semanas y media se permitió el ingreso de estudiantes para que usen algunos espacios específicos para descargar material de estudio, no para recibir clase.

    El Comité de Prevención espera avanzar en la autorización de reuniones de asesorías a estudiantes, pero factores como la reapertura del aeropuerto en Leticia exigen un alto grado de prudencia, pues no se sabe cuál será el efecto que tendrá en la región.

    A la fecha, según cifras oficiales, la Amazonia suma 2.748 casos de la enfermedad, 2.616 de los cuales se reportan como recuperados (95,20 %) y se registran 117 muertes. Leticia, por su parte, presenta una afectación 100 % baja.