Escudo de la República de Colombia Escudo de la República de Colombia
/UNAL llega a resguardos indígenas del Guainía
Educación

UNAL llega a resguardos indígenas del Guainía

    A través del Programa Especial de Admisión y Movilidad Académica (Peama), y con una propuesta académica traducida a la lengua nativa de las comunidades visitadas, la Universidad Nacional de Colombia (UNAL) Sede Orinoquia lleva oportunidades de educación superior a indígenas del municipio de Barrancominas, en el departamento del Guainía.

     

    En esta oportunidad, con el apoyo tanto de psicopedagogas, rectores y docentes de las diferentes instituciones educativas como de los capitanes de los resguardos indígenas del municipio, el equipo de la UNAL logró llegar a las comunidades de Laguna Colorada, Minitas y Pueblo Nuevo, con programas de pregrado, a través de dinámicas de orientación vocacional basadas en las problemáticas del territorio.

    Cada una de estas charlas y recorridos contaron con la participación de representantes de los resguardos indígenas Piapico y Sikuani, con el propósito de llevar la propuesta académica de la UNAL en su lengua nativa. Esto, dado que una de las principales barreras visibles en los procesos de formación de estos jóvenes se asocia con la adaptación y asociación de su lengua materna al español.

    A la fecha, muchas instituciones de educación superior (IES) han llegado con oportunidades de educación superior hasta Inírida, capital de Guainía. Sin embargo, solo la UNAL ha llevado programas profesionales que cierran la brecha existente entre la educación y la inclusión de las poblaciones más alejadas del país.

    Barrancominas, el municipio más joven de Colombia –obtuvo esta categoría el 1 de diciembre de 2019– cuenta con cerca de 130 estudiantes de grado 11, en instituciones educativas administradas por el Vicariato Apostólico de Inírida. Estos jóvenes entre los 15 y 23 años, que con esfuerzo y acompañamiento de sus docentes logran obtener un título como bachilleres, ven estancado su proceso de formación, primero por las diferencias entre las lenguas indígenas y las pruebas regulares establecidas por el sistema como requisito para alcanzar una educación terciaria.

    Segundo por el transporte, que se constituye en otro obstáculo, pues solo para salir del municipio se deben pagar pasajes cuyo costo oscila entre 300.000 y 700.000 pesos por trayecto, ya sea por vía fluvial o aérea.

    Los pocos jóvenes que logran acceder a la educación superior y consiguen el dinero para trasladarse deben interrumpir sus estudios y retornar a sus hogares, ya que no cuentan con los recursos que les permitan prolongar su estadía en otra región. Esto los obliga a iniciar su vida laboral a muy temprana edad en el campo de la informalidad.

    Además, el municipio cuenta con servicio de luz solo entre las 9:00 a. m. y las 10:00 p. m., y aunque tiene acceso internet, las redes no alcanzan para garantizar la conectividad de la población. Su principal fuente de ingreso es la pesca o el comercio, y sus habitantes sueñan con una nueva generación de profesionales que lleven desarrollo y mejor calidad de vida a su región.

    Ante estas necesidades, Ingrid Johanna Chávez, psicopedagoga de las instituciones educativas de la zona 5 del río Guaviare, y quién acompañó a la líder de Comunicaciones de la UNAL Sede Orinoquia en este recorrido, resaltó la necesidad de brindarles mayores oportunidades educativas a los bachilleres de Barrancominas, iniciativa a la que la UNAL le está abriendo la puerta.

    Ninguna de estas problemáticas fueron impedimento para –computador en mano, el pendón de la UNAL y un par de hojas y esferos– emprender el recorrido por las trochas del municipio, a pie, en moto o en motocarguero, para llegar al Colegio Manuel Quintín Lame, la Institución Educativa Laguna Colorada y la Institución Educativa Pueblo Nuevo. También fue posible realizar la socialización del Peama con los capitanes de las diferentes comunidades indígenas existentes en esta región, con los bachilleres de años anteriores, y de forma virtual con la Institución Educativa Divino Niño Salvador.

    Aunque la UNAL Sede Orinoquia ha tenido influencia en esta región del país desde hace 25 años, la Dirección y el equipo Comunicaciones han creado estrategias para alcanzar a los bachilleres ubicados en el corazón de la Orinoquia colombiana. Es así como para la convocatoria de admisiones 2022-I para programas de pregrado se realizaron asesorías a estudiantes, docentes y padres de familia en el proceso de inscripción a la Institución. Además la Rectoría aprobó 1.000 pines gratuitos para que jóvenes como los de Barrancominas logren acceder a la mejor universidad pública del país.

    El director y el equipo de Comunicaciones de la UNAL Sede Orinoquia expresaron su agradecimiento por el apoyo brindado por monseñor Joselito Carreño Quiñonez; Sergio Gaitán Medina, Alcalde de Barrancominas, y a cada uno de los profesionales que hicieron posible que la Institución llegara a los habitantes de esta población.