Escudo de la República de Colombia Escudo de la República de Colombia
/Polluelo alcaraván se pavonea por el campus de la UNAL
Medioambiente

Polluelo alcaraván se pavonea por el campus de la UNAL

    A finales de abril una pareja de alcaravanes anidó en el interior del edificio 201 de la Facultad de Derecho, Ciencias Políticas y Sociales de la Universidad Nacional de Colombia (UNAL) Sede Bogotá, y en mayo nació el polluelo de esta especie de ave nativa de Centro y Suramérica, propia de los pastizales usualmente cercanos a cañadas y lagunas.

    Aunque todavía es pequeño, su curiosidad no le ha impedido empezar a hacer pequeñas excursiones matutinas por los alrededores del edificio, como por ejemplo el bosque de Jaguar, eso sí, acompañado de sus padres que vigilan muy de cerca sus movimientos.

    La bióloga se llama María José Jaramillo, de la Unidad de Rescate y Rehabilitación de Animales Silvestres (Urras) de la Facultad de Medicina Veterinaria y de Zootecnia de la Sede Bogotá, explica que el alcaraván es precocial, es decir, “que desde que nace puede ver, oír y ponerse de pie, lo que lo hace más autónomo con respecto a otras especies de aves cuando son polluelos”.

    También menciona que por ahora su color es café, pero en seis meses tendrá plumaje blanco y negro como sus padres, y sus ojos tendrán el característico color rojo.

    Sin embargo, es importante que la comunidad universitaria sepa que aunque dichas características son ventajosas, es importante prestar un poco más de atención cuando pasen por la zona para evitar hacerle daño al polluelo.

    La bióloga afirma que “los alcaravanes son muy territoriales, en especial cuando están en la etapa de construcción del nido, para que los huevos, tan preciados, no corran ningún peligro”.

    El esfuerzo de tener cría

    El nido de un alcaraván es básicamente un hoyo excavado en la tierra; ponen alrededor de 3 o 4 huevos que tienen un periodo de incubación de 27 días, lo cual es una estrategia que busca que al menos uno de esto eclosione y la cría sobreviva, esto es precisamente lo que ocurrió en el edificio de Derecho, en el que en este momento se adelantan obras de infraestructura.

    En ese sentido, indica que “por la importancia que tiene esta especie y para garantizar su conservación, se delimitó la zona en donde se encuentra el nido y se suspendieron los trabajos programados en este espacio”.

    Agrega: “nos parece importante informarle a la comunidad universitaria de su presencia, dado que en los próximos días las aves realizarán recorridos por las zonas cercanas al edificio de Derecho, y se recomienda tener cuidado. Por favor eviten coger al polluelo, alejarlo de sus padres y jugar futbol en el área donde se encuentren”.

    También envía el mensaje de reportar a la Urras cualquier otro nido de alcaravanes, e indica que es muy importante no llevar perros y gatos a estas zonas, ya que estos pueden capturar a la cría.

    Es importante anotar que en el campus se ha registrado la presencia de alrededor de 20 o 30 gatos ferales o silvestres (que no tienen dueño), lo cual es una amenaza para los alcaravanes y a otras especies de aves como las mirlas.

    El alcaraván genera un equilibrio en los ecosistemas, gracias a su alimentación basada en saltamontes, insectos, lombrices y pequeños peces que hallan en las zonas en donde se ubican, por lo que la importancia de su conservación y cuidado es muy grande.

    ¿Alcaravanes de ciudad?

    Los alcaravanes se encuentran distribuidos desde El Salvador hasta Argentina, llegando hasta los 3.100 msnm. Son aves que en la adultez miden entre 30 y 35 cm, pesan entre 290 y 535 g, y sus grandes alas llegan a tener entre 76 y 88 cm de envergadura (distancia entre la punta de las dos alas).

    En Colombia se encuentra por debajo de los 500 msnm en la Costa Caribe desde Cartagena hasta el oriente hasta La Guajira, y al sur hasta el alto valle del Magdalena. También habita al oriente de los Andes hasta el sur del Meta y el río Guaviare.

    “Como ya hay poblaciones establecidas en Bogotá, probablemente el que nació hace dos días forma parte de una población que ya llevaba un tiempo en la ciudad”, afirma la integrante de la Urras.

    En el campus de la UNAL Sede Bogotá se encuentran varios grupos de alcaravanes ubicados por la Facultad de Ciencias Agrarias y hacia las zonas verdes cercanas a la calle 53.

    La bióloga Jaramillo anota que “si estas aves siguen encontrando la seguridad y los recursos que necesitan, pueden continuar viviendo en el campus”.