Escudo de la República de Colombia Escudo de la República de Colombia
/Plantas muestran evidencia científica sobre sus beneficios
Salud

Plantas muestran evidencia científica sobre sus beneficios

    Recientes estudios evidencian que plantas como Angelica gigas, Camellia sinensis (té verde) y Ganoderma lucidum (un tipo de hongo) tienen beneficios en el tratamiento y la prevención del cáncer y de enfermedades no transmisibles como la diabetes tipo 2.

    Otras plantas, que son alimentos comunes, como la alfalfa, el nopal, el apio o el ajo, también han mostrado beneficios como la eliminación natural del colesterol en el cuerpo, su aporte en la regulación intestinal y para un buen tráfico sanguíneo.

    Así lo asegura el doctor mexicano Juan Luis Vanegas Bravo, licenciado y especialista en nutrición, conferencista invitado a la charla “Herbología en la nutrición y el tratamiento de enfermedades crónicas” del programa #SaludUNALContigo, de la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional de Colombia (UNAL).

    “En los últimos 15 años se ha visto una corriente en la que estamos recuperando el hecho de llevar una vida más estable a base de lo que nos da la naturaleza, una dieta más equilibrada con alimentos naturales, útiles no solo en la prevención de enfermedades sino también en su tratamiento y regulación de algunos factores”, subrayó el especialista.

    Según un estudio de 2020, Angelica gigas, una especie de hierba de la familia de las apiáceas, sería un componente a base de un inmunomodulador para cáncer. La planta, originaria de China, Japón y Corea, habita en bosques, praderas y riberas de los arroyos.

    El estudio concluyó que la planta tiene efectos inhibidores en las células cancerígenas en el páncreas y evita su proliferación. Sin embargo, el doctor Vanegas recomienda que su consumo en forma de infusión no sea más de una dosis al día, aunque eso dependerá de la enfermedad y del estado del paciente.

    “Otro estudio de 2017 evidencia los beneficios del té verde. Tras una revisión en la que este té se usa como un inmunomodulador, muestra que tiene efecto anticancerígeno, antiinflamatorio, antidiabético, antiviral y antimicrobiano, y además mejora la memoria y protege la salud oral. No obstante, como también contiene cafeína, no se recomienda consumir más de dos tazas al día”, resalta el doctor Vanegas.

    Una investigación de 2021 también evidencia que Ganoderma lucidum, un tipo de hongo conocido en español como “pipa”, posee propiedades antioxidantes y de control de la hipertensión y la glucemia, útil en pacientes con diabetes tipo 2 y con hiperglucemia. El estudio, que se realizó in vitro, mostró que este hongo sería beneficioso para personas con problemas cardiacos y del páncreas.

    Según el investigador, la medicina preventiva enfocada en una buena alimentación no solo mejora la calidad de vida de las personas, sino que ayuda a aquellas predispuestas a sufrir de enfermedades, para que tengan órganos fuertes que les permitan sacar adelante cualquier condición.

    Ciencia herbolaria

    En este sentido, la herbología –o herbolaria– aparece como una ciencia que une el rigor de la medicina homeopática, la cual enseña cómo extraer los componentes o compuesto de una raíz o un fruto para usarlo en dosis, según las necesidades del paciente, con la medicina que cuenta con saberes ancestrales.

    “Gracias a la medicina tradicional se puede industrializar un componente herbal con estrictas reglas de sanidad. Esto inicia por la tradición oral, luego con la obtención de extractos estandarizados, con una cantidad de posibilidad de intoxicación muchísima menor”, detalla el especialista.

    Usos beneficiosos de alimentos comunes

    El nopal, un tipo de cactus usado generalmente para aliviar infecciones en las vías urinarias y para controlar la hiperglucemia, actúa como una barrera a nivel intestinal. “Se debe consumir con abundante agua, ya que su alto contenido de fibra insoluble puede causar obstrucción, y se debe tener en cuenta que no es apta para pacientes con intestino perezoso o en embarazadas”, advierte el conferencista.

    Otro de los alimentos que ha mostrado beneficios en la salud humana es la alfalfa, que también ayuda en el control del colesterol y generalmente se consume en infusión (con 10 g de las hojas secas en 1 litro de agua). En la actualidad se está estudiando el uso de un aminoácido de la alfalfa que potenciaría el efecto de algunos quimioterápicos en pacientes en tratamiento de leucemia aguda linfoblástica.

    “El apio es otro alimento común que se usa para diuresis, regulación intestinal, gota e hipocolesterolemia. Contiene flavonoides que favorecen el metabolismo del colesterol, además de ser un bloqueador del potasio por su efecto diurético. Se recomienda una infusión 5 g de tallo en una taza de agua solo dos veces al día, pero no para mujeres con periodo abundante, embarazadas o pacientes con problemas de coagulación”.

    Por último, el doctor Vanegas señala que el ajo también se considera un promotor de un buen tráfico sanguíneo, inhibe la agregación plaquetaria y disminuye el tono venoso, pero no se recomienda para pacientes con problemas de coagulación, con gastritis o colitis, y su consumo no debe superar los 5 g (un diente) al día.