Escudo de la República de Colombia Escudo de la República de Colombia
/Medellín, una ciudad informacional, pero desigual
Ciudad y Territorio

Medellín, una ciudad informacional, pero desigual

    Aunque esta capital se consolida cada vez más como un ejemplo de innovación y desarrollo urbanístico mediado por herramientas de tecnología, su zona periférica, en donde subsisten la desigualdad, la pobreza y la violencia, impide situar a Medellín como una ciudad informacional.

    “Viví en el barrio 12 de Octubre y visité varias zonas periféricas de la ciudad, en donde el abandono es muy evidente a pesar de los intentos mediáticos que se tratan de vislumbrar en Medellín; aún hay lugares que no cuentan con conexión de servicios públicos o de saneamiento básico”, señala Pablo Andrés Ríos Henao, magíster en Estudios Urbano - Regionales de la Universidad Nacional de Colombia (UNAL) Sede Medellín.

    En los últimos años Medellín se ha jugado las cartas para ser una ciudad modelo, líder en competitividad e innovación, a través de proyectos territoriales que han transformado el espacio público en una puesta de inclusión tecnológica.

    No obstante, el desarrollo y la articulación de políticas públicas enfocadas al posicionamiento de la metrópoli están ligadas a la paradoja sobre la cual se consolida como una de las ciudades más desiguales de América Latina, y la más desigual de Colombia, según el Informe de Calidad de Vida de Medellín 2017.

    Medellín sigue siendo una ciudad desigual que vive en condiciones complejas ya que en gran parte de las zonas de periferia –como las comunas 1, 3, 8 y 13– aún no tienen acceso a la conectividad de servicios públicos, empleo, vivienda, internet, entre otros servicios que constituyen el derecho de ciudad.

    ¿Integración barrial?

    Aunque se ha intentado promover la integración barrial a través de la construcción de espacios educativos y culturales –como los parques-biblioteca que extiendan la red digital–, estos se quedan subutilizados porque no cumplen con las necesidades de sus habitantes.

    Así lo demuestra la investigación del magíster Ríos, quien analizó los esfuerzos en la ciudad por implementar iniciativas tecnológicas que impacten en el territorio e impulsen la apropiación de las TIC en espacios de periferia.

    El investigador realizó un trabajo etnográfico cualitativo en el cual pudo recolectar información oficial de los planes de desarrollo tecnológico y su relación con las zonas periféricas de la ciudad.

    “Desde lo informacional no se vislumbran proyectos que lleven a conectar la ciudad en esas zonas periféricas, de pronto el Parque Biblioteca España, y eso que no está funcionando”, señala el investigador.

    Actualmente este Parque, ubicado en el barrio Santo Domingo Savio, una de las zonas más deprimidas del nororiente de Medellín, en la comuna 1, se encuentra cerrado y en obras debido a las deficiencias que presentaron sus estructuras.

    En proceso de transformación

    El territorio se construye en la promoción de una plataforma tecnológica y de atracción de capitales globalizadas, dejando de lado las problemáticas históricas a las que se enfrentan las ciudades.

    En los últimos 30 años la capital antioqueña ha pasado por tres etapas: la lucha contra la violencia en los 80, la lucha contra la pobreza, y ahora la lucha contra la desigualdad, que, según el investigador Ríos es uno de los grandes retos para ser una ciudad informacional.

    “Los barrios de periferia tienen una gran problemática de empleo, pues muchos de sus pobladores son informales, y los demás están en una distribución del ingreso y del trabajo más equitativa; también se debe fortalecer la institucionalidad para que le dé continuidad a los programas sociales y el apoyo en los territorios alejados”, asegura el magíster Ríos.

    Los retos de Medellín van más allá de la construcción de vías, parques, conexión a internet y transporte, se trata de direccionar planes estratégicos que unan las dos ciudades: la de periferia y la del centro para generar un equilibrio.

    “Todavía hay muchos barrios informales o de invasión donde llegan víctimas desplazadas del conflicto armado, todavía falta mucho por hacer, se debe intervenir más en estos sectores de violencia para intentar generar igualdad de condiciones”, concluye el magíster de la UNAL.