Escudo de la República de Colombia Escudo de la República de Colombia
/Martha Lucía Bueno, una vida dedicada al estudio de primates y roedores
Ciencia y Tecnología

Martha Lucía Bueno, una vida dedicada al estudio de primates y roedores

    La bióloga y magíster en Conservación de Fauna, quien se ha desempeñado como docente durante cerca de 35 años en la Universidad Nacional de Colombia (UNAL), fue exaltada con el Doctorado honoris causa que otorga la Institución a personas eminentes cuya obra haya sido reconocida nacional o internacionalmente y por prestar valiosos aportes a la ciencia, la técnica o la cultura.

    La profesora Bueno se ha destacado por lograr importantes aportes en genética desde distintas áreas de la salud humana, la flora y la fauna, fundamentalmente en primates y roedores, en la que trabajó gran parte de su carrera, siendo uno de sus trabajos más renombrados el descubrimiento de una nueva especie de mico llamada Callicebus caquetensis o mico zogui zogui,que surgió de un proyecto financiado por Pacific Rubiales.

    También trabajó en el descubrimiento de una variación genética de los primates Aotus, en donde cada especie tenía un complemento cromosómico diferente, un hallazgo importante para investigaciones biomédicas y que incidía en la distribución geográfica de esos animales.

    La docente inició su trabajo con el Instituto Nacional de Salud (INS) en investigaciones de genética y la variación con ciertas enfermedades y transmisiones. “Hice trabajos, por ejemplo, en oncocercosis con mosquitos, pero también en leishmaniasis”, recordó.

    Al respecto, explicó que estuvo trabajando en la diversidad genética de los primates que fue lo que le ocupó gran parte de su vida viendo cómo era su evolución genética y cómo se diferencian las especies según su variación cariotípica”.

    En los casi 35 años que lleva vinculada a la UNAL ha participado como colaboradora en más de 50 tesis y fue pieza importante en el funcionamiento y la acreditación del Laboratorio del Instituto de Genética ante el Ministerio de Salud, puesto al servicio de los ciudadanos, pero también de la docencia e investigación de forma paralela.

    “Tengo muchos estudiantes que hoy son doctores y a quienes logré inculcarles ese amor por la ciencia y acompañarlos en su desarrollo y búsqueda de respuestas ante muchas preguntas de investigación. Esto se ve reflejado en el éxito que la mayoría de ellos han tenido fuera del país, ya que lamentablemente en Colombia se les ofrecen pocas oportunidades”, cuenta la profesora Bueno.

    Afirma además que para ella el título de Honoris Causa, que le fue notificado la semana pasada, significa un hecho importante en su vida que no se esperaba, lo que la hace estar llena de agradecimiento.

    Una profesión clara desde la infancia

    Con nostalgia, la docente Bueno cuenta que desde que era muy pequeña sabía que quería ser bióloga, pues tuvo como a una de sus grandes influencias a su primo, el doctor Santiago Díaz Piedrahíta, quien también recibió el Doctorado honoris causa. “Aunque mi primo ya murió, estoy segura de que hubiera estado contento de ver que su pupila había llegado a tener ese doctorado y reconocimiento”, narra.

    “Para mí también fue motivo de inspiración la profesora Paulina Muñoz, quien me ayudó en mi tesis de grado de Bióloga, y es una persona importante en mi formación como investigadora”.

    “Otra de las personas que influyó mucho en mi formación fue el doctor Augusto Corredor, a quien conocí en mi trabajo con el INS. Él fue médico y decano de la Facultad de Medicina, y con él tuve la oportunidad de hacer varios trabajos en el área de búsqueda de vectores y reservorios de enfermedades de algunos mosquitos”.

    Durante su paso por la UNAL, la profesora Bueno recuerda con alegría que una de las cosas que más la hizo feliz fue tener la oportunidad de trabajar en temas distintos, pero siempre dándoles a los estudiantes el apoyo necesario en sus propias iniciativas.