Escudo de la República de Colombia Escudo de la República de Colombia
/Innovación social para cerrar brechas en educación en el Valle del Cauca
Educación

Innovación social para cerrar brechas en educación en el Valle del Cauca

    A través de modelos de pensamiento y estrategias de apropiación del conocimiento, el Laboratorio de Co-creación e Innovación Social de la Universidad Nacional de Colombia (UNAL) Sede Palmira desarrolla un proyecto piloto en la Institución Educativa Paulo VI Palmira, con el que busca cerrar las brechas entre la educación básica-media y la educación superior.

    En una primera etapa del proyecto, el colegio –con cuatro sedes y más de 1.200 estudiantes de estratos 1, 2 y 3– ha permitido el trabajo con los docentes mediante el análisis de las problemáticas más recurrentes en el aprendizaje de los bachilleres, que se evidencian cuando ingresan a la universidad.

    Por ejemplo, han determinado que la lectoescritura –capacidad de leer y escribir adecuadamente– es un problema estructural generalizado en las aulas de clase. También se ha identificado la necesidad de fortalecer las habilidades de los profesores en la docencia, integrar el pensamiento lógico racional y el intuitivo, y robustecer el proyecto de vida de los estudiantes.

    Las fallas en comprensión lectora en el currículo colombiano ya se habían alertado en el informe de 2019 del Laboratorio Latinoamericano de Evaluación de la Calidad de la Educación (LLECE) de la Unesco. Así mismo, el Estudio Regional Comparativo y Explicativo, que evalúa las competencias en matemáticas, ciencias y escritura de los estudiantes latinoamericanos de 3.o y 6.o grado, mostró que en los primeros años de educación los colombianos empiezan a atrasarse frente a países vecinos como Chile, Costa Rica y México.

    Las pruebas nacionales Saber en grado 9 y grado 11 han mostrado niveles globales bajos, con tendencias negativas en los puntajes de lectura y matemáticas. Según el Departamento Nacional de Planeación (DNP, 2025), “una proporción significativa de estudiantes colombianos no están bien preparados para ingresar a la educación superior o al mercado laboral”.

    En ese sentido, el profesor José Eduardo Naranjo Castillo, coordinador del Laboratorio de Co-creación e Innovación Social de la UNAL Sede Palmira, considera que “la brecha entre educación básica-media y educación superior tiene consecuencias económicas y sociales, debido a que un estudiante que finaliza su bachillerato con debilidades académicas y continúa en la educación superior es un potencial desertor en los primeros semestres universitarios”.

    Según el Ministerio de Educación Nacional (MEN), en 2019 la tasa de deserción anual para los programas universitarios en Colombia se ubicó en 8,25 %, para los tecnológicos en 13,20 %, y para los técnicos profesionales en 18,05 %.

    El proyecto se encuentra hoy en una segunda etapa, la cual comprende el diseño de los servicios que prestará la Biblioteca de la UNAL y que se implementarán desde el Laboratorio, con el apoyo del colegio, para afrontar los problemas diagnosticados a partir de la innovación social. Los servicios están siendo mapeados y se definirán en los próximos encuentros.

    A futuro, el proyecto “Biblioteca abierta, servicios para la educación básica-media para reducir la brecha”, se presentará en la Secretaría de Educación de Palmira para después desplegarlo en otros colegios de la región. Este reúne los esfuerzos y experiencias de las sedes Orinoquia, Amazonia, Tumaco, Manizales, Bogotá y Palmira de la Universidad, con el propósito de transferir el conocimiento a la sociedad a partir de la innovación.

    “El sentido crítico va más allá de conocer la fuente y ser críticos”

    Algunas de las recomendaciones que sugiere el proyecto son estructurar el aula invertida, en la cual se estimule la curiosidad de los estudiantes en los procesos de aprendizaje, y fomentar la cultura de la investigación como proceso transversal a todas las asignaturas y en todos los niveles.

    Algunos comentarios de los docentes que participan de la iniciativa son que “los estudiantes solo abren el buscador y copian lo primero que encuentran; no se les ha enseñado a usar y manejar acertadamente la la información; el sentido crítico va más allá de conocer la fuente y ser críticos”.

    Para la profesora Aurora Barbery Concha, rectora del colegio Paulo VI, “cuando el estudiante ingresa a la universidad considera que sigue en el colegio. Nosotros tristemente encontramos un alto grado de deserción”.

    En 2013 la institución contaba con 1.400 estudiantes y a lo largo de seis años la cifra disminuyó en 50 % hasta casi 700 en 2019. Por eso emprendieron una tarea titánica puerta a puerta en busca de nuevos alumnos, con lo que en los últimos años aumentaron a 1.250 escolares matriculados.

    Por último, Lina Soto, subcoordinadora del Laboratorio de la UNAL Sede Palmira, señala que “al ampliar la cobertura de los modelos de pensamiento universitario hacia los colegios, se democratizan en gran medida los recursos de la Universidad hacia la población general”.