Escudo de la República de Colombia Escudo de la República de Colombia
/Familias desplazadas defienden su territorio
Ciudad y Territorio

Familias desplazadas defienden su territorio

    Los habitantes de la comuna 8 de Medellín, tal vez una de las zonas que alberga más víctimas del desplazamiento forzado en la ciudad, crearon un sentir de arraigo y defensa de su nuevo territorio a partir de la creación de mesas interbarriales y de otras estrategias para permanecer allí.

    Muchas de las personas que viven en el perímetro urbano de esta comuna forman parte de asentamientos de víctimas desplazadas por la violencia que llegaron del campo y se instalaron en el territorio como una forma de reclamar su “derecho de ciudad” y que según algunos líderes sociales representan más del 70 % de la población.

    Así lo demostró la investigación del politólogo Giancarlos Delgado Huertas, de la Universidad Nacional de Colombia (UNAL) Sede Medellín, quien alrededor de un trabajo etnográfico y de inmersión en esta comuna, que comprende desde diciembre de 2019 hasta octubre de 2020, pudo evidenciar las diversas luchas de las comunidades en situación de desplazamiento.

    La mayoría de los barrios de esta comuna fueron creados por sus habitantes, quienes construyeron sus casas ladrillo a ladrillo y delimitaron su territorio teniendo en cuenta la proximidad entre los barrios, la ausencia de grandes vías o infraestructura, o la forma como viven y perciben el espacio.

    “Cuando llegué desplazado de Cocorná me vine con mi mujer y mi hija de 7 añitos, y recuerdo que duramos mucho tiempo dando vueltas por el Centro, durmiendo en inquilinatos, hasta que escuchamos que subiendo por Golondrinas (barrio que colinda con asentamientos informales de la comuna) había una gente armando rancho, me fui a averiguar y me acuerdo que no volvimos a bajar porque ese mismo día armamos un ranchito con bolsas de basura y lo fuimos llenando de a poquitos”. Este relato es un fragmento de la entrevista realizada por el investigador a un líder social del barrio El Faro.

    Delimitación barrial

    Aunque el Decreto n°. 346 de 2002 establece que la Comuna 8 quedó integrada por 18 barrios, algunos de estos no corresponden a la delimitación tradicional que los habitantes han hecho de su territorio.

    “En el barrio Esfuerzos de Paz –de cinco manzanas, construido y nombrado por los mismo residentes– observé que no hay direcciones sino nomenclaturas, es decir que cada casa tiene un número y ya; no hay calles sino senderos, entonces allí comencé a cambiar la lógica sobre cómo se recorre su espacio, ya que muchas veces una forma de ubicación era que me dijeran: del parquecito a la izquierda”, explica el investigador Delgado.

    Los barrios de invasión de la ciudad no tienen la diferenciación de calles y carreras porque no fueron pensados de esa manera ni planificados estatalmente. Tampoco tienen servicios de acueducto ni alcantarillado y en algunos casos el agua potable llega en carrotanques que suben solo hasta ciertos lugares de la comuna. Incluso el investigador asegura que la mayoría de los habitantes recogen el agua contaminada de las quebradas que bajan.

    Defensa del territorio

    La experiencia del desplazamiento forzado forja en los habitantes de la comuna 8 de Medellín una identidad común que los hace movilizarse por defender su territorio o su “techo”.

    “Se convierte en la garantía para que no haya una revictimización por parte del Estado ni de cualquier actor social, por eso comenzaron a crear mesas interbarriales que son espacios de convocatoria masiva comunitaria en los que discuten temas específicos para una interlocución futura con actores institucionales”, explica el investigador Delgado.

    La planificación ascendente es una forma de participación colectiva que han construido los habitantes para desarrollar estrategias de ordenamiento territorial y exigir el cumplimiento de sus derechos, como la legalización de viviendas y predios, la construcción de equipamientos públicos y la conexión de servicios públicos domiciliarios.

    “¿Sabe que me prometí ese día? Que como fuera, yo volvía a levantar casa, por eso es que no me he dejado desalojar, por eso es que uno le mete el hombro a hacer un plan de mejoramiento integral, porque no me pueden quitar dos veces a lo que tengo derecho”, relata el líder social del barrio El Faro.

    La investigación se gestó en el marco del evento UNAL Investiga 2021 que presentó los resultados de la convocatoria “Jóvenes investigadores”, financiada por el Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación (Minciencias).