Escudo de la República de Colombia Escudo de la República de Colombia
/En el río Cesar se hallarían bacterias más resistentes a tratamientos antibióticos
Ciencia y Tecnología

En el río Cesar se hallarían bacterias más resistentes a tratamientos antibióticos

    La disposición de antibióticos en las alcantarillas estaría generando problemas de contaminación en las aguas de Valledupar. Un grupo de científicos estudiarán las bacterias presentes en el río Cesar, las cuales se estarían volviendo más fuertes y resistentes al estar expuestas a estos residuos.

    La resistencia de las bacterias se da por un fenómeno llamado “presión de selección”, método de adaptación en el que cambian su composición genética para defenderse de los antibióticos, sobrevivir y seguir reproduciéndose en las aguas contaminadas.

    La doctora en Biotecnología y Biociencias, Ibeth Cristina Romero, profesora de la Universidad Nacional de Colombia (UNAL) Sede de La Paz, señala que “estos procesos bacterianos hacen más difícil tratar enfermedades urinarias o infecciosas –como la neumonía– causadas por las bacterias Pseudomonas aeruginosaKlebsiella pneumoniaeAcinetobacter baumannii y Escherichia coli”.

    El problema con los antibióticos más usados –como los carbapenémicos, betalactámicos y polimixinas (colistina)– es que están perdiendo su efectividad y ya no serían útiles, debido a la tolerancia que estos microorganismos han ido adquiriendo.

    El río Cesar nace en las montañas de la Sierra Nevada de Santa Marta y desemboca en la ciénaga de Zapatosa, y de ahí en el río Magdalena. En su recorrido por los departamentos de La Guajira, Magdalena y Cesar recibe las aguas tratadas en la planta de tratamiento de aguas residuales de Valledupar (PTAR El Salguero). Por eso su cuidado es fundamental, ya que constituye la principal fuente de abastecimiento de agua para consumo, riego, agricultura y electricidad de la región.

    La experta explica que la Empresa de Servicios Públicos de Acueducto y Alcantarillado de Valledupar (EMDUPAR) tiene sistemas de tratamiento con lagunas de oxidación, técnica en la que se usan bacterias cultivadas específicamente para eliminar contaminantes de las aguas y que son inofensivas para los seres humanos.

    Este sistema de tratamiento da cumplimiento a normativas como el artículo 57 de la Ley 9 de 1979, en el cual se establece como un componente de gran importancia evitar el crecimiento de microorganismos como los coliformes fecales, siendo la E. coli, la principal bacteria de este grupo.

    Sin embargo, la reglamentación no tiene en cuenta otro tipo de bacterias, como Pseudomona spp., Enterobacter spp. y Klebsiella spp., las cuales generan un impacto negativo en salud pública, causando muchos casos de neumonía en el ámbito intrahospitalario. Precisamente, estas serían algunas de las especies que se esperaría encontrar en el estudio.

    “Para ello se tomarán muestras de agua, por medio de sondas, botellas de vidrio o baldes, en distintas épocas del año –lluvia y sequía–, y también en diferentes puntos dentro de la PTAR El Salguero, por ejemplo, en el ingreso de la planta, durante el tratamiento, y por último en el efluente final antes de ser vertido al río César, cuerpo de agua del que se recolectarán muestras antes y después del proceso de tratamiento”, indica.

    Añade que después de esto, en el laboratorio se hará un análisis microbiológico convencional por medio de cultivos en medios apropiados en los que crezcan las bacterias de las muestras, y a su vez, con el uso de herramientas moleculares, se podrá estudiar la composición genética de los microorganismos hallados, asociando genes a la resistencia de antibióticos.

    Potenciales usos

    En cuanto al aprovechamiento y la utilidad para los habitantes de Valledupar, la bacterióloga dice que “también se buscará analizar la posibilidad de aprovechar algunas de esas bacterias presentes en el agua, modificando su genoma para que sean capaces de remover o eliminar los contaminantes presentes, proceso que se podría implementar en la PTAR El Salguero –potenciando el sistema de tratamiento ya existente–, o directamente en el río Cesar”.

    La profesora Romero recalca que la resistencia de antibióticos siempre se había visto como un problema restringido a clínicas y hospitales, y no, por ejemplo, como un problema ambiental donde los ríos y aguas residuales que atraviesan la ciudad potencian, amplifican y diseminan la resistencia de bacterias. En Cundinamarca y Antioquia se ha avanzado en estudios de caracterización de las bacterias en aguas residuales y ríos, y su resistencia a antibióticos; sin embargo, en la región Caribe este será un proyecto pionero.