Escudo de la República de Colombia Escudo de la República de Colombia
/Diseño Universal para el Aprendizaje una ruta eficaz hacia una verdadera educación incluyente
Educación

Diseño Universal para el Aprendizaje una ruta eficaz hacia una verdadera educación incluyente

    En Colombia, este modelo de enseñanza dirigido a satisfacer las necesidades de cada alumno en el aula, ha sido utilizado por 6.500 maestros de la primera infancia y 11.000 de primaria y secundaria, y gracias a su compromiso ha sido posible evidenciar las inequidades y barreras del sistema educativo.

    Por ejemplo, a pesar de la existencia de los Proyectos Educativos Institucionales (PEI), que son la carta de navegación de las escuelas y colegios, en donde se especifican, entre otros aspectos, los principios y fines del establecimiento, existe una uniformidad en el sistema educativo, con estructuras curriculares rígidas.

    La profesora Marisol Moreno Angarita, del Departamento de Comunicación Humana de la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional de Colombia (UNAL), afirma que “en el caso del currículo, vemos que en muchos casos no se ajusta a las necesidades de las familias y comunidades en términos de temáticas contextualizadas, horarios, agendas y actividades escolares; las pedagogías y didácticas tienden a ser uniformes para todos, desconociendo la diversidad de aprendices; y cuando se enseña a leer y a escribir todos tienen que aprender con el mismo método y en general no hay una oferta de diversidad de enseñanza que le permita al estudiante navegar por el currículo".

    La académica, integrante del grupo de investigación Discapacidad, políticas y justicia social, explica que el Diseño Universal para el Aprendizaje (DUA)  requiere una planeación cuidadosa por parte de los maestros, y es útil para todos los estudiantes, tanto aquellos con situaciones económicas adversas como los desplazados, víctimas del conflicto, o con discapacidad, etc.

    Dicha iniciativa modelo tiene tres principios fundamentales que se basan en las neurociencias y rescatan lo afectivo, expresado en la motivación y el compromiso, la autorregulación, el interés y la persistencia de los aprendices. Recuerda la importancia de las diferentes formas de acceder y procesar la información de cada estudiante y promueve la plena participación, mediante la acción y expresión de todos los estudiantes, independientemente de su condición o situación.

    Este modelo, recomendado internacionalmente por las Naciones Unidas, ha sido aplicado en Colombia desde la implementación del Decreto 1421 de 2017, en el cual se hace referencia a esta iniciativa y cómo todas las instituciones deben aplicarlo y reducir las barreras para el aprendizaje y la participación en la educación.

    La profesora Moreno Angarita recoge en el libro Diseño Universal para el Aprendizaje, algunas experiencias en Colombia, el trabajo de una década de experiencias en la aplicación de dicho modelo.

    Trabajo con el ICBF y las madres comunitarias

    La experta asegura que el sistema en sí mismo debe flexibilizarse y tener una oferta más amplia, de manera que llegue a la totalidad de los estudiantes, independientemente de las condiciones familiares, sociales, culturales y económicas, debe tener en cuenta los proyectos de vida y la garantía de la participación plena en el mundo escolar.

    "Hemos avanzado en el conocimiento del diseño universal, pero aún estamos con muchos retos respecto a la implementación con las prácticas pedagógicas, con la transformación de la forma de enseñanza derivadas del DUA, porque esto demanda que el maestro planee, que se implemente un trabajo colaborativo, que haya apoyo en recursos y materiales, reconocimiento, estímulos, etc., entonces es necesario seguir avanzando, pero con el acelerador puesto", asegura la profesora Moreno, integrante del grupo regional latinoamericano de consejeros para la inclusión de Unicef.

    Subraya la importancia de implementar la educación inclusiva en la primera infancia, cuando los niños construyen el andamiaje que les servirá para toda la vida, aprovechando las capacidades de las comunidades que se tienen a la mano y pueden aportar a disminuir las barreras que enfrentan los estudiantes.

    Indica que se están realizando de manera permanente procesos de formación con los educadores iniciales, desde la primera infancia, con el trabajo del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF) y las madres comunitarias para que implementen el DUA y reconozcan la diversidad y promuevan los diversos desarrollos de los niños. Así mismo, asegura que se están haciendo esfuerzos desde la primera infancia hasta la educación superior y los programas flexibles para la educación de adultos.

    "Esto es algo reciente y esperamos que se vean resultados significativos en los procesos de transición de un nivel a otro, de los egresados, y en especial que se vea una disminución de las curvas de deserción, y que cada día se tengan más apoyos para todos los estudiantes, para que ninguno se quede atrás", concluye.