Escudo de la República de Colombia

Ciudad & Territorio

UNAL tendrá espacios de estudio pospandemia al aire libre

A partir de una pérgola de guadua se busca crear un espacio de docencia poscuarentena, al aire libre, para analizar muestras de la biodiversidad tanto de especies de plantas trepadoras andinas endémicas como de herpetofauna (anfibios y reptiles) en el campus de la Sede Bogotá.

Bogotá D. C., 15 de diciembre de 2020Agencia de Noticias UN-

El módulo tendrá unos paneles triangulares que generan un espacio para que las plantas trepen y permitan estudiar su interacción. Fotos: cortesía Sindy Marcela Coca y Xavier Martínez Casas.

La idea es construir con guadua y un bambú más delgado para los paneles de cerramiento y la cubierta.

El equipo de trabajo está conformado por estudiantes de Artes y Ciencias de los grupos Biotun, Sisbio, madera y guadua Cibam y colaboradores externos de la Universidad Manuela Beltrán.

Según fotos de la época, las pérgolas y los invernaderos sí existieron al interior del edificio.

El proyecto fue presentado en el marco de la Sesión 15 de la Cátedra Nacional de Arte y Ciencia.

Este proyecto conjunto entre el Departamento de Arquitectura y el Instituto de Ciencias Naturales (ICN) de la Universidad Nacional de Colombia (UNAL) se presentó en la convocatoria nacional para el fomento de alianzas interdisciplinarias que articulen investigación, creación, extensión y formación en la UNAL 2019-2021.

El profesor de la UNAL Xavier Marquinez Casas, doctor en Sistemática y Evolución Vegetal, recuerda que en los edificios del campus de la Sede Bogotá funcionan el ICN, un arboretum, el Departamento de Biología y el “Campo biológico experimental”, un espacio históricamente empleado por dicho Departamento para hacer investigación.

“De ahí nació la idea de crear una alianza con el Grupo de Madera y Guadua del Departamento de Arquitectura, cuyo objetivo es construir una pérgola de guadua como espacio para establecer y analizar muestras de la biodiversidad tanto de especies de plantas endémicas –propias de esta región del país– como de anfibios y reptiles”, agregó el profesor Marquinez.

Para los investigadores este proyecto es especialmente relevante en este momento, cuando se necesitan espacios abiertos en el campus que permitan la presencialidad con distanciamiento.

La iniciativa también busca rescatar y poner al servicio de la docencia y del bienestar de la Universidad este espacio cuya destinación se trazó desde los planos originales del campus. “Nos corresponde ser fieles a este proyecto histórico y para ello es fundamental nuestra alianza con la Escuela de Arquitectura de la Facultad de Artes”, indica el profesor Marquinez.

Recuperar la historia

La presencia de espacios abiertos dedicados a la enseñanza de los recursos naturales viene desde la época de la Expedición Botánica liderada por José Celestino Mutis entre 1783 y 1816, cuando se construyó un primer jardín botánico en Colombia en el municipio de Mariquita (Tolima).

“En 1868 surge la Universidad Nacional de los Estados Unidos de Colombia con sus escuelas, como la de ciencias naturales que funciona en un convento expropiado; en ese momento ya se contemplaba un jardín botánico en Bogotá y es probable que se haya dado”, expone el investigador Marquinez.

Entre 1837 y 1840, dentro del proyecto del padre Enrique Pérez Arbeláez en la ciudadela universitaria de Bogotá, aparecen siete grandes iniciativas: un herbario nacional, el instituto botánico, el jardín botánico, la flora de Mutis, un trabajo sobre los hallazgos de la expedición botánica que no fue publicado, un instituto zoológico, un museo de historia natural y un zoológico.

“En los planos de Leopoldo Rother de la Ciudad Universitaria de Bogotá, que datan de 1939, se incluye el Instituto de Botánica, de Veterinaria y el Jardín Botánico. En los planos del edificio donde hoy funciona la Facultad de Ciencias se contemplaban dos invernaderos en la zona central y las pérgolas para plantas trepadoras son un elemento recurrente que existió desde entonces”, comenta el profesor Marquinez.

En los planos de 1946 de la Ciudad Universitaria, también adelantados por Leopoldo Rother, se encuentra el nuevo ICN en lo que hoy es el Departamento de Biología, donde se incluía un palmetum, una pérgola para plantas trepadoras, una zona para siembra a cielo abierto y un tropicario, entre otros. Muchos de estos espacios finalmente se ubicaron en el Jardín Botánico de Bogotá.

La construcción

Los investigadores visitaron el área, identificaron los senderos de la zona, ubicaron puntos importantes como el lago de biología, los edificios, los flujos de las personas y con esto diseñaron propuestas de dónde debían ubicarse los elementos. Para esto tuvieron en cuenta variables tangibles e intangibles, como por ejemplo que estuviera cerca del lago, pero lejos del edificio donde se manejan residuos químicos, o que estuviera cerca de la huerta estudiantil, pero lejos de los senderos peatonales y de maquinaria.

En palabras de la profesora de arquitectura de la UNAL Sindy Marcela Coca, magíster en Construcción e investigadora del Grupo Madera y Guadua, se llegó a cinco propuestas: una helicoidal, una en forma de paraboloides y una en forma de ala, diseñadas para implementarse en los senderos y rutas; una estructura central con arcos y una en forma de tejidos, pensadas para el nodo articulador de los senderos.

Al respecto, se realizó una consulta y se decidió la opción paraboloides, módulo que se puede implementar en los senderos identificados; también consideraron variables como el ancho del pasillo, la altura y la inclinación de la cubierta paraboloide y el espacio entre apoyos. Actualmente trabajan en el desarrollo técnico y la construcción del primer módulo.

“La propuesta tuvo gran acogida entre los docentes –indica la investigadora Coca– quienes consideran que este es un espacio del campus en parte desaprovechado, que se usa para actividades no académicas y que puede ser muy útil para la investigación, al confluir allí factores como las plantas trepadoras o la fauna del campus y el rescate histórico de estructuras como las pérgolas”.

(Por: fin/AMV/MLA
)
N.° 371

Otras noticias

La investigación analizó el desperdicio, o scrap, en una línea de fragancias. Foto: Direct Industry.

Ciencia & Tecnología

mayo 18 de 2021

Con machine learning reducen desperdicio en envasado de cosméticos

A través del aprendizaje de máquinas, o machine learning, se redujo el...

Para esta población es más importante pertenecer al entorno laboral, que el mismo incentivo económico. Louai Beshara / AFP.

Política & Sociedad

mayo 14 de 2021

Prejuicios siguen limitando inclusión laboral de personas con síndrome de Down

Para los jóvenes con síndrome de Down el trabajo es una forma de ser y de estar...

El especial “Homenaje a Gerardo Molina, 1906-1991 estará disponible en PeriódicoUNAL a partir del domingo 16 de mayo.

Educación

mayo 14 de 2021

PeriódicoUNAL rememora legado de Gerardo Molina, espérelo este domingo 16 de mayo

En Periódico UNAL convergen los cinco productos que conforman el especial...

Las mujeres se sienten intimidadas con la forma de recibir la información por parte de los profesionales del sector salud. Fotos: archivo Unimedios.

Salud

mayo 14 de 2021

Información en lactancia materna en Yopal, limitada por mala comunicación

Limitaciones en la comunicación y carencia de personal calificado y...

La desigualdad, concluyeron, es una de las motivaciones para que la gente proteste. Foto: unimedios

Política & Sociedad

mayo 14 de 2021

Concepto de “estallido social” se queda corto ante la coyuntura actual

“Hay que admitir que ni siquiera los más entusiastas promotores del paro podían...

El enfoque social deberá contemplar la participación social y el bienestar familiar y comunitario de las poblaciones. Foto: SCHNEYDER MENDOZA / AFP.

Salud

mayo 14 de 2021

Modelo de atención en salud no debe perder su carácter social

Así lo afirmó Claudia Naranjo Gómez, integrante de la Asociación...

La ubicación de ciertas poblaciones en zonas de alto riesgo es un factor que incidió negativamente en el índice. Foto: Alcaldía de Medellín.

Medioambiente

mayo 14 de 2021

Medellín ya cuenta con un índice que mide resiliencia al cambio climático

Este consta de 5 dimensiones y 28 variables, y permitirá identificar las...

Lo primero que se le pide a una empresa para desarrollar un proyecto hidroeléctrico es el estudio de impacto ambiental.

Medioambiente

mayo 14 de 2021

A las licencias para hidroeléctricas les falta participación social

En los procesos para otorgarles licencias a proyectos a gran escala se...

Educación

mayo 13 de 2021

Comunicado No. 06 de 2021 de la Rectoría

Las crisis convergentes en la actual coyuntura del país develan problemas...

Las habilidades motrices de desplazamiento, saltos y giros se relacionan con la generación o no de lesiones deportivas. Fotos: archivo Unimedios.

Salud

mayo 13 de 2021

Lesiones de futbolistas se prevendrían con evaluación biomecánica

Esta evaluación, que se realiza a través de sistemas de captura 3D, permite...