Escudo de la República de Colombia

Ciencia & Tecnología

Traje de bioseguridad brindaría más comodidad y protección

El diseño de un traje mejorado, liderado desde la Universidad Nacional de Colombia (UNAL) Sede Palmira, busca proteger por completo las zonas del cuerpo del personal médico que los overoles convencionales no logran cubrir.

Palmira, 11 de agosto de 2020Agencia de Noticias UN-

Especificaciones del traje diseñado por las estudiantes de la UNAL Sede Palmira. Imágenes: Kenia Ortiz y Lina Pineda.

Esta idea de diseño busca brindarle más protección y comodidad al personal de salud, además de solucionar el problema de tallajes.

Recreación de la protección que generan los extensores del diseño en actividades que se realizan en la jornada laboral.

Los extensores de protección (tela blanca en la ilustración) cuentan con un mecanismo de ajuste en los pulgares y talones.

La cabina de protección para la parte superior hace parte del traje y permitiría una visión más amplia.

Lina Marcela Pineda Cárdenas y Kenia Ortiz Osorio, estudiantes de Diseño Industrial de la UNAL Sede Palmira, son las creadoras de esta idea con la cual buscan aliviar las incomodidades y preocupaciones que siguen surgiendo con los overoles que utiliza gran parte del personal médico.

Esta idea de diseño fue liderada y supervisada por el profesor Boris Alejandro Villamil, también de la Institución, y surge como respuesta a la búsqueda de proyectos innovadores que aporten a la mitigación del riesgo de contagio por COVID-19.

Los overoles de bioseguridad que usan comúnmente los trabajadores del sector salud son una pieza fundamental para su protección. Sin embargo, estos siguen teniendo algunos puntos débiles que generan intranquilidad en quienes los usan.

Uno de ellos es la exposición de tobillos y muñecas, que se produce al realizar actividades laborales cotidianas como sentarse, extender los brazos o inclinarse, entre otras. Esto hace que médicos y enfermeras –preocupados porque esta exposición represente un posible foco de contagio– recurran –por ejemplo– al uso de otras prendas para vestir debajo de los overoles.

Por otro lado también se evidenció que muchas veces no hay suficiente oferta en las tallas, lo que hace más complicado el panorama para quienes no logran que los trajes les cubran sus extremidades, aunque no estén en movimiento.

Este diagnóstico fue realizado por las estudiantes Pineda y Ortiz por medio de un proceso de consultoría, en este caso con el médico encargado de darles la primera atención a personas que llegan a su lugar de trabajo con posible contagio de COVID-19, quien les detalló, a través de un listado, las diferentes incomodidades y preocupaciones que presentaba en su trato diario con los pacientes.

A partir de ahí se identificó cuál era la idea de diseño que podía solucionar la problemática identificada y después se pasó a fase de bocetación para finalmente llegar a la propuesta de un traje que se adapta a varias de las necesidades expresadas por el equipo médico.

Extensores con ajustes

El traje de protección diseñado cuenta entonces con dos tipos de tela antifluidos: la tradicional (tela forza) y la elástica (tela interlock). En esta última está la modificación más importante del overol: los extensores con mecanismo de ajuste en pulgares y talones, los cuales permiten la acomodación del tallaje y la movilidad de las extremidades cuando se realizan los diferentes movimientos. Cabe resaltar que las adiciones descritas van unidas a la tela principal, por lo que se trata de una sola pieza y no requiere un vestuario por capas.

El diseño también cuenta con unas estrías de resorte en codos y rodillas que posibilitan la adaptación y el ajuste del largo del traje. Por último, se encuentra la cabina transparente de protección en la parte superior, la cual le permite al usuario tener una visión de 360 grados. Esta tiene un mecanismo de ajuste tipo velcro en la parte frontal y de cierre hermético en la parte posterior.

Las estudiantes Pineda y Ortiz aclaran que aunque el traje cubre todo el cuerpo “sigue siendo necesario que la persona que lo emplee también use los otros elementos de bioseguridad que indica el Ministerio de Salud, como el tapabocas N-95, los tres pares de guantes y las polainas”, entre otros.

Actualmente, el diseño se encuentra en fase de factibilidad, pues las estudiantes realizaron pruebas de comprobación del mecanismo de extensión, pero hacen falta las pruebas de validación, las cuales requieren de otros recursos para ensayar completamente el modelo con los materiales y los escenarios reales.

Sin embargo, la fabricación de este diseño fue cotizada con tres empresas diferentes del Valle del Cauca, con lo se pudo comprobar que el precio de fabricación es igual o incluso más bajo que el de los overoles tradicionales del mercado.

Por esto, y por ser una opción más segura y cómoda para los trabajadores de la salud, el traje tiene un gran potencial y viabilidad para ser producido.

(Por: fin/PAGA/MLA/LOF
)
N.° 786

Otras noticias

Germán Antonio Gutiérrez, doctor en Neurociencias y docente del Departamento de Psicología. Fotos: archivo Unimedios.

Educación

julio 23 de 2021

Académico de la UNAL, nuevo presidente de la Unión Internacional de Ciencia Psicológica

El profesor Germán Antonio Gutiérrez, del Departamento de Psicología de la...

El sector industrial suele usar biomasa o carbón para alimentar hornos y calderas que trabajan a más de 300 °C. Foto: Jorge Guerrero / AFP

Economía & Organizaciones

julio 23 de 2021

Eficiencia energética, el reto de la industria colombiana

Colombia tiene un rezago de casi 20 años en la implementación de tecnologías...

Los hombres son los que presentan mayores casos de amputación de extremidades inferiores. Fotos: archivo Unimedios.

Salud

julio 23 de 2021

Amputaciones por diabetes afectan más a pacientes de las zonas apartadas

Pacientes del régimen contributivo de Putumayo, Caquetá, Guaviare, Guainía,...

La Colección Pacífico de UNAL Sede Palmira se presentará en la Feria Virtual del Libro Universitario. Foto: archivo Unimedios.

Educación

julio 23 de 2021

Publicaciones de la Sede Palmira resaltan aporte científico de la UNAL a la región

Las matemáticas en la vida real: Introducción básica al modelamiento matemático...

Los hongos comestibles son alimentos perecederos que tienen del 19 al 35 % de proteínas aprovechables en peso seco. Foto: FRED TANNEAU / AFP

Desarrollo Rural

julio 23 de 2021

Setas comestibles crecerían más rápido en canecas reutilizables

Una nueva técnica de producción de hongos mediante canecas reutilizables...

La CIDH continuará monitoreando el desarrollo de las protestas sociales en el país. Foto: Brandon Pinto – Unimedios.

Política & Sociedad

julio 22 de 2021

Derechos de los manifestantes se debe regular con ley estatutaria

Es urgente expedir una ley estatutaria que regule los derechos de los...

Existen varios tipos que conforman el complejo de picudo: rayado, enano, amarillo y negro. Foto: Unimedios

Desarrollo Rural

julio 22 de 2021

Trampas reducirían reproducción de picudos en platanales

Como una alternativa de control mecánico de plagas, dos tipos de trampas...

Desde la Facultad de Ingeniería se adelantó un proyecto de conectividad para las zonas alejadas del campus de la UNAL. Foto: archivo Unimedios.

Ciencia & Tecnología

julio 22 de 2021

Modelo alterno garantizaría plena conectividad en campus de la UNAL

Un nuevo modelo de red totalmente autónomo y capaz de prestar un servicio de...

Taller artesanal de Ipiales, en preparación para el Carnaval Multicolor de la Frontera 2019. Fotos: Ángela del Mar Verdugo.

Artes & Culturas

julio 22 de 2021

Talleres artesanales, un espacio de educación informal

Los talleres de artesanos carroceros que se realizan durante el Carnaval...

La uchuva presentaría propiedades gastroprotectoras y de conservación en procesos agudos de falla gástrica en roedores de laboratorio. Foto: Brandon Pinto - Unimedios

Salud

julio 22 de 2021

Uchuva, potencial protectora en casos de gastritis aguda

La uchuva presentaría propiedades gastroprotectoras y de conservación en...