Escudo de la República de Colombia

Ciudad & Territorio

San Andrés no resiste más turismo depredador

La fuente económica más próspera de la Isla podría desencadenar una eventual crisis social y ambiental, debido a que los turistas acceden a todos los servicios de manera inconsciente y no respetan las zonas de reserva.

Bogotá D. C., 22 de marzo de 2018Agencia de Noticias UN -

Cerca de un millón de turistas visita San Andrés cada año. Fotos: archivo particular.

La Isla se está viendo afectada por el fenómeno de la sobrepoblación.

El turismo es la fuente económica más importante de la Isla, pero de esta solo se ven beneficiadas las cadenas hoteleras.

Muchas pesqueras fueron cerradas y trasladadas a Nicaragua después de que La Haya le quitara a Colombia 75 mil kilómetros de mar.

La agricultura en San Andrés es de pancoger y no es una fuente económica para la Isla.

Cada año, cerca de un millón de personas llega a San Andrés para pasar las vacaciones y visitar Johnny Cay, el Acuario y el cayo Haynes Cay, la casa museo isleña, la cueva de Morgan, el ecoparque West View, el Jardín Botánico o la laguna Big Pond, atractivos que suelen ofrecer las agencias de turismo.

Pero, como lo indica Shirley Cottrell Madariaga, profesora de la Sede Caribe de la Universidad Nacional de Colombia (U.N.), este turismo que genera ganancias al sector hotelero no es tan rentable para los comerciantes de la Isla, y mucho menos para el Archipiélago, que en 2001 fue declarado por la Unesco como Reserva de la Biósfera.

Según la docente, la Isla se enfrenta a suplir no solo los servicios públicos de los pobladores sino también de la población flotante, o de los turistas, quienes durante su permanencia no tienen conciencia del sobreconsumo de agua y se bañan hasta cuatro veces al día.

“Estamos recibiendo demasiados turistas que no son conscientes de que la Isla es una reserva de la biosfera, debido a que las empresas de turismo solo ofrecen mar y playa”, advierte.

“Es un turismo depredador que acede a todos los espacios, no se respetan las áreas marinas protegidas y se tira basura en cualquier lugar. En contraste, no hay una oferta cultural que acerque los turistas a los pobladores, para que conozcan sus tradiciones”, señala la docente.

Agrega que esa población flotante tiene garantizado el acceso a los servicios públicos pero los residentes no, debido a que el modelo implementado establece un tipo de economía que le genera más beneficios a las cadenas hoteleras, pero sin un encadenamiento económico con el comercio local que favorezca a los pobladores, por ejemplo.

La profesora recuerda que el Ministerio de Comercio, Industria y Turismo tiene la meta de incrementar el número de turistas a dos millones, pero la isla no resiste más. “El modelo que impone el Estado está pensado sobre un espacio de ciudad, pero San Andrés no es una ciudad, sino un territorio insular”, afirma.

La docente cuenta que en 2016 se presentó una crisis de agua en la Isla, en la que el fenómeno de El Niño y el alto número de turistas produjo la sequía de los acuíferos. En consecuencia, el gobierno departamental anunció recursos para comprar una planta desalinizadora o de tratamiento, pero hasta el día de hoy no se sabe que ocurrió con la planta ni con el dinero.

La sobrepoblación es otro de los graves problemas del Archipiélago, ya que además de los pobladores que han conformado sus familias con personas de otras regiones de Colombia, algunos turistas optan por quedarse por más de tres meses y no hay una autoridad que los controle.

Desarrollo sostenible

Pensar en otra fuente económica para la Isla es difícil. Johannie Lucía James, profesora de la U.N. Sede Caribe, explica que la agricultura está constituida por cultivos de pancoger que satisfacen parte de las necesidades alimenticias de la población, y los productos que quedan para comercializar deben competir con los que llegan de Colombia y Centroamérica.

En cuanto a la pesca, con el despojo de 75 mil kilómetros de extensión marítima a raíz de la decisión del tribunal de La Haya, las pequeñas y medianas pesqueras tuvieron que cerrar o conseguir licencias para establecer sus comercios en Nicaragua; ahora se importa el producto y los precios son elevados.

Por lo anterior, los ingresos por el turismo no se ven reflejados en inversión social ni en el fortalecimiento de la economía local. Por eso la docente propone que se cree un plan estratégico que involucre a todas las instituciones públicas y privadas.

“Cada turista paga 100 mil pesos para ingresar a la Isla, pero no se ha hecho un rastreo de a dónde va ese dinero. Según la Secretaría de Hacienda, una parte va para el funcionamiento de la oficina de la OCRE, otra para la administración del departamento y otra parte más pequeña para el mantenimiento de la infraestructura turística, aunque los atractivos turísticos y las calles están bastante deterioradas”, concluye la docente.

(Por: fin/DGH/MLA/LOF
)
N.° 314

Otras noticias

Portada de la edición 226 de UN Periódico, que circula este domingo 12 de julio. Foto: Brandon Pinto - Unimedios.

Educación

julio 10 de 2020

Educación, salud, economía y otros desafíos ante el COVID-19, este domingo en UN Periódico

Más allá de las estrategias para mitigar las consecuencias –a mediano y largo...

Con la pandemia, las universidades en Colombia han tenido que luchar con la deserción estudiantil. Foto: Nathalia Angarita/Unimedios.

Educación

julio 10 de 2020

Universidades colombianas se reinventan frente a la pandemia

Con la emergencia sanitaria por el COVID-19, las instituciones de educación...

Empresas tabacaleras han optado por nuevas temáticas y adjetivos en sus informes de responsabilidad social, para mostrarse poco nocivas. Foto: Brandon Pinto.

Economía & Organizaciones

julio 10 de 2020

Tabacaleras: en el limbo de la responsabilidad social

Con el aumento de la regulación para empresas del sector tabacalero en...

La Corte Constitucional de Colombia reconoce que la legislación que se expida debe estar acorde con los postulados ambientales.

Medioambiente

julio 10 de 2020

ONG y academia fortalecen defensa constitucional del ambiente

Tanto las organizaciones étnicas y ambientalistas como la academia son vitales...

La industria de alimentos debe abordar estrategias que garanticen la bioseguridad de sus trabajadores y la inocuidad de sus productos. Foto: Brandon Pinto.

Economía & Organizaciones

julio 10 de 2020

Cárnicos y lácteos asumen nuevos retos durante la pandemia

Una mejor identificación, control, gestión y comunicación del riesgo son...

El sulfato de sodio es la forma natural más común de las sales de sodio. Fotos: Miguel Ángel Gómez García, docente del Departamento de Ingeniería Química.

Ciencia & Tecnología

julio 10 de 2020

Producción sintética de sulfato de sodio, más rentable y ambiental

Un nuevo proceso, que permite la producción sintética de esta sustancia con un...

Cebus albifrons (Cebidae), maicero que se encuentra en gran variedad de bosques de sabana alta, bosques de faldas de cerros y mesetas.

Medioambiente

julio 09 de 2020

Guía de mamíferos promueve ecoturismo en Guaviare

Primates como el mico diablo –una de las especies más pequeñas del país–, osos,...

El sector informal afronta el peor escenario por la crisis que originó la pandemia. Foto: Nathalia Angarita/Unimedios.

Economía & Organizaciones

julio 09 de 2020

Dinamizar la economía popular, prioridad para enfrentar el desempleo

Ante el preocupante panorama de desempleo en el país, una de las estrategias...

La antracnosis es una de las enfermedades que más amenaza los cultivos de aguacate Hass en el país. Fotos: Francy Johana Ceballos Burgos.

Desarrollo Rural

julio 09 de 2020

Se buscan causantes de la antracnosis en aguacate Hass

En cultivos examinados en el Valle del Cauca se encontró que el complejo de...

El INVU y el Cinva trabajaron conjuntamente por cerca de 20 años en la circulación de saberes para la planificación urbana. Foto: archivo Unimedios.

Ciudad & Territorio

julio 09 de 2020

Organismos internacionales contribuyen a políticas de vivienda

La creación de instituciones multilaterales para discutir los problemas de...