Escudo de la República de Colombia

Política & Sociedad

Participación comunitaria aumentaría seguridad alimentaria

Incluir a las comunidades en la discusión y construcción de las políticas públicas de seguridad alimentaria en los distintos territorios del país es clave para que se orienten los programas y metas en esta dirección.

Bogotá D. C., 22 de febrero de 2021Agencia de Noticias UN-

La alimentación pasa por un proceso de construcción social y no se puede hacer solo desde un individuo. Fotos: Unimedios.

Para la participación ciudadana se necesita una tríada entre territorio, reconocimiento de sujetos y construcción de representación.

Desde 2008 Colombia cuenta con una política pública de seguridad alimentaria y nutricional.

Este enfoque es una ventana de oportunidad para transformar las realidades alimentarias del país.

Los procesos alimentarios son una de las mejores formas para hablar de participación comunitaria.

Así lo plantea Alejandra Álvarez, nutricionista dietista con grado de honor de la Universidad Nacional de Colombia (UNAL), en su investigación sobre economía feminista, pos-neoliberalismo y seguridad alimentaria, que forma parte de la lista de tesis meritorias del Bicentenario, publicada en forma de libro por la Editorial UNAL.

“Este libro resulta de dos intereses fundamentales: los procesos de lo alimentario y las diferentes formas de entenderlo desde lo institucional, desde enfoques comunitarios y sociales como el concepto de soberanía alimentaria; y segundo, los procesos de participación ciudadana en la construcción de políticas públicas”, puntualiza.

Desde 2008 Colombia cuenta con una política pública de seguridad alimentaria y nutricional que se espera afianzar en los territorios adaptándola a los planes territoriales de cada municipio, en los que se debe hacer inclusión efectiva de la ciudadanía.

La nutricionista Álvarez cuenta que “empezamos a indagar si eso pasa efectivamente y encontramos que el caso del Plan Decenal 2010-2019 de Nariño es emblemático, pues ese departamento, además de contar con un plan, involucra un enfoque innovador en el país de la soberanía alimentaria”.

La investigación advierte que en el documento técnico de Nariño se estableció un proceso participativo y se evaluó la situación a través del estudio de caso, entrevistas y revisión de documentos que permitieran reconstruir el proceso de formulación de la política. Por ello, una de las conclusiones del estudio es que es necesario sistematizar este tipo de ejercicios para hacer un mejor análisis.

El estudio identificó que efectivamente el proceso de la política se dio en el marco de la participación y que además involucró un gran espectro de actores desde los territorios.

Otra de las conclusiones es que, si bien hubo un proceso de participación mediado por la institucionalidad y no en todos los momentos los actores comunitarios pudieron tener incidencia, si se dio una construcción social. “Esto es importante porque gran parte de lo que se puede encontrar en el libro es un viaje por el concepto de participación, y una gran conclusión es pensar que aunque puede tener algunos apellidos, los procesos alimentarios son una de las mejores formas para hablar de participación comunitaria”, subraya la investigadora Álvarez.

Recomendaciones para la política pública

El trabajo, que surge del Instituto Unidad de Investigaciones Jurídico Sociales Gerardo Molina de la Facultad de Derecho, Ciencias Políticas y Sociales de la UNAL, recalca que el proceso de participación es constante, de esfuerzo, es un reto político, pero que cada vez más se han abierto puertas desde ejercicios de organización, resistencia y legitimación de las comunidades en el país.

Otro punto que indica la nutricionista Álvarez, quien pertenece al Grupo de Investigación de Seguridad Alimentaria y Nutricional del Observatorio de Soberanía y Seguridad Alimentaria de la UNAL, es que el ejemplo de Nariño muestra que, aunque es de largo aliento, es realizable, que la puerta a la participación está abierta y se pueden construir procesos más cercanos a los territorios, involucrar nuevas formas de entender procesos como la alimentación y nuevas formas de política pública.

Por último, la investigadora recalca que para la participación es necesaria una tríada entre territorio, reconocimiento de sujetos y la construcción de representación. “Estos procesos se deben dar desde el reconocimiento de un territorio que da espacio a una comunidad y a la construcción de una identidad y que, unido a los sujetos que habitan el territorio y empiezan a construir el discurso, llega la construcción de la representatividad positiva, legítima, que permita ejercicios de participación cada vez más cercanos”.

(Por: fin/AMV/MLA/LOF
)
N.° 551

Otras noticias

Para crear propuestas de innovación reales es clave entender las necesidades de las comunidades. Fotos: Unimedios.

Ciencia & Tecnología

mayo 11 de 2021

Innovación pública requiere puentes entre el ciudadano y el Estado

Cierto temor a la forma en que operan las estructuras jerárquicas y...

El reto es mantener y mejorar la seguridad alimentaria de una población creciente en el planeta. Foto: Helmuth Eduardo Ceballos Márquez - Unimedios Palmira.

Desarrollo Rural

mayo 11 de 2021

Transgénicos buscan un lugar en la agricultura sostenible

“La mejor forma de la agricultura orgánica sería que usara transgénicos, ya que...

El teatro sirve no solo para entretener, sino como una mirada crítica a lo que pasa en la sociedad y retratarlo. Fotos: archivo Unimedios.

Artes & Culturas

mayo 11 de 2021

Teatro, escenario para entender la crisis social

No solo por su función artística, sino por el poder que tiene el mensaje del...

Los pacientes con síntomas cardiovasculares o historial familiar de enfermedades cardíacas deberían ser remitidos a examen genético. Fotos: archivo Unimedios.

Salud

mayo 11 de 2021

Muerte súbita se podría predecir con examen genético

Por medio de un estudio piloto con este examen genético, pacientes con...

Contexto histórico de las familias de los departamentos de Cesar, La Guajira y Magdalena. Fotos: Comunicaciones - UNAL Sede de La Paz.

Ciudad & Territorio

mayo 11 de 2021

Dinámicas de las familias del Caribe, a estudio en la UNAL Sede de La Paz

Históricamente las transformaciones permanentes de las familias de los...

Larvas del picudo rayado del plátano (Metamasius hemipterus) infectadas por el nematodo Heterorhabditis (color rojo) y Steinernema (color crema). Fotos: archivo Miguel Uribe.

Desarrollo Rural

mayo 11 de 2021

Microorganismos del suelo, controladores biológicos del picudo

Dos cepas de nematodos (gusanos microscópicos), hongos entomopatógenos –que...

Se deben establecer límites para que no se piense que por estar en el computador la persona está disponible para otras labores del hogar. Foto: Christof STACHE / AFP

Salud

mayo 11 de 2021

Autocuidado, rutina saludable cuando se trabaja en casa

Saber decir no cuando no se está disponible, adecuar el nuevo espacio de...

La sensibilidad o hipersensibilidad dentinal sigue siendo motivo de consulta frecuente en odontología. Foto: archivo Unimedios.

Salud

mayo 11 de 2021

Esencia de clavo, aliada para tratar sensibilidad dental

El eugenol –o esencia de clavo–, aliado de los odontólogos desde hace décadas...

La innovación debe ser trasversal a las funciones misionales de la UNAL, que incluya la docencia, investigación y extensión. Foto: Unimedios.

Ciencia & Tecnología

mayo 10 de 2021

Innovación, la mejor vía para responder a los desafíos sociales

Ya sea para entender grandes problemas de la nación –como la corrupción– o para...

Las personas con COVID-19 grave tienen deficiencias de vitaminas del complejo B –en especial B1, B6, B12– y deficiencias altas de vitamina D. Imagen: pantallazo doctor Madriñán.

Salud

mayo 10 de 2021

La mala alimentación nos hace más susceptibles al COVID-19

“Esta enfermedad se lleva a la persona que no tiene un buen sistema de defensa,...