Escudo de la República de Colombia

Política & Sociedad

Solución a drogas ilícitas debe consultar a todos los involucrados

Cuando el Gobierno y las FARC alcanzaron el acuerdo sobre drogas ilícitas enlistaron las principales consecuencias del mercado de drogas para construir una nueva política que incorpore un tratamiento diferenciado, basado en la evidencia científica.

Bogotá D. C., 28 de septiembre de 2016Agencia de Noticias UN-

La solución al problema de las drogas ilícitas es abordada en el punto 4 del acuerdo de paz.

El acuerdo contempla un tratamiento especial a los eslabones más débiles de la cadena productiva de cultivos ilícitos.

El problema de las drogas ilícitas es vinculado a la reforma rural.

La inseguridad en la zona de cultivos ilícitos es otro de los grandes problemas que se deberá asumir en el posconflicto.

La sustitución voluntaria de cultivos ilícitos es una de las alternativas

La nueva política, señaló el coordinador del Observatorio de Cultivos y Cultivadores Declarados Ilícitos (OCDI), Pedro José Arenas García, tendrá un enfoque de derechos humanos y salud pública, además, contempla un tratamiento especial a los “eslabones débiles” de la cadena de drogas, es decir, a los campesinos cultivadores y las personas que usan sustancias adictivas.

Esa nueva visión reconocerá y defenderá los usos ancestrales y desarrollará usos médicos e industriales basados en aquellas plantas; asimismo, fue acordada la inclusión de los enfoques territorial, de género y ambiental. De igual manera, en un marco de seguridad garantizada por instituciones estatales, se facilitará un alto nivel de participación ciudadana.

Según el analista del Instituto de Estudios para el Desarrollo y la Paz, (Indepaz) la Mesa de Conversaciones logró algo aún más interesante: ligó el fenómeno de los cultivos con los problemas de la tierra e indicó que el punto cuatro 4 debe verse como un capítulo especial del punto 1, “Política de Desarrollo Agrario Integral”.

Es decir, como parte de la transformación estructural del campo colombiano, debe fomentar el buen vivir de las poblaciones rurales y la materialización de los principios y normas del Estado social de derecho. Por eso, la implementación de los proyectos en comunidades donde hay cultivos debe comprender programas diseñados a partir del punto de reforma rural.

Según el coordinador del OCDI, Arenas García, Colombia ha sido escenario de todo tipo de acciones coercitivas, impuestas unas veces por convenciones internacionales, potencias consumidoras y, otras, por sus propias élites. “En el marco del conflicto interno se creyó que la causa de la oposición armada estaba sostenida por campesinos cultivadores de coca, amapola o marihuana”, subraya.

El analista recuerda que para diseñar el punto 4 en la agenda “Solución al problema de las drogas ilícitas”, la Mesa de Conversaciones convocó a discusión las premisas relacionadas con la reducción de la oferta de drogas.

Para ello, con el apoyo de la Universidad Nacional de Colombia y el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), fue organizado un foro en Bogotá que abordó las iniciativas y alternativas dirigidas a una mejor comprensión de la realidad de los cultivos, los asuntos de salud que conciernen al consumo y los desafíos que entraña el combate a los grupos criminales, que se lucran de ese mercado. En el evento participaron delegaciones de 20 departamentos, así como académicos y especialistas nacionales y extranjeros.

Otra reunión en Guaviare facilitó el encuentro de experiencias en materia de desarrollo regional. Allí, las voces de organizaciones sociales, autoridades locales, funcionarios del gobierno central y productores de coca –algunos inmersos en programas de sustitución– elaboraron conjuntamente una serie de propuestas. Entre ellas, destacaron la solicitud del fin de las fumigaciones aéreas, la erradicación forzada y la necesidad de la concertación de los proyectos con los directos implicados en este tipo de agricultura, considerada ilegal.

Rentas del narcotráfico

Cuando el Gobierno y las FARC alcanzaron el acuerdo sobre drogas ilícitas reconocieron que el conflicto armado tuvo causas ajenas y anteriores a la aparición del narcotráfico. Señalaron que para lograr una Colombia en paz y sin “el problema de las drogas” es necesario alcanzar consensos con los países consumidores. Además, precisaron, los cultivos existen por razones de pobreza rural, marginalidad, falta de presencia del Estado en los territorios y carencia de servicios elementales, que permitan la garantía de derechos básicos para los más pobres, entre otros aspectos.

El reto de seguridad que afrontarán los territorios cuando las guerrillas dejen sus armas fue asumido de forma realista, lo cual es un gran desafío. El Gobierno y las FARC reconocieron que el mercado de drogas es una realidad que empuja a las organizaciones criminales por las rentas que genera el narcotráfico. Por ello, el punto 4 hace énfasis en una persecución del delito generado por bandas que buscan el enriquecimiento personal, a través de la corrupción, la inseguridad en las zonas de cultivo, tránsito y consumo y perversión del sistema político.

Este acuerdo contempla el compromiso de las FARC “de poner fin –en un escenario de fin del conflicto– a cualquier relación que en función de la rebelión se hubiese presentado con este fenómeno” (sic). Dicha responsabilidad ha sido destacada por los gobiernos de Estados Unidos y la Unión Europea, así como por la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

En ese ámbito está inscrito el esfuerzo conjunto especial de sustitución voluntaria de cultivos de uso ilícito, adoptado por las partes para 11 veredas de Briceño (Antioquia). Dentro de las acciones prácticas que validan la decisión de avanzar en esta dirección, también, están los programas de desminado humanitario que cuentan con la participación activa de la ONU.

En concepto del director del OCDI, si bien los diálogos de paz sirvieron para reconocer que los cultivos de coca y la pasta base han sido parte de las economías de guerra, la Mesa de La Habana abordó este fenómeno desde la perspectiva de reducción de daños y señaló que las acciones inconsultas sin la participación de quienes están directamente afectados por las políticas son una equivocación que el país puede corregir.

El fin del conflicto es una oportunidad para ello y la construcción de paz debe incluir la creación de una nueva institucionalidad con el compromiso decidido del Estado de incorporar como ciudadanos a las personas que han cultivado materias primas de las drogas o consumido aquellas sustancias.

(Por: fin/PJA/MLA/APBL
)
N.° 589

Otras noticias

Andrea Niño es la primera colombiana en formar parte como cantante solista de la prestigiosa Academia del Teatro alla Scala. Foto: Revista Opera Actual

Artes & Culturas

junio 11 de 2021

Egresada de la UNAL gana concurso internacional de canto lírico

La mezzosoprano colombiana Andrea Niño, egresada del Conservatorio de Música de...

La Supersolidaria establece las directrices para la prevención del lavado de activos del sector solidario o cooperativo. Fotos: Unimedios

Ciencia & Tecnología

junio 11 de 2021

Herramienta ayudaría a prevenir riesgo de transacciones inusuales

Un nuevo software les permite a las pequeñas empresas del sector solidario del...

La alta contaminación sería aportada especialmente por las comunidades ubicadas en los márgenes y laderas de los dos ríos. Fotos: Soendra Cardona.

Medioambiente

junio 11 de 2021

Sangoyaco y Taruca, dos ríos que agonizan por contaminación

La alta contaminación se debería especialmente a que las comunidades ubicadas...

Participantes de la quinta sesión Diálogos Convergentes “Derechos fundamentales a la salud y sistema de salud”. Foto: Captura del evento

Política & Sociedad

junio 11 de 2021

Construir un nuevo sistema de salud implica un cambio profundo

“Colombia tiene que revisar el modelo de desarrollo, de lo contrario nunca...

Las becas “Lucía Galvis” de la UNAL Sede Manizales apoyan económicamente a jóvenes de primeros y último semestre. Fotos: Unimedios

Educación

junio 11 de 2021

UNAL Sede Manizales crea becas “Lucía Galvis”

El promotor de la iniciativa es el diseñador industrial Andrés Fernando Serrano...

El pollo es la proteína más consumida en el mundo. En Colombia se calculan 35 kilos y 300 huevos por persona al año. Fotos: Unimedios.

Desarrollo Rural

junio 11 de 2021

Bacilos y orégano, mejores que los antibióticos para pollos de engorde

Reemplazar ciertos antibióticos que se usan en la industria avícola –para...

El dispositivo automatiza la pronación, una maniobra que se usa en pacientes en cuidados intensivos. Foto: Mario Giraldo

Ciencia & Tecnología

junio 10 de 2021

Co-creador de robot para pacientes UCI, Inventor 2020

Un robot que ayuda a la pronación de pacientes –ubicarlos en posición boca...

Educación

junio 10 de 2021

Comunicado No. 07 de 2021 de la Rectoría

La Universidad Nacional de Colombia, consciente de su responsabilidad como...

El frijol es la leguminosa de consumo directo más importante para el ser humano, ya que es fuente de proteínas y micronutrientes. Fotos: Sergio Cruz.

Desarrollo Rural

junio 10 de 2021

Variación genética mejoraría adaptación del frijol al calor

Con el cruzamiento del frijol común y una especie silvestre adaptada a los...

Los robledales, sistemas muy importantes para la biodiversidad colombiana, fueron altamente afectados en el pasado. Foto: Raul ARBOLEDA / AFP

Medioambiente

junio 10 de 2021

Del Amazonas a los Andes, insumos para el mapa de vegetación de Colombia

La información sobre las formaciones vegetales en la historia del territorio...