Escudo de la República de Colombia

Economía & Organizaciones

Gasto social en América Latina sube, pero persiste la desigualdad

El análisis de la distribución del ingreso y de la riqueza en 18 países de América Latina muestra que entre 2000 y 2010 la reducción en la desigualdad de ingreso se ha logrado a través de políticas de redistribución, lo cual plantea dudas sobre su sostenibilidad.

Bogotá D. C., 12 de junio de 2017Agencia de Noticias UN-

Colombia figura entre los países de alta desigualdad con reducción contenida, junto con Guatemala, Paraguay y Honduras.

La desigualdad es medida a través del coeficiente de Gini.

La distribución de los salarios se volvió más igualitaria para nueve países.

Según el Nobel de Economía Joseph Stiglitz, la excesiva concentración de ingreso y riqueza puede afectar las democracias y el sistema económico.

Profesor Francesco Bogliacino, de Facultad de Ciencias Económicas de la U.N.

Así lo señalan el profesor Francesco Bogliacino, de la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad Nacional de Colombia (U.N.), y Daniel Rojas Lozano, estudiante de la Maestría en Ciencias Sociales de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (Flacso), de México.

Los investigadores destacan que la tendencia al crecimiento de la desigualdad observada en la mayoría de los países en el siglo XXI no caracteriza a Latinoamérica. El análisis de los patrones, sus determinantes y sus posibles explicaciones causales es el objeto de su trabajo “The evolution of inequality in Latin America in the 21st century: What are the patterns, drivers and causes?”, disponible como documento de trabajo de la Global Labor Organization.

La desigualdad es medida a través del coeficiente de Gini, que es un número entre cero (igualdad total) y uno (máxima desigualdad). Este se calcula para el ingreso y la riqueza, pero la mayoría de los trabajos (en parte por falta de disponibilidad de datos) se enfoca en el ingreso disponible per cápita de las familias –que incluye los recursos netos recibidos en los hogares durante un año a título de trabajo, capital o subsidios del Estado– y el tamaño del hogar.

Si se analizan los datos de la Standardized World Income Inequality Database, comparables en el ámbito internacional, las naciones latinoamericanas tenían en 2000 un coeficiente de Gini entre 0,4 (Uruguay y Venezuela) y 0,5 o más (la mayoría de los países). A pesar de su heterogeneidad, en el conjunto de las economías con alto ingreso este indicador suele estar cercano a 0,3, o menos.

Para el estudio se consideraron 18 países, incluidos aquellos con las economías de mayor tamaño. Los datos de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) entre 2000 y 2010 muestran que los únicos casos de crecimiento del Gini son Costa Rica, República Dominicana y Guatemala (dato que hay que tomar con cierta precaución ya que la serie se interrumpe en 2006).

Si se usa el valor que separa en la mitad la muestra de países –conocido como mediana– del Gini de 2000 y de la variación 2000-2010, encontramos los siguientes grupos: países de alta desigualdad con reducción contenida: Guatemala, Colombia, Paraguay y Honduras; países de alta desigualdad con reducción significativa: Brasil, Nicaragua, Bolivia, Ecuador y Chile; países de baja desigualdad con reducción contenida: Costa Rica, Panamá, Argentina, Uruguay, República Dominicana, y países de baja desigualdad con reducción significativa: México, Venezuela, El Salvador y Perú.

El panorama se torna más complejo después de 2010. La segunda década del presente siglo se caracteriza tanto por las secuelas negativas en el crecimiento mundial de las crisis financieras de Estados Unidos y de la zona euro, como por una estabilización a la baja de los precios de las materias primas. Mientras que algunos países mantienen el mismo rumbo de variación del Gini –como Colombia, Costa Rica y Honduras–, la mayoría de las naciones suaviza el esfuerzo de reducción, con pocas excepciones.

Más gasto social

Uno de los determinantes estadísticos más importante de tal reducción es que en la década y media considerada todos los países aumentan el gasto social. Según los datos de la Cepal, en términos de dólares reales (sin inflación) y por habitante, el gasto social creció desde un mínimo de 53 dólares (en Guatemala) hasta un máximo de 1.327 dólares (en Brasil).

Los cambios en el mercado del trabajo también jugaron un papel, en el sentido de que la distribución de los salarios se volvió más igualitaria para nueve países, gracias también al crecimiento del salario mínimo y al incremento de los años de educación de la población económicamente activa, que va desde un mínimo de 0,2 años de Guatemala hasta un máximo de 2,5 años de Bolivia. Sin embargo la cuota del trabajo en el ingreso total nacional se redujo.

Es difícil decir quién tuvo la responsabilidad de estos cambios. Estadísticamente, si calculamos la cuota de años bajo gobiernos de izquierda (datos del Banco Interamericano de Desarrollo), encontramos una correlación con el tamaño de la reducción del Gini, ¿esta tuvo algo que ver?

El debate con respecto al giro a la izquierda del continente ha sido muy amplio; todos los “nuevos” partidos se caracterizan por una crítica al Consenso de Washington, que inspiró los programas de ajuste de los años ochenta y noventa; pero a pesar de que hay connotaciones diferentes, es difícil proveer una taxonomía de política económica. De hecho, el incremento del gasto social ha caracterizado a todos los países independientemente de la orientación ideológica, con algunas diferencias en el tamaño del crecimiento del Estado.

Ajuste natural

Algunas perspectivas de la academia sugieren que la tendencia reciente en la desigualdad ha sido un efecto de ajuste (más o menos natural) de lo que pasó en la década perdida de los ochenta y en la década de la apertura, cuando la desigualdad creció. Existe una versión “de derecha” de esta tesis, que habla de una corrección natural, y una versión “de izquierda” que sugiere que la fuerza de los partidos de esta ideología se debe a las demandas populares después de los resultados del Consenso de Washington. La evidencia para las dos interpretaciones es muy débil.

Por ejemplo, la correlación entre el Gini pre y pos 2000 es muy baja, y además el voto a la izquierda no aparece correlacionado con el incremento de la desigualdad en las últimas décadas del siglo XX. Por el contrario, la correlación estadística entre reducción de la desigualdad 2000-2015 y tal orientación política en el Gobierno es robusta, aunque tenemos en cuenta la tendencia anterior del Gini (o sea el eventual “rebote de desigualdad”), así como otras determinantes económicas como la disponibilidad de recursos vía materias primas y los cambios en el mercado del trabajo.

Nuestra interpretación es que la presencia de una alternativa de sistema, como en el caso de Venezuela, por ineficiente e inestable que fuese, alimentó las demandas de redistribución o favoreció la implementación de políticas sociales para restar votos a movimientos populistas. Sin embargo, estos cambios se quedan cortos a la hora de transformar el balance de poder en las sociedades.

La cuota de ingreso que controla el 1 % más rico no varía de manera significativa o hasta crece para países como Argentina, Colombia y Uruguay (Top Income Database). Además, ya que los gobiernos de izquierda no enfrentaron ninguna de las debilidades económicas –como la exposición a los flujos de capitales volátiles, la escasa diversificación y la fragilidad en la balanza de pagos–, el esfuerzo de redistribución termina dependiendo de los recursos de las regalías o de las materias primas, lo cual explica el parcial cambio de tendencia en la segunda década del siglo, cuando las restricciones macroeconómicas se hacen más difíciles de enfrentar dado el actual contexto económico internacional.

(Por: fin/FB-DRL/MLA/LOF
)
N.° 934

Otras noticias

Más que aumentar el número de doctores en Colombia, se deben contemplar las herramientas y espacios adecuados para su educación. Fotos: Unimedios.

Educación

agosto 05 de 2020

Doctorados deben estar en manos de instituciones idóneas

Pese a que los rectores de universidades públicas habían considerado...

Educación

agosto 05 de 2020

Carta abierta al señor Presidente de la República de Colombia, Doctor Iván Duque Márquez

Los miembros de los Consejos, Superior Universitario y Consejo Académico de la...

Los hongos aprovechan residuos, generando una producción circular. Foto: Diana González.

Desarrollo Rural

agosto 05 de 2020

Emprendimiento agroecológico cultiva hongos y hortalizas

Desde Science, Plants and Phungi (SPP) –ciencia, plantas y hongos– un...

La investigación busca aprovechar este residuo cítrico para reemplazar los colorantes artificiales en productos horneados.

Ciencia & Tecnología

agosto 05 de 2020

Pigmentos de la mandarina le pondrían color a los panes

Los carotenoides (pigmentos) de la cáscara de la mandarina presentan un alto...

El Proyecto de Teleocupación busca ser un apoyo para quienes trabajan desde sus casas. Fotos: archivo Unimedios.

Salud

agosto 05 de 2020

Teleocupación, otra opción de apoyo por la pandemia

Debido a la crisis sanitaria que desató el nuevo coronavirus, la teleocupación...

El campus de la UNAL en Bogotá se inauguró en 1938. Fotos: archivo Unimedios.

Educación

agosto 05 de 2020

Ciudad Universitaria: la vigencia de un proyecto moderno

Por el brote del SARS-CoV-2, el octogésimo segundo cumpleaños de la apertura a...

El aumento de la productividad en Colombia se lograría con el aumento de la conectividad en todo su territorio.

Ciencia & Tecnología

agosto 05 de 2020

Conectividad en las regiones aumentaría productividad del país

“Colombia tiene que habilitar la conectividad de alta velocidad en todo su...

Cultivo de fresas en Sibaté, municipio con proyección minera. Fotos: Harold Villamil.

Ciudad & Territorio

agosto 05 de 2020

POT de la Sabana, desarticulados frente a extracción minera

Las medidas tomadas alrededor del ordenamiento de la Sabana de Bogotá, las...

La UNAL ingresó al Top 10 de las 100 mejores empresas y es la número 1 en el sector de la educación superior, según el ranking de Merco Talento. Fotos: archivo Unimedios.

Economía & Organizaciones

agosto 04 de 2020

UNAL, una de las empresas más atractivas para trabajar

En la medición del ranking de Merco Talento 2020, para el cual se realizó un...

La investigación se realizó con 40 directivos de grandes empresas de Manizales. Fotos: Luisana Casique - UNAL Sede Manizales.

Economía & Organizaciones

agosto 04 de 2020

Coaching ayudaría a asumir nuevos retos empresariales

Las organizaciones que emplean el coaching profesional por razones de negocios...