Escudo de la República de Colombia

Salud

Faltan políticas públicas para control de las zoonosis

Aunque cada brote de enfermedades transmitidas de los animales al hombre como la rabia o la tuberculosis genera alertas eventuales en el país, las medidas de vigilancia y control no son suficientes porque no se han estudiado los factores sociales, económicos y culturales para contrarrestarlas.

Bogotá D. C., 05 de febrero de 2018Agencia de Noticias UN-

Algunas enfermedades zoonóticas, como la rabia, se transmiten por animales domésticos (perro, gato) y silvestres (murciélago hematófago).

Muchos de los profesionales de la salud no saben qué tipo de enfermedades son zoonóticas.

Las enfermedades zoonóticas también son transmitidas por alimentos como la carne de cerdo.

Las personas que trabajan con animales, como en criaderos de cerdos, son potencialmente transmisoras.

Las zoonosis deberían ser estudiadas no solo por la biología o la medicina veterinaria, sino también por otras disciplinas.

En Colombia, las enfermedades zoonóticas más representativas que se transmiten entre animales y seres humanos son: leptospirosis, rabia, tuberculosis, neurocisticercosis, brucelosis y encefalitis equina venezolana (EEV). 

La leptospirosis se transmite por contacto directo con orina o tejidos de animales infectados como roedores, bovinos y animales domésticos; la rabia se contagia por una mordedura o por contacto directo de mucosas o heridas con saliva de animales domésticos como perros y gatos no vacunados, o silvestres como el murciélago hematófago. 

De otro lado, la brucelosis se origina con el consumo de productos derivados del ganado caprino, vacuno y porcino; y la encefalitis equina venezolana (EEV) la transmiten roedores selváticos y mosquitos. 

Según las cifras recogidas en la investigación de Ángela Natalia Agudelo, doctora en Salud Pública de la Universidad Nacional de Colombia (U.N.), en el caso de la leptospirosis, en 2010 se “presentó una tasa de mortalidad estimada de 1,38 por cada 100 mil habitantes, una tasa de letalidad de 2,68 por cada 100 mil habitantes, y los departamentos con mayor número de casos reportados fueron Valle del Cauca, Antioquia y Risaralda”. 

Sin embargo, aunque desde 1975 la leptospirosis y otras infecciones han sido consideradas como un problema de salud pública emergente, reemergente y persistente, Colombia no cuenta con las medidas para mitigar la problemática, por lo cual se ha optado por implementar normatividades de vigilancia y control de otros países, sin evaluar el contexto en que se originan. 

Por ejemplo, mientras que en Estados Unidos la leptospirosis ha sido considerada como una enfermedad ocasional que presenta sus mayores picos de contagio en temporada vacacional, en Colombia esta infección es de tipo ocupacional, es decir que las personas que trabajan con animales potencialmente transmisores de esta enfermedad tienen mayor riesgo. 

Una de las razones para que infecciones como la leptospirosis, la rabia o la neurocisticercosis hayan persistido en el tiempo se debe a que aún falta más organización en la prestación de prevención, control y manejo previo a la hora de atender un brote de la enfermedad. 

Escasa formación 

Según la doctora Agudelo, docentes de la U.N. y de la Universidad de La Salle consideran que “a lo largo de la historia, y antes de 1975, la formación en zoonosis ha sido muy pobre. Incluso muchos de los médicos humanos, médicos veterinarios y profesionales de la salud en general, no saben cuáles enfermedades son zoonóticas”. 

“En términos de vigilancia el sistema de información es muy débil y la formación de los profesionales para diagnosticar estas enfermedades todavía tiene muchos vacíos”, advierte la investigadora. 

En su opinión, infortunadamente los médicos humanos, quienes son actores clave en la notificación de zoonosis, todavía no conocen de una manera adecuada de la manera como estas se presentan, lo cual limita mucho la vigilancia. 

Otra de las causas es que las políticas públicas ya implementadas –como la Ley 9 de 1979, o Código Sanitario Nacional, y el Decreto 2257 de 1986– no han sido actualizadas. 

Para ello, la investigadora Agudelo explica sería preciso considerar que las zoonosis no solo deberían ser estudiadas por la biología, la epidemiologia o la medicina veterinaria, sino también por otras disciplinas que le hagan frente a la problemática a partir de la medicina humana y los aspectos sociales, económicos y ambientales. 

Por ejemplo, en el caso de la neurocisticercosis, esta enfermedad se origina por el estilo de vida de las personas. Dicha infección se transmite normalmente por el consumo de carne de cerdo sin cocción ni manejo adecuado, que dan pie a la aparición de parásitos que atacan el sistema nervioso y producen discapacidad de considerable a severa con un alto impacto económico para la sociedad. 

Finalmente, la investigadora encontró que las zoonosis son consideradas como de baja importancia en la salud pública. “Todavía no tienen el estatus que se merecen, entonces a la hora de distribuir los recursos económicos obviamente le dan más importancia a otros aspectos de la salud pública”, subrayó. 

Ante este panorama, la estudiante de doctorado hace un llamado para que se actualicen las políticas públicas para afrontar los brotes de enfermedades zoonóticas desde todos los ángulos. Así mismo plantea el acercamiento entre la academia y el sector político, tendiente a que se invierta en la formación profesional y, sobre todo, en la financiación de las instituciones que desarrollan e implementan estas medidas.

(Por: fin/DGH/MLA/LOF
)
N.° 84

Otras noticias

Educación

julio 04 de 2020

La paz sigue siendo el foco

Colombia ha afrontado uno de los conflictos armados internos más largos de los...

Minería a cielo abierto, agroindustria, ganadería extensiva, pesca artesanal y agricultura caracterizan esta región. Fotos: Unimedios.

Política & Sociedad

julio 03 de 2020

Cesar, en medio de los conflictos por la tenencia y uso de la tierra

En este departamento existe un monopolio que controla todas las actividades...

El Laboratorio de Suelos de la Sede Palmira presta sus servicios desde 1980. Fotos: Helmuth Ceballos Márquez - Unimedios Palmira.

Ciencia & Tecnología

julio 03 de 2020

Laboratorio de suelos de Palmira busca nuevas acreditaciones

Después de ser reconocido por el Organismo Nacional de Acreditación de Colombia...

La do-cracia es la forma que, según sus miembros, rige la organización: visibilidad a partir de acciones propias. Fotos: Unimedios.

Política & Sociedad

julio 03 de 2020

Anonymous, ¿Robin Hood del activismo?

A diferencia de otros movimientos sociales, las formas proactivas de actuar de...

Educación

julio 03 de 2020

UNAL Sede Palmira recibe reconocimiento del Concejo Municipal

En la conmemoración de los 247 años de Palmira (Valle del Cauca), el Concejo...

Entender los cambios en la dinámica familiar implica repensar lo que significa interactuar y generar nuevas actividades o nuevos roles. Fotos: archivo Unimedios.

Salud

julio 03 de 2020

Rutinas familiares contribuyen a la salud mental en confinamiento

Establecer acuerdos de convivencia y sobre responsabilidades dentro del hogar,...

La Región Metropolitana de São Paulo reúne 39 municipios del Estado; es el territorio más poblado de Sudamérica. Foto: Instituto de Estudios Urbanos (IEU).

Ciudad & Territorio

julio 03 de 2020

Metropolización, entre la desigualdad y las tensiones de gobierno

Los mayores desafíos de las grandes capitales de Argentina, Brasil y Chile...

Colombia tiene riqueza biodiversa no solo en fauna y flora, sino también en conocimientos ancestrales y tradicionales. Fotos: Cindy Valencia.

Economía & Organizaciones

julio 03 de 2020

PachaMama, una marca muy natural que se afianza en Sumapaz

En una alianza estratégica con mujeres campesinas de esta localidad rural de la...

Viviendas campesinas en las veredas de Arauca. Fotos: Delia Nieto - UNAL Sede Manizales.

Desarrollo Rural

julio 02 de 2020

Guía para certificarse en Buenas Prácticas Agrícolas

Este documento ilustra al empresario rural sobre las etapas y los requisitos...

El prototipo, que asemeja un casco de astronauta, pesa menos de 500 gr y puede ayudar a contrarrestar el virus. Foto: Jorge Hernán Estrada.

Ciencia & Tecnología

julio 02 de 2020

UNAL suma iniciativas para atender emergencia por COVID-19

Equipamiento de laboratorios para diagnóstico, diseño de respiradores, caretas...