Escudo de la República de Colombia

Ciudad & Territorio

Cuando Bogotá se le medía a inundaciones y sequías

Antes de que llegara la industrialización, la comunidad de la Sabana de Bogotá se distinguía por su carácter anfibio, es decir por saber convivir con tierras inundables, las cuales sufrían especialmente en las temporadas de sequía.

Bogotá D. C., 21 de junio de 2017Agencia de Noticias UN-

La historiadora recurrió a diferentes fuentes documentales. Foto Cortesía autora

Hacia mediados del siglo XIX se genera un cambio en el modelo económico.

Actualmente las inundaciones siguen siendo un problema grave para los agricultores.

Desde el siglo XIX se comenzaron a traer diferentes variedades de ganado.

Mapa de la región estudiada por la historiadora Mora. Foto Cortesía autora

Según la investigación de Katherinne Giselle Mora Pacheco, doctora en Historia de la Universidad Nacional de Colombia (U.N.), las temporadas secas reportadas como las más críticas se dieron en las décadas de 1690, 1750, 1800 y 1820.

El problema era tan grave que incluso ocasionaba crisis en la iluminación: el ganado perdía peso, no había forma de sacar cebo y no era posible elaborar velas. Las sequías obligaban a la población, sobre todo a la menos favorecida, a comer carne de animales enfermos de tuberculosis, o trigo con hongos.

A partir de diversas fuentes como el Archivo General de la Nación, el Archivo Parroquial de Funza, diarios de viaje, novelas y pinturas costumbristas, prensa, textos científicos de la Expedición Botánica y la Comisión Corográfica, entre otras, la investigadora Mora hizo el primer trabajo de historia ambiental para determinar cuáles eran las estrategias adoptadas por los ganaderos y agricultores para enfrentar los efectos negativos de las variaciones climáticas, en especial las sequías.

De esta manera, descubrió que durante el periodo de estudio (1690-1870) en la cuenca media del río Bogotá (entre los territorios actuales de Cota y Soacha, pasando por la capital), se elaboraron respuestas adaptativas de largo plazo, algo que explica el hecho de que casi no hay registros de hambrunas ni de pérdidas notables de vidas humanas por exceso o falta de agua.

La población se adaptaba a las condiciones del ecosistema y se resaltaba la vocación ganadera, ante todo en las tierras inundables. Existían calendarios agrícolas en concordancia con las dos épocas de lluvias, por ejemplo la de septiembre-noviembre, y se implementaron sistemas de almacenamiento de granos y papas, los cuales eran privados, no públicos como los de México.

En aquella época se extendió la producción de carne seca, una estrategia de conservación que consistía en sacarla al aire, embadurnada con sal, lo cual también se aplicaba con los pescados. Así mismo se difundió la producción de quesos y mantequillas.

Por otro lado se organizaron las rogativas, procesiones y ofrendas a santos, algo que benefició directamente al sector artesanal y a la Iglesia.

Del mismo modo, desde la capital se obligaba a otras provincias a realizar abastos materiales. Neiva, por ejemplo, mandaba ganado; Villa de Leyva, trigo. De esta manera se evitaron al máximo las hambrunas, fenómeno que sí azotó a otras regiones del país como La Guajira y Tunja.

La población conocía bien el territorio y sacó el máximo provecho a la gran variedad de niveles térmicos, desde las tierras bajas hasta el páramo.

También se adaptó fácilmente a los pantanos y a las tierras inundables, por lo que casi no hay reportes ni alertas contra las inundaciones, a las que incluso les dedicaban poemas en ocasiones.

Los campesinos construían zanjas, estrategia que, no obstante, a veces provocaba problemas entre vecinos, pues el agua de una finca se drenaba a otra.

Nuevo escenario

Todas estas tendencias cambiaron significativamente hacia mediados del siglo XIX. La llegada de ciudadanos europeos y de colombianos que habían visitado otros lugares del mundo confluyó con los inicios de la industrialización, promoviendo, poco a poco, un cambio en el modelo económico.

La tradición ganadera perdió protagonismo y se crearon estrategias con el fin de drenar los terrenos, adaptándolos para la agricultura y la construcción de caminos. Por tal motivo, se importaron equipos industriales como bombas de agua.

Esta respuesta buscó generar mejores condiciones sanitarias y nuevas conexiones hacia la capital, pero las inundaciones comenzaron a perjudicar en mayor medida los cultivos.

“Vemos que en ese entonces las actividades económicas se adaptaban al ecosistema. Ahora pasa todo lo contrario. En ese sentido, estos estudios nos muestran qué estrategias se aplicaron en situaciones reales”, concluye la historiadora Mora.

(Por: fin/JFMM/MLA/LOF
)
N.° 987

Otras noticias

Estudiantes del diplomado “Conflictos por la tierra en el Cesar” recibieron información clave para la práctica de su liderazgo. Fotos: UNAL Sede de La Paz.

Política & Sociedad

mayo 05 de 2021

Líderes del Cesar y La Guajira se forman en gestión de paz

Líderes cesarenses que participan en el diplomado “Conflictos por la tierra en...

En la UNAL Sede Palmira se han invertido más de 8.500 millones de pesos en mejoras de infraestructura. Foto: Helmuth Eduardo Ceballos Márquez.

Educación

mayo 05 de 2021

Avanza modernización del campus en la UNAL Sede Palmira

Con una inversión de 3.500 millones de pesos inició la construcción del segundo...

A lo largo de la gradiente de elevación de la zona existen diferencias significativas entre la diversidad regional. Foto: Nórida Marín.

Medioambiente

mayo 05 de 2021

Altitud afectaría diversidad del bosque andino amazónico

Los árboles más gruesos y fuertes del bosque andino amazónico se encuentran en...

Más del 65 % de los trabajadores del sector salud tienen formas de contratación que no garantizan un empleo digno. Fotos: Brandon Pinto  - Unimedios.

Salud

mayo 05 de 2021

Trabajadores de la salud, sin salud ni condiciones laborales dignas

Auxiliares y profesionales de enfermería serían los más afectados por casos de...

El observatorio de paz tendrá líneas de investigación relacionadas con la reconciliación y la Noviolencia. Fotos: archivo Unimedios.

Política & Sociedad

mayo 05 de 2021

UNAL ayuda a construir política de paz en Medellín

Un equipo conformado por profesionales de la Universidad Nacional de Colombia...

El Peama permite que estudiantes de diferentes regiones se integren en una sola sede y en diferentes espacios. Fotos: Norberto Vega.

Educación

mayo 05 de 2021

Plan Retorno de la UNAL Sede Amazonia contribuye al desarrollo regional

Facilitar opciones de práctica a los estudiantes en sus regiones de origen y...

Profesora Clemencia Gómez, docente del Departamento de Geociencias de la Facultad de Ciencias de la UNAL. Foto: Ciencias Bogotá.

Educación

mayo 05 de 2021

Docente de la UNAL recibe premio americano por inspirar a sus alumnos

La profesora Clemencia Gómez, del Departamento de Geociencias de la Facultad de...

La uchuva (Physalis peruviana L.) tiene un alto contenido de provitamina A, minerales, vitamina C y vitaminas del complejo B. Foto: Brandon Pinto - Unimedios.

Desarrollo Rural

mayo 05 de 2021

Uchuva Corpoica Dorada, con mejor sabor en cultivos comerciales

Después de un análisis fisicoquímico se estableció que esta variedad, una de...

Educación

mayo 04 de 2021

Comunicado No. 05 de 2021 de la Rectoría

El equipo directivo de la Universidad Nacional de Colombia, en sus nueve sedes...

El investigador quiso evaluar la sostenibilidad del suelo en los cultivos desde un enfoque cuantitativo, no cualitativo. Fotos: Unimedios.

Medioambiente

mayo 04 de 2021

Sostenibilidad del suelo se mide más allá de su producción

Contrario al imaginario de que en experimentos agrícolas un mayor nivel de...