Escudo de la República de Colombia

Medioambiente

Crecen riesgos en cuenca alta del río Amaime

Los periodos extremos de lluvias y sequía en esta zona del Valle, entre los municipios de Palmira y Cerrito, aumentan los riesgos de deslizamientos, emergencias por avalanchas, desbordamientos y sequías, entre otros.

Palmira, 23 de noviembre de 2018Agencia de Noticias UN-

Por las lluvias se generan taponamientos de bocatomas, lo que afecta la calidad del agua y su disponibilidad para el consumo humano. Foto: www.acuavalle.gov.co

En el mapa, en colores de la gama azul se evidencia una mayor variabilidad. A la derecha, la cuenca alta. Foto: Luis Orobio.

El estudio aporta información a las autoridades para las políticas de ordenamiento y planeación.

La variabilidad climática en la cuenca se estudió con datos de 1970 a 2016.

Según la CVC, la cuenca del río Amaime tiene un área de 104.291 hectáreas. Foto: NASA

Para el estudiante Luis Fernando Orobio, de Ingeniería Agrícola de la Universidad Nacional de Colombia (U.N.) Sede Palmira, el riesgo ante estos acontecimientos se ha incrementado por los efectos del calentamiento global sobre la cuenca (zona de influencia) del río Amaime.

“Estudiamos la variabilidad climática en ese territorio con datos de 1970 a 2016, en la cuenca alta, donde históricamente las precipitaciones han sido más cambiantes a lo largo del tiempo”, explica.

Para la investigación se utilizaron los datos históricos de 17 estaciones meteorológicas de la Corporación Autónoma del Valle del Cauca (       CVC) y el Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales (Ideam).

Se evaluó la relación entre el promedio anual de lluvias y el promedio histórico, indicador denominado “anomalía”. Además, por medio del software ArcGis, se determinó la variabilidad en cada zona y se generaron los mapas que evidenciaron los hallazgos.

“Para llegar a datos faltantes, trabajamos con el software R-Studio en proyecciones a través de redes neuronales artificiales (modelos computacionales)”, señala el estudiante.

El hecho de que las lluvias en la cuenca alta se hayan hecho más extremas durante el fenómeno de La Niña puede generar el taponamiento de bocatomas de acueductos en la zona, o represamientos parciales que, al liberarse, provocarían avalanchas aguas abajo.

“El taponamiento de las bocatomas también dificulta los procesos de tratamiento de agua, lo que afecta la calidad y la disponibilidad del recurso hídrico para consumo humano en municipios que se abastecen de la cuenca del afluente, como Palmira”, advierte el investigador.

Otra problemática es el incremento de las probabilidades de incendio por cuenta de la intensidad aumentada de los periodos de sequía, como ocurre durante el fenómeno de El Niño, detalla.

Erosión, otro riesgo

Como en las zonas que no tienen árboles existen mayores posibilidades de que se presenten deslizamientos, ante el comportamiento de las lluvias es necesario adelantar campañas de reforestación y siembra de coberturas vegetales, en especial en la cuenca alta, explica el investigador Orobio.

Además, como gran parte de este tramo corresponde a parques naturales o áreas de reserva, el investigador resalta la importancia de que las autoridades prioricen la vigilancia de actividades productivas como la agricultura o la ganadería.

Estas medidas también buscan mitigar el avance de la erosión (degradación de las características ambientales y ecológicas del suelo), fenómeno ocasionado por factores naturales como el viento y el paso del agua de la lluvia o de los ríos, y actividades humanas como el uso de tractores en suelos sin la humedad adecuada, lo que compacta el terreno.

“El estudio aporta información a las autoridades para las políticas de ordenamiento y planeación”, sostiene. Para la cuenca baja recomienda emprender la promoción del buen uso y ahorro del agua, previendo las temporadas secas.

La profesora Viviana Vargas Franco, de la U.N. Sede Palmira, dirigió la investigación, que continuará con el establecimiento de pronósticos sobre el comportamiento de las lluvias en la cuenca durante los próximos años.

Según la CVC, la cuenca del río Amaime tiene un área de 104.291 hectáreas, de las cuales cerca del 54 % forman parte de la zona productora y el 46 % de la zona consumidora. En la primera, 2 de cada 9 hectáreas están destinadas a pastos para ganadería, mientras que en la segunda 7 de cada 10 se utilizan para cultivos permanentes.

La investigación se presentó en el marco del FIA Innova 2018, evento organizado por la Facultad de Ingeniería y Administración de la U.N. Sede Palmira.

(Por: Fin/FHP/MLA/LOF
)
N.° 608

Otras noticias

En la cáscara de mandarina arrayana se encontró gran potencial antioxidante. Foto: archivo Unimedios.

Desarrollo Rural

enero 23 de 2020

Cáscara de mandarina arrayana, fuente de aceites antioxidantes

En este residuo de la fruta se identificaron extractos con actividad...

Los docentes del Iepri analizaron, desde diversos puntos, qué ha sucedido con el Paro Nacional. Fotos:  Unimedios.

Política & Sociedad

enero 23 de 2020

Paro nacional refleja brechas entre los partidos políticos

Los partidos políticos se han quedado sin argumentos frente a las...

Los soportes de colágeno se pueden utilizar en el tratamiento de quemaduras y favorecen la regeneración de la piel. Foto: archivo Unimedios.

Salud

enero 23 de 2020

Soporte de colágeno con caléndula para la piel recibe patente de la SIC

Estos soportes de colágeno I, que incluyen extractos como los de la flor de...

La aplicación de estos modelos numéricos serviría para obras de alta complejidad, como represas o túneles. Foto: archivo Unimedios.

Ciencia & Tecnología

enero 22 de 2020

Estabilidad de laderas se puede medir antes de construir grandes obras

Mediante modelos numéricos se establecen las condiciones de estabilidad de un...

Este cernícalo (<em>Falco sparverius</em>) se recupera en la Urras de la Facultad de Medicina Veterinaria y de Zootecnia de la UNAL.  Fotos: Brandon Pinto - Agencia de Noticias UN.

Medioambiente

enero 22 de 2020

Cernícalo recuperado por la URRAS sería liberado en campus de la UN

Un cernícalo, Falco sparverius, de la familia de los halcones, que fue remitido...

El Ministerio de Agricultura reportó 85.006 hectáreas de cítricos sembradas en el país en 2019.

Desarrollo Rural

enero 21 de 2020

Cultivos de naranja en fincas agrodiversas resistirían más al cambio climático

Con base en el aumento de la biodiversidad en los sistemas agrícolas de...

Los próximos planes de ordenamiento territorial deberían tener presente el recurso hídrico para evitar su afectación. Foto: archivo Unimedios.

Medioambiente

enero 21 de 2020

Recursos hídricos determinan mejores planes de ordenamiento

Un método que integra la planificación territorial y la gestión del agua...

El profesor José Ismael Peña Reyes tomó posesión del cargo como nuevo director Nacional de Extensión, Innovación y Propiedad Intelectual. Fotos: Brandon Pinto - Agencia de Noticias UN.

Educación

enero 20 de 2020

Se posesiona nuevo director de Extensión e Innovación de la UNAL

El profesor José Ismael Peña Reyes, nuevo director Nacional de Extensión,...

Entrada del Museo Casa de la Memoria de Medellín (MCMM). Fotos: archivo Viviana Rodríguez.

Artes & Culturas

enero 20 de 2020

Un museo es insuficiente para construir la memoria del conflicto

Por tener sus espacios ya delimitados y una función más ligada a la exposición...

Lugares como la caverna El Oro, que antes eran inaccesibles, ahora son amenazados por las actividades humanas. Fotos: Nicolás Valdivieso.

Medioambiente

enero 20 de 2020

Cavernas y cuevas de El Peñón, con potencial turístico mundial

La región cárstica de este municipio de Santander cuenta con un gran potencial...