Escudo de la República de Colombia

Medioambiente

Cartagena, amenazada por erosión costera

La sensibilidad de las zonas costeras de Bolívar frente a este fenómeno es alta en las zonas de Galerazamba, Loma Arena, Las Canoas, Arroyo de Piedra, La Boquilla, Crespo, Bocagrande, Tierrabomba, Mamonal y la isla de Barú.

Bogotá D. C., 04 de octubre de 2019Agencia de Noticias UN-

Colombia es un país marítimo en el que el mar ocupa el 49 % del territorio.

El departamento de Bolívar está amenazado por la erosión costera.

En Cartagena se utilizan los espolones como protección para que el mar no se lleve los terrenos construidos.

La aplicación de la herramienta geomática permitió establecer que los terrenos que no han sufrido intervención por parte del hombre son menos sensibles a la erosión.

La erosión costera es un fenómeno que significa la destrucción de cientos de kilómetros de playa o pérdida de terrenos que albergan ecosistemas costeros o que son aptos para las actividades humanas.

La aplicación de la herramienta geomática ayuda a planificar la expansión de las ciudades costeras.

Entre tanto, la sensibilidad es menor en los sectores de Amanzaguapos, Arroyogrande, Punta Canoas, Castillogrande, zona sur de Mamonal, corregimiento de Barú y la bahía de Cholón, zonas cubiertas con bosques, lagunas costeras, manglares, pastos marinos y vegetación secundaria.

Johanna Paola Echeverry Hernández, estudiante de la Maestría en Geografía de la Universidad Nacional de Colombia (UNAL), calculó los índices de sensibilidad costera ante la erosión en Bolívar, y constató que Cartagena, la capital, es la más afectada.

La erosión es un fenómeno que significa la destrucción de cientos de kilómetros de playa o pérdida de terrenos que albergan ecosistemas costeros o que son aptos para las actividades humanas.

A través de un análisis espacial multicriterio, la investigadora estableció que los terrenos que no han sufrido intervención humana son menos sensibles a la erosión, mientras que aquellos que han sido modificados para actividades agrícolas o proyectos urbanísticos están expuestos.

En su estudio determinó que las áreas más transformadas, es decir, aquellas conformadas por el sector urbano de Cartagena y otros puntos, tienen el 54,84 % de sensibilidad ante eventos erosivos, mientras que las áreas agrosistémicas –bosques naturales y vegetación secundaria– tienen un 21,97 % de susceptibilidad.

Con respecto a las áreas con superficies de agua y húmedas, como los pantanos de manglar, tienen una sensibilidad del 16,50 %, mientras que en las zonas más naturales esta es del 18,50 %, lo cual evidencia la resiliencia o capacidad para recuperarse ante eventos ambientales como la erosión costera.

Susceptibles a erosiones

Para su análisis, la estudiante estudió la geomorfología o características de la superficie terrestre de la zona, la cobertura de la tierra y los patrones de oleaje en aproximación al área de estudio. Sobre estos criterios aplicó la técnica conocida como proceso de jerarquía analítica (AHP, por sus siglas en inglés), el cual selecciona alternativas en función de una serie de criterios o variables, normalmente jerarquizados, los cuales suelen entrar en conflicto.

Después, mediante herramientas de sistema de información geográfica (SIG) realizó una superposición ponderada de resolución de problemas multicriterio, obteniendo la ubicación de las zonas más sensibles del litoral.

Según la estudiante, la planificación de la costa colombiana ha sido desordenada y por eso los propietarios de construcciones y terrenos cercanos a las playas en Bolívar, en especial de Cartagena, tienen una amenaza latente: el mar.

“Todos soñamos con una casa en la playa que tenga vista al mar, pero esa es una idea romántica, que no se corresponde con la realidad de las zonas costeras donde confluyen el medio fluvial, marino y terrestre, y las cuales son muy susceptibles ante la intervención humana”.

Desde la metodología aplicada, que puede servir de base para generar propuestas de manejo del riesgo de desastre fundamentadas en análisis científicos, la investigadora advierte que el equilibrio de las zonas costeras se ve alterado por la intervención de los seres humanos, razón por la cual en Cartagena hay una gran presencia de espolones –estructuras colocadas transversalmente en la línea de la costa– que tienen un fuerte impacto ambiental y se utilizan como protección para que el mar no se lleve los terrenos construidos.

Para la futura magíster, siempre que se desarrolla una ciudad costera se piensa: hay tierra, arena, se rellena y se construye, pero la naturaleza sigue su ciclo normal y si la construcción no se hace en una zona estable y con sedimentos, en algún momento va a estar en riesgo.

(Por: fin/IAR/MLA/dmh/LOF
)
N.° 762

Otras noticias

Portada de la edición 226 de UN Periódico, que circula este domingo 12 de julio. Foto: Brandon Pinto - Unimedios.

Educación

julio 10 de 2020

Educación, salud, economía y otros desafíos ante el COVID-19, este domingo en UN Periódico

Más allá de las estrategias para mitigar las consecuencias –a mediano y largo...

Con la pandemia, las universidades en Colombia han tenido que luchar con la deserción estudiantil. Foto: Nathalia Angarita/Unimedios.

Educación

julio 10 de 2020

Universidades colombianas se reinventan frente a la pandemia

Con la emergencia sanitaria por el COVID-19, las instituciones de educación...

Empresas tabacaleras han optado por nuevas temáticas y adjetivos en sus informes de responsabilidad social, para mostrarse poco nocivas. Foto: Brandon Pinto.

Economía & Organizaciones

julio 10 de 2020

Tabacaleras: en el limbo de la responsabilidad social

Con el aumento de la regulación para empresas del sector tabacalero en...

La Corte Constitucional de Colombia reconoce que la legislación que se expida debe estar acorde con los postulados ambientales.

Medioambiente

julio 10 de 2020

ONG y academia fortalecen defensa constitucional del ambiente

Tanto las organizaciones étnicas y ambientalistas como la academia son vitales...

La industria de alimentos debe abordar estrategias que garanticen la bioseguridad de sus trabajadores y la inocuidad de sus productos. Foto: Brandon Pinto.

Economía & Organizaciones

julio 10 de 2020

Cárnicos y lácteos asumen nuevos retos durante la pandemia

Una mejor identificación, control, gestión y comunicación del riesgo son...

El sulfato de sodio es la forma natural más común de las sales de sodio. Fotos: Miguel Ángel Gómez García, docente del Departamento de Ingeniería Química.

Ciencia & Tecnología

julio 10 de 2020

Producción sintética de sulfato de sodio, más rentable y ambiental

Un nuevo proceso, que permite la producción sintética de esta sustancia con un...

Cebus albifrons (Cebidae), maicero que se encuentra en gran variedad de bosques de sabana alta, bosques de faldas de cerros y mesetas.

Medioambiente

julio 09 de 2020

Guía de mamíferos promueve ecoturismo en Guaviare

Primates como el mico diablo –una de las especies más pequeñas del país–, osos,...

El sector informal afronta el peor escenario por la crisis que originó la pandemia. Foto: Nathalia Angarita/Unimedios.

Economía & Organizaciones

julio 09 de 2020

Dinamizar la economía popular, prioridad para enfrentar el desempleo

Ante el preocupante panorama de desempleo en el país, una de las estrategias...

La antracnosis es una de las enfermedades que más amenaza los cultivos de aguacate Hass en el país. Fotos: Francy Johana Ceballos Burgos.

Desarrollo Rural

julio 09 de 2020

Se buscan causantes de la antracnosis en aguacate Hass

En cultivos examinados en el Valle del Cauca se encontró que el complejo de...

El INVU y el Cinva trabajaron conjuntamente por cerca de 20 años en la circulación de saberes para la planificación urbana. Foto: archivo Unimedios.

Ciudad & Territorio

julio 09 de 2020

Organismos internacionales contribuyen a políticas de vivienda

La creación de instituciones multilaterales para discutir los problemas de...