Escudo de la República de Colombia

Artes & Culturas

Carlos Monsiváis, el cronista de México que estuvo en la UN

Carlos Monsiváis, el escritor de la vida urbana mexicana con mayor autoridad intelectual en su país, falleció el pasado 19 de junio como consecuencia de una complicación respiratoria a la edad de 72 años.

Bogotá D. C., 23 de junio de 2010Agencia de Noticias UN–

Carlos Monsiváis.

Carlos Monsiváis y el profesor de la UN Rubén Darío Flórez. / Unimedios

En marzo del 2009 estuvo en la Universidad Nacional como invitado a la Cátedra Marta Traba, y dio la conferencia inaugural sobre el Bicentenario: ‘Memorias desde el olvido’.

El profesor y escritor Rubén Darío Flórez escribió esta semblanza de su obra:

Carlos Monsiváis vino de donde el poeta Barba Jacob escribiera muchos de los textos que hacen parte de la educación sentimental colombiana. Allí, en Ciudad de México, cuyo pasado contagia al futuro con su sentido de derrota y con sus insólitas estrategias para sobrevivir y ser feliz, con o sin suerte; Monsiváis, en tal torbellino de destinos y de imágenes, hizo una obra que comunica con la fuerza del cine, de la fotografía y del arte popular, como lo sabe hacer un hijo rebelde y auténtico.

Monsiváis trajo en sus crónicas y sus libros una apertura para los estudios sobre el entrecruce de las culturas urbanas populares y la industria cultural. ¿Qué realidad cultural entretejen las hablas populares, los ídolos, las imágenes del cine y la fotografía en la vida urbana? ¿Cuál mentalidad inventada por discursos provocadores, reveladores y cursis está concentrada en las hablas urbanas?

Las muecas y las barrocas máscaras verbales de los marginales escuchados por Monsiváis, gracias a su escritura inabarcable, se convirtieron en una fuente de identidad y de gozo sobre la proteica capital mexicana. ¿Pueden emparentarse el astuto para no decir nada, Cantinflas y la devoradora de hombres, la doña María Félix?

Pues C. Monsiváis, con una prosa sarcástica que combina la poesía, los libretos cinematográficos y los decires callejeros, mezcló lo marginal y lo reservado en crónicas sobre la cultura popular reinventada por la industria fílmica mexicana en su edad de oro. Su libro esencial a mi juicio es Escenas de Pudor y liviandad.

C. Monsiváis dio con las claves del valor cultural y humano de fuentes que la academia desconsidera: los gestos, “en una sociedad excesivamente atenta a los desplantes individuales”; el uso popular, retomado en el cine, de hablar con el cuerpo: “Lo que no se puede decir, se insinúa y se expresa con las imágenes que forman los movimientos corporales”; los discursos venidos a menos y las parlas populares convertidas en el arte del espectáculo, los afiches, la fotografía, las de las vedettes del teatro frívolo de los años veinte en la ciudad de México, los testimonios visuales de artistas olvidados como Pedro Infante que codificó en su fisonomía y en sus canciones, consumidas por millones, lo moderno y la premodernidad que resiste en el “sentido común” del pueblo; el cine y sus protagonistas, actuando para mitificar y masificar, una idea nacional, en cuya actuación expresan el fatalismo (lenguaje común colombo-mexicano).

Estas “algarabías” periféricas mexicanas, Monsiváis las supo descifrar para dialogar, sin arrobamiento ingenuo, con la cultura popular.

Monsiváis ha apuntado las escenas del mundo vital de los excluidos. La humanidad sobrecogedora que hay en sus gestos, las vetas simbólicas de conversaciones al borde del olvido de los marginales. Un espacio de memorias donde la imagen, el discurso y los gestos conocen metamorfosis, las de la ciudad que delira con la tradición, aguanta y se opone al poder autoritario.

Monsiváis ha gozado, vivido y recreado en textos que se descifran como parábolas kafkianas, los decires procaces de individuos fascinantes retratados en las sombras de la calle y del cine. Estos son hallazgos monsivasianos, los hechos desapercibidos en barriadas, bares, dancings, esquinas, calles, viernes en la noche, deambulares pródigos en códigos para existir, o “técnicas no para llamar la atención sino para seguir concentrando las desposesiones de este mundo”.

Los polifónicos libros de Monsiváis hablan múltiples voces: la naquiza, los desempleados, los mecánicos, los empleadillos, los profesionistas frustrados, las divas deslumbradoras, efímeras en su destino de obras instantáneas de arte para la sesión de fotos, consumidas en portadas de diarios y tv noticieros; los divos antimachistas premodernos, como el vedette Juan Gabriel que grita la existencia de vidas anónimas. Serían personajes perdidos sin la versión clarividente de Monsiváis: el joven naco, la actriz anacrónica del teatro Politeama; algunos con la marca de nombres para excluir, pero que Monsiváis capta en la inercia creativa que saben imprimir a sus vidas y que reproducen apasionadamente la fatalidad de los prejuicios populares y ¿cómo que no?, el disfrute de la exclusión, por supuesto. Sinsentidos que Monsiváis rehace de memorias cantadas a media noche, junto a la rockola frustrada de la música mariachi.

Me fascinan sus párrafos donde el diálogo desaloja la soberbia del autor, que no se instala soberbio en la esquina omnisciente, allí desde donde diseccionaría las frases del otro, marginal. Monsiváis no las pone entre comillas con la suficiencia del investigador, que apresa un dato, él mismo se pone entre comillas. El autor recibe la palabra de sus personajes, habitantes en la milenaria, caleidoscópica y múltiple Ciudad de México.

Monsiváis por primera vez en América Latina mostró que el cine, la fotografía y el espectáculo son una fuente sobre tendencias, acerca de identidades y reclamos excluidos de los programas políticos. Las imágenes “incorporan ideas inexpresadas” o dicen ideologías expresadas con la elocuencia visual de un gesto, de un rostro o de una frase emblema. Imágenes que son un modelo para conductas urbanas y modernas. La imagen del cine o la fotografía resulta “un pacto entre industria cultural y público”.

Monsiváis abrió la puerta a la cultura urbana incubada en las salas de cine y en la interpretación del espectador que las goza desde la rima kitsch de “por mi madre bohemios”. Cultura urbana donde lo literario viene a ser máscara de las élites y materia prima de la democracia de la imagen, disuelta en las hablas de millones. La imagen inventa un consenso sin arriba ni abajo entre íconos y frases.

Siguiendo al cine, Monsiváis descubrió que los momentos de una vida fabrican el espectáculo de la vida. Atento a las escenas del rostro, del gesto, de las frases, del primer, plano Carlos Monsiváis supo ver la sensualidad y la mordacidad de millones de rostros y cuerpos efímeros en la apocalíptica belleza de Ciudad de México. Ahora que ha muerto ‘Monsi’, hace parte del susurro interminable de la algarabía diaria de México.

Colaboración especial profesor Rubén Darío Flórez

Universidad Nacional de Colombia

(Por: Fin/RDF/csm/vbr
)
N.° 819

Otras noticias

Para esta población es más importante pertenecer al entorno laboral, que el mismo incentivo económico. Louai Beshara / AFP.

Política & Sociedad

mayo 14 de 2021

Prejuicios siguen limitando inclusión laboral de personas con síndrome de Down

Para los jóvenes con síndrome de Down el trabajo es una forma de ser y de estar...

El especial “Homenaje a Gerardo Molina, 1906-1991 estará disponible en PeriódicoUNAL a partir del domingo 16 de mayo.

Educación

mayo 14 de 2021

PeriódicoUNAL rememora legado de Gerardo Molina, espérelo este domingo 16 de mayo

En Periódico UNAL convergen los cinco productos que conforman el especial...

Las mujeres se sienten intimidadas con la forma de recibir la información por parte de los profesionales del sector salud. Fotos: archivo Unimedios.

Salud

mayo 14 de 2021

Información en lactancia materna en Yopal, limitada por mala comunicación

Limitaciones en la comunicación y carencia de personal calificado y...

La desigualdad, concluyeron, es una de las motivaciones para que la gente proteste. Foto: unimedios

Política & Sociedad

mayo 14 de 2021

Concepto de “estallido social” se queda corto ante la coyuntura actual

“Hay que admitir que ni siquiera los más entusiastas promotores del paro podían...

El enfoque social deberá contemplar la participación social y el bienestar familiar y comunitario de las poblaciones. Foto: SCHNEYDER MENDOZA / AFP.

Salud

mayo 14 de 2021

Modelo de atención en salud no debe perder su carácter social

Así lo afirmó Claudia Naranjo Gómez, integrante de la Asociación...

La ubicación de ciertas poblaciones en zonas de alto riesgo es un factor que incidió negativamente en el índice. Foto: Alcaldía de Medellín.

Medioambiente

mayo 14 de 2021

Medellín ya cuenta con un índice que mide resiliencia al cambio climático

Este consta de 5 dimensiones y 28 variables, y permitirá identificar las...

Lo primero que se le pide a una empresa para desarrollar un proyecto hidroeléctrico es el estudio de impacto ambiental.

Medioambiente

mayo 14 de 2021

A las licencias para hidroeléctricas les falta participación social

En los procesos para otorgarles licencias a proyectos a gran escala se...

Educación

mayo 13 de 2021

Comunicado No. 06 de 2021 de la Rectoría

Las crisis convergentes en la actual coyuntura del país develan problemas...

Las habilidades motrices de desplazamiento, saltos y giros se relacionan con la generación o no de lesiones deportivas. Fotos: archivo Unimedios.

Salud

mayo 13 de 2021

Lesiones de futbolistas se prevendrían con evaluación biomecánica

Esta evaluación, que se realiza a través de sistemas de captura 3D, permite...

La construcción de las reformas fiscales deberían tener en cuenta las necesidades sociales y no solo los conceptos técnicos. Fotos: archivo Unimedios.

Política & Sociedad

mayo 13 de 2021

Reforma fiscal necesita una mirada social, no solo técnica

Eliminar las exenciones, combatir la corrupción y reorganizar el gasto público...