Escudo de la República de Colombia

Ciudad & Territorio

Agricultura urbana de Brasil, un modelo que se podría adaptar en Bogotá

Participación comunitaria en la validación de procesos y técnicas limpias en la producción de alimentos, además de espacios exclusivos para cultivos agroecológicos y agricultura familiar que provean a las plazas de mercado, figuran dentro de las iniciativas que se vienen desarrollando en la ciudad de Aracaju, en Brasil.

Bogotá D. C., 12 de mayo de 2021Agencia de Noticias UN-

En Aracaju (Brasil) las plazas de mercado cuentan con espacios exclusivos para producción agroecológica y agricultura familiar.

En el Centro de Integración Rayo de Sol (Aracaju) habilitaron una huerta elevada para que las personas en silla de ruedas puedan trabajar en ella.

En Aracaju, 3 o 4 familias pueden trabajar en áreas entre los 4.000 y 5.000 m2.

En Suba (Bogotá) las comunidades están involucradas con esta práctica agrícola, a través de huertas en las terrazas de sus viviendas.

Huerta comunitaria Corpohunza, en el barrio Hunza de la localidad de Suba, donde producen sustratos de compost elaborados por ellos mismos.

Varias comunidades de esa población participan en dichas actividades, anteponiéndose a problemas de seguridad alimentaria similares a los de Colombia –como que las comunidades más vulnerables deben salir del campo en busca de mejores oportunidades–, con la diferencia de que allí las autoridades locales y estatales promueven el apoyo a la agricultura urbana en espacios abiertos.

Ejemplo de ello es el Centro de Integración Rayo de Sol (Ciras), ubicado al suroccidente de Aracaju, uno de los sectores más deprimidos la ciudad. Allí funcionan huertas urbanas que sirven como apoyo terapéutico para pacientes con limitaciones físicas y mentales, y son fuente de ingreso para las familias de bajos recursos que viven cerca del Centro.

Estas y otras experiencias se recopilan en la investigación de Luis Alberto Cáceres Torres, magíster en Seguridad Alimentaria y Nutricional de la Universidad Nacional de Colombia (UNAL), quien explora la agricultura urbana como una alternativa que contribuye a la soberanía y seguridad alimentaria y nutricional en Bogotá y en Aracaju (Brasil).

“Realicé este estudio en el marco de una pasantía en el vecino país, donde estudié el fenómeno de la pérdida de soberanía alimentaria a causa de un Estado que le dio prioridad al negocio agroindustrial, a los monocultivos, sometiendo a los campesinos a una mayor pobreza”, señala el investigador.

En el caso de Bogotá, contó con el apoyo de varios grupos que formaban parte de las mesas de agricultura urbana ante el Distrito Capital, especialmente de la localidad de Suba, y los acompañó en sus diferentes actividades para conocer cómo se da esa concertación; también visitó los mercados y plazas de la ciudad donde promovían sus productos. Después aplicó una entrevista semiestructurada a las personas que mostraron un mayor liderazgo en el tema de la agricultura.

“En Aracaju conocí y participé en las distintas iniciativas; allí se realizaron entrevistas a los agricultores urbanos que tenían mayor influencia en estas redes de autocultivo y conocí su apreciación en los temas de soberanía y de seguridad alimentaria, además de observar cómo había sido su incidencia política y social en su comunidad”.

Falta de compromiso estatal

La soberanía alimentaria se logra cuando se le da mayor protagonismo a la producción local, se prioriza la alimentación para los pueblos y los cultivadores cuentan con control y acceso a los insumos necesarios para su labor.

Sin embargo, según el investigador, estas condiciones no están del todo presentes en países como Colombia y Brasil, donde la mayor parte de la tierra está destinada a la cría de ganado y a la producción de materias primas para exportación, relegando al cultivador local a tierras de menor calidad y de difícil acceso.

“En Bogotá, aunque la agricultura urbana se ha venido consolidando en las últimas décadas, tiene una limitante en cuanto a las zonas amplias para esta práctica”, menciona.

Uno de los casos que más resalta en la capital es el de la localidad de Suba, donde las comunidades están involucradas con esta práctica agrícola a través de huertas limitadas por las terrazas de sus viviendas.

Según la última encuesta del Jardín Botánico de Bogotá, en Suba se registran cerca de 10.000 m2 en huertas, representados en terrazas y azoteas, por lo que es una de las zonas de la ciudad con mayor área para esta producción.

Por su parte, en Aracaju, aunque no hay muchas personas involucradas en esta actividad, el área para los cultivos es mucho más extensa, pues cuenta con mayor disponibilidad de espacio público, con áreas de 5.000 o 4.000 m2 donde trabajan 3 o 4 familias, mientras que en Bogotá el número de familias pueden trabajar en un área que no sobrepasa los 100 m2.

(Por: fin/SMC/MLA/LOF
)
N.° 944

Otras noticias

Andrea Niño es la primera colombiana en formar parte como cantante solista de la prestigiosa Academia del Teatro alla Scala. Foto: Revista Opera Actual

Artes & Culturas

junio 11 de 2021

Egresada de la UNAL gana concurso internacional de canto lírico

La mezzosoprano colombiana Andrea Niño, egresada del Conservatorio de Música de...

La Supersolidaria establece las directrices para la prevención del lavado de activos del sector solidario o cooperativo. Fotos: Unimedios

Ciencia & Tecnología

junio 11 de 2021

Herramienta ayudaría a prevenir riesgo de transacciones inusuales

Un nuevo software les permite a las pequeñas empresas del sector solidario del...

La alta contaminación sería aportada especialmente por las comunidades ubicadas en los márgenes y laderas de los dos ríos. Fotos: Soendra Cardona.

Medioambiente

junio 11 de 2021

Sangoyaco y Taruca, dos ríos que agonizan por contaminación

La alta contaminación se debería especialmente a que las comunidades ubicadas...

Participantes de la quinta sesión Diálogos Convergentes “Derechos fundamentales a la salud y sistema de salud”. Foto: Captura del evento

Política & Sociedad

junio 11 de 2021

Construir un nuevo sistema de salud implica un cambio profundo

“Colombia tiene que revisar el modelo de desarrollo, de lo contrario nunca...

Las becas “Lucía Galvis” de la UNAL Sede Manizales apoyan económicamente a jóvenes de primeros y último semestre. Fotos: Unimedios

Educación

junio 11 de 2021

UNAL Sede Manizales crea becas “Lucía Galvis”

El promotor de la iniciativa es el diseñador industrial Andrés Fernando Serrano...

El pollo es la proteína más consumida en el mundo. En Colombia se calculan 35 kilos y 300 huevos por persona al año. Fotos: Unimedios.

Desarrollo Rural

junio 11 de 2021

Bacilos y orégano, mejores que los antibióticos para pollos de engorde

Reemplazar ciertos antibióticos que se usan en la industria avícola –para...

El dispositivo automatiza la pronación, una maniobra que se usa en pacientes en cuidados intensivos. Foto: Mario Giraldo

Ciencia & Tecnología

junio 10 de 2021

Co-creador de robot para pacientes UCI, Inventor 2020

Un robot que ayuda a la pronación de pacientes –ubicarlos en posición boca...

Educación

junio 10 de 2021

Comunicado No. 07 de 2021 de la Rectoría

La Universidad Nacional de Colombia, consciente de su responsabilidad como...

El frijol es la leguminosa de consumo directo más importante para el ser humano, ya que es fuente de proteínas y micronutrientes. Fotos: Sergio Cruz.

Desarrollo Rural

junio 10 de 2021

Variación genética mejoraría adaptación del frijol al calor

Con el cruzamiento del frijol común y una especie silvestre adaptada a los...

Los robledales, sistemas muy importantes para la biodiversidad colombiana, fueron altamente afectados en el pasado. Foto: Raul ARBOLEDA / AFP

Medioambiente

junio 10 de 2021

Del Amazonas a los Andes, insumos para el mapa de vegetación de Colombia

La información sobre las formaciones vegetales en la historia del territorio...