Escudo de la República de Colombia Escudo de la República de Colombia
/Alta humedad afecta sensación de confort en VIS de Bogotá
Ciudad y Territorio

Alta humedad afecta sensación de confort en VIS de Bogotá

    El seguimiento a las condiciones de habitabilidad de 7 viviendas de interés social (VIS) de diferentes localidades de Bogotá evidenció que las situaciones de disconfort no se dan por las bajas temperaturas sino por la gran humedad que se presenta en el interior de estas.

    Este es el resultado preliminar de la investigación adelantada durante tres meses por el Grupo de Estudios en Sostenibilidad Ambiental (GESA), la Escuela de Arquitectura y Urbanismo de la Universidad Nacional de Colombia (UNAL) y el Instituto de Ciencias de la Construcción Eduardo Torroja (IETcc) de España, en los sectores del Restrepo, Centro Antonio Nariño, Pablo VI, Chapinero, Sauzalito, Carlos Lleras Restrepo y El Tintal.

    El estudio concluyó que al momento de proyectar espacios residenciales en ciudades como Bogotá juega un papel fundamental un diseño arquitectónico que considere el aprovechamiento de la energía solar pasiva.

    El arquitecto Fernando Martín-Consuegra, del Grupo de Investigación de Sistemas Constructivos y Habitabilidad en Edificación (SCHE) del IETcc, menciona que “el diseño arquitectónico de las viviendas analizadas es muy diferente y en general se producen varias situaciones de disconfort”.

    “Con respecto a la calidad del aire, encontramos que las viviendas analizadas cuentan con buena ventilación y que la temperatura suele mantenerse en el promedio de confort de entre 15 y 17 ºC.

    El profesor Ignacio Oteiza, del SCHE-IETcc, explica que cada una de las zonas corresponde a una fase o periodo del último siglo durante el cual el Estado colombiano ha desarrollado proyectos de VIS en Bogotá.

    La vivienda de Ciudad Restrepo corresponde a la fase 1 o Higienista (1918-1942); la del Centro Nariño a la fase 2 o Institucional (1943- 1966); la de Pablo VI a la fase 3 o de Transición (1967-1974); la de Chapinero a la fase 4 o Privatización (1975-1982); la de Sauzalito a la fase 5 o Reorientación (1983-1990); la de Carlos Lleras Restrepo a la fase 6 o Neoliberal (1991-2002); y la de El Tintal a la fase 7 o Subsidiaria (2003-2018).

    El docente menciona además que “en cuanto a sus características constructivas,a menudo las VIS no alcanzan las condiciones de habitabilidad mínimasnecesarias y de salubridad”.

    Monitoreo con sensores

    El arquitecto Borja Frutos Vásquez, investigador del SCHE, explica que para desarrollar el estudio se incluyeron variables como confort térmico (temperatura y humedad), confort acústico (mediante un sonómetro que mide la presión sonora que calcula los decibelios que se genera en el ambiente), confort ambiental e iluminación.

    También se tuvo en cuenta el confort ambiental, mediante la estimación de la contaminación en los edificios, como los compuestos orgánicos volátiles (plásticos, productos de limpieza, pegamentos y ceras, entre otros).

    Así mismo incluyó la contaminación radioactiva, un área reciente de investigación que se ha vuelto importante porque su estimación permite medir qué tanta concentración de compuestos como el radón –que puede provocar cáncer de pulmón– se acumula en los terrenos donde se construyen los edificios.

    Para obtener los datos de las variables se ubicaron sensores dentro de las viviendas y se comparó cada 10 minutos con los parámetros climáticos que registraba la Estación Meteorológica ubicada en la Jardín Botánico José Celestino Mutis. El periodo abarcó parte de la época húmeda y seca en Bogotá.

    El grupo GESA de la UNAL realizó la medición cualitativa a través de encuestas a los habitantes de las viviendas escogidas. Este trabajo se realizó por internet, debido al Covid-19.

    El proyecto fue financiado por el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) de España.