Escudo de la República de Colombia Escudo de la República de Colombia
/Acoso callejero impide libre movilidad de mujeres en Manizales
Ciudad y Territorio

Acoso callejero impide libre movilidad de mujeres en Manizales

    El 73,3 % de las mujeres han sufrido alguna vez acoso callejero o abuso sexual cuando se movilizan en Manizales, mientras que para los hombres este porcentaje es del 12,4 %.

    En el caso de las mujeres, las miradas morbosas, los tocamientos y piropos son los episodios más recurrentes, mientras que el intento de violación y violación son situaciones sufridas exclusivamente por ellas; el bullying y los insultos fueron particulares para los hombres.

    Según un estudio realizado por el Grupo de Investigación en Movilidad Sostenible (GIMS) de la Universidad Nacional de Colombia (UNAL) Sede Manizales, como consecuencia de esta situación, el 47 % de las mujeres cambiaron sus hábitos normales de movilidad.

    “Toman las rutas más largas y seguras, cambian su ropa y los modos de transporte, viajan acompañadas o escogen un asiento particular en el transporte público. Las mujeres que no cambiaron sus hábitos de movilidad afirmaron que no le dieron trascendencia al hecho y que no tenían más opciones para moverse. Aquellas que cambiaron sus patrones de movilidad por el modo que continuaron usando después del episodio de violencia, dejaron el transporte público y la caminata por el taxi y la motocicleta”, señala la investigación.

    Al respecto, el ingeniero civil Santiago Cardona, integrante del GIMS, menciona que “la violencia de género y la movilidad es un tema emergente en Colombia y se ha estudiado en ciudades más grandes como Bogotá, pero no en Manizales ni en las ciudades intermedias, donde el transporte público y el entorno urbano son diferentes”.

    Para el estudio se realizaron 438 encuestas a 142 hombres y 296 mujeres a través de formularios electrónicos y físicos con el objetivo de llegar a todos los segmentos de la población, incluyendo aquellos con poco acceso a internet, como los adultos mayores.

    Desigualdad en el derecho a la movilidad

    Manizales es una ciudad intermedia con un poco más de 400.000 habitantes. El sistema de transporte público está conformado por prestadores de servicio privado en vehículos con capacidad promedio de 35 pasajeros.

    Actualmente no cuenta con un sistema masivo de transporte (metro), aunque su planificación a largo plazo está concebida bajo un sistema integrado de transporte (SITP) ligado a movilidad activa y a cables aéreos, dada la topografía escarpada sobre la cual está asentada.

    Además, considerando el tamaño de la ciudad, la mayoría de los viajes se realizan en un solo modo de transporte.

    De las mujeres encuestadas, entre 18 y 25 años, 253 afirmaron haber experimentado diversas formas de violencia de género mientras caminaban; 228  señalaron haberla padecido en el transporte público y 211 cuando van en bicicleta.

    Para la filósofa María del Mar Rodas Zuleta, investigadora del GIMS, “es evidente que en la ciudad existe una desigualdad entre hombres y mujeres para movilizarse de forma segura y también para acceder al derecho de ciudad”.

    De otra parte, el ingeniero Cardona resalta que los incidentes de violencia basada en género limitan el derecho de las personas a la ciudad, especialmente de las mujeres, y “dichos episodios hacen que las personas busquen modos de transporte privados –como motocicletas o carros–, ya que en estos sufren menos de estos episodios, al menos mientras se movilizan”.

    Sin embargo estas alternativas resultan problemáticas para las ciudades, la mayoría de las cuales están apostando por desarrollar proyectos de movilidad sostenible exitosas buscando que las personas caminen más o utilicen la bicicleta, con el fin de mejorar la movilidad, la calidad del aire y el bienestar.

    “La implementación exitosa de sistemas de transporte sostenibles requiere necesariamente incorporar una perspectiva de género. Ello contribuirá a mejorar la calidad del viaje del 50 % de las clientas de los sistemas de transporte público, y por lo tanto disminuirá la probabilidad de que ellas se cambien a modos de transporte privados por motivos de seguridad”, concluyen los expertos.