Escudo de la República de Colombia Escudo de la República de Colombia
/Académicos de la UNAL participaron en diseño de recomendaciones para nueva enseñanza de la historia
Educación

Académicos de la UNAL participaron en diseño de recomendaciones para nueva enseñanza de la historia

    La historia debe reflejar lo ocurrido en los territorios, repensando el papel de actores como la mujer, los indígenas o las comunidades afro, que no han tenido protagonismo en los sucesos contados en el país. Una ardua investigación produjo una serie de recomendaciones para que el Ministerio de Educación Nacional (MEN) sugiera mejores lineamientos curriculares en la enseñanza de la historia, que los colegios decidirán implementar.

    El documento final se presentó al MEN en abril y hoy se está divulgando entre los actores que intervienen en el proceso educativo. El texto es el resultado de 28 sesiones –presenciales y virtuales– en las que participaron historiadores, docentes, comunidad educativa y más de 2.300 académicos, entre ellos muchos de la Universidad Nacional de Colombia (UNAL).

    La profesora Lorena Rodríguez Gallo, presidenta de la Comisión Asesora para la Enseñanza de la Historia (CAEHC), órgano consultivo del MEN, señala que “el sistema educativo debe trabajar a partir de la conciencia y la memoria histórica, solo así se podrá forjar el pensamiento crítico, entendiendo la realidad de contextos como el conflicto armado en el país”.

    Para determinar las recomendaciones, en 2019 se realizó la primera “Encuesta nacional de diagnóstico sobre historia en el país”, que incluyó a 27.000 personas entre docentes de colegios, estudiantes de educación básica primaria, secundaria y media, historiadores y familiares de estudiantes.

    En ella se hicieron preguntas como: ¿Cómo define la historia? ¿Considera que la esta es importante para entender la realidad del país? ¿Qué peso en horas tiene la historia dentro de las ciencias sociales en el currículo de los colegios?, entre otras.

    Las recomendaciones se clasificaron en 5 secciones: perspectiva histórica; didácticas de la enseñanza; evaluación; condiciones contractuales y laborales del magisterio; y formación de docentes.

    El enfoque de las recomendaciones sugiere ir más allá del aprendizaje mecánico de conceptos y de memoria, y que los triunfos de los grandes héroes militares y políticos no sean los únicos importantes y válidos.

    “Aquí radica la importancia de que los lineamientos tengan como eje los territorios, las regiones de las que nunca se habla, con sus principales actores, reivindicando el papel de la mujer, las comunidades indígenas, afro y el pueblo gitano en Colombia, y entendiendo el país como un lugar multicultural y pluriétnico”, asegura la profesora Rodríguez.

    Pensamiento crítico, el reto de la enseñanza de la historia

    Dentro de las posibilidades didácticas para hablar de estos temas en el aula se encuentran las historias de vida; las visitas guiadas y salidas pedagógicas; las representaciones históricas; y el aprovechamiento de la era digital, además de la divulgación de estas reflexiones en el contexto escolar.

    La académica indica que “un elemento central que aún le falta a Colombia es la construcción de una identidad fuerte, con buenas bases en historia y ciencias sociales, en la que no estemos perdidos como nación”.

    Agrega que “no se puede tener solo un tipo de evaluación de la historia para todos los colegios del país, hay que evaluar las particularidades de las regiones, ya que las diferencias son marcadas”.

    Al hablar de la situación de los profesores menciona que se debe contrarrestar el déficit del 14 % existente, ya que hay una sobrecarga de trabajo que no favorece la enseñanza, problema al que se suma la falta de apoyo y oportunidades para hacer posgrados y especializarse.

    “Sería importante que desde las universidades que ofrecen programas de historia en el país se pensara en realizar cursos a distancia para favorecer a docentes de regiones apartadas, que no tienen las mismas ventajas que en la ciudad”.

    El documento es fruto de dos años y medio de trabajo de la CAEHC, originado en una respuesta al mandato de la Ley 1774 de 2017, que pedía restablecer la enseñanza obligatoria de la historia de Colombia en los colegios, con el fin de contribuir a la formación de una identidad nacional que reconozca la diversidad étnica, la formación de una memoria histórica que contribuya a la paz y la reconciliación, y el desarrollo del pensamiento crítico.

    La entrega de estas recomendaciones se llevó a cabo en el Colegio Nacional Nicolás Esguerra, de la localidad de Kennedy.