Escudo de la República de Colombia

Prensa

02 de June de 2018, 00:00 pm

Sobre los cultivos transgénicos

[...] semillas transgénicas, la investigadora española María Dolores Raigón Jiménez, profesora de la Universidad Politécnica de Valencia, en su visita a la Universidad Nacional de Colombia (U.N.) Sede Palmira.

Para la investigadora Raigón, experta en producción ecológica y en calidad de alimentos, es necesario [...]

El País Colombia


Circulación: 54233 Audiencia: 162699 Tipo de medio: Diario Sede: Tumaco Impacto: 1 Costo estimado: $11,982,230 Dimensión (es): 305 cm2 Caracteres: 2561 Sección: R.P.M. Página: 11

ALIMENTACION
Redacción de El País Los superalimentas no existen. Así lo aseguró, al referirse al aporte nutrícional de las semillas transgénicas, la investigadora española María Dolores Raigón Jiménez, profesora de la Universidad Politécnica de Valencia, en su visita a la Universidad Nacional de Colombia (U.N.) Sede Palmira.

Para la investigadora Raigón, experta en producción ecológica y en calidad de alimentos, es necesario comprender que no existen los llamados ´superalimentas´ en ninguna parte del mundo. Lo que realmente existe "es una combinación de alimentos que conforman nuestra dieta, que debe integrar productos limpios, naturales, que aporten la energía y los nutrientes suficientes, y no sean causantes de enfermedades" Para ella, la modificación genética de las semillas está lejos de lograr abastecer de alimentos a la población mundial. Hay estudios que hablan de cómo, al introducir genes de una especie en otra completamente diferente, se pue dengenerar reacciones alérgicas en el consumidor.

La evidencia científica indica que los elementos empleados para unir el material genético modificado pueden estar originando tales perjuicios, asegura la profesora.

Sostiene que, desde el punto de vista económico, el mercado europeo le da prioridad a algunos de los productos de países como Colombia, de bidoa que aún no han sido intervenidos por modificaciones genéticas o el exceso de agroquímicos.

"¿A quién se le ocurre que el café colombiano tendría el mismo recibimiento en Europa si se realizara con semillas transgénicas? Colombia no necesita usar esa tecnología para tener el mejor café del mundo" argumenta.

Su postura es compartida por la profesora Marina Sánchez De Prager de la Facultad de Ciencias Agropecuarias de la U.N. Sede Palmira. "La promoción de las semillas transgénicas patentadas alejaría a Colombia de un modelo de soberanía alimentaria, al llevarnos a comprar de empresas extranjeras las semillas que podríamos estar generando aquí. Además, afecta nuestra biodiversidad" afirma. La introducción de semillas transgénicas patentadas en respuesta a fenómenos como el cambio climático, las plagas, o a dinámicas como la aspersión con glifosato conduce a modelos de monocultivo, aseguran las docentes. El algodón es uno de los cultivos en los que se ha modificando el ADN, es decir, de forma transgénica. Cabe recordar que los transgénicos son alimentos a los que se les han modificado sus genes durante su cultivo.