Escudo de la República de Colombia

Internet

13 de September de 2017, 00:00 pm

La sesquicentenaria Universidad Nacional

[...] Este 22 de setiembre la Universidad Nacional de Colombia (UN), nuestra Alma Mater, cumple 150 años de existencia como el primer centro académico y de reflexión crítica sobre los problemas [...]

El Mundo (online) Colombia


Dirección URL del medio: www.elmundo.com/ Impacto: 1 Costo estimado: $700,950 Caracteres: 4673 Sección: Columnistas

Dirección URL de la noticia: http://www.elmundo.com/noticia/La-sesquicentenaria-Universidad-Nacional/359396

Este 22 de setiembre la Universidad Nacional de Colombia (UN), nuestra Alma Mater, cumple 150 años de existencia como el primer centro académico y de reflexión crítica sobre los problemas nacionales con que hoy cuenta el país, siempre abierta, a pesar de sus limitaciones presupuestales, a las clases populares para que sus mejores jóvenes puedan tener derecho a una educación superior de la más alta calidad.
La Academia Colombiana de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales hace pocos días hizo un homenaje a nuestra sesquicentenaria universidad, extensivo a su sede de Medellín en sus 80 años de existencia. En este evento, celebrado en el Aula Máxima de la Facultad Nacional de Minas (Faminas), que contó con la presencia del rector de la UN, del presidente de la Academia y de otros distinguidos académicos, el ingeniero Darío Valencia, egresado de Faminas y ex-rector de la UN, presentó la conferencia titulada Elementos para la Historia de la Sede Medellín de la Universidad Nacional de Colombia, donde resalta el gran aporte de la UN al desarrollo y a la cultura de nuestra región.
Lo invitamos a leer sobre la historia de la Universidad Nacional
Del trabajo del profesor Valencia y de otros académicos conferencistas también presentes en el mencionado homenaje, quisiera tomar algunos puntos relevantes para significar la impronta liberal y democrática de la UN en la historia nacional y de su compromiso con la Colombia incluyente, que requiere la educación para la democracia, empeño en que debemos estar unidos para llegar a la Colombia en Paz que hoy se vislumbra como el gran propósito nacional.
Los orígenes de nuestra educación pública se remontan al General Francisco de Paula Santander, quien como vicepresidente de la Gran Colombia creo la Universidad Central de la República con sedes en Santafé de Bogotá, Quito y Caracas, de las cuales sólo logró consolidarse la primera de ellas con el aporte de investigadores formados en la Expedición Botánica. Este primer intento académico de pura estirpe liberal fue duramente combatido por algunos de los gobiernos conservadores, hasta obligar su temprana desaparición. Para nuestra fortuna la posterior llegada de los radicales al poder permitió retomar el proyecto original de Santander, creando mediante la Ley 66 del 22 de setiembre de 1867 la Universidad Nacional de los Estados de Colombia, nuestra actual UN.
El propósito que orientó el proyecto universitario de los radicales buscaba limitar la mal llamada libertad de enseñanza, que concentraba toda la educación superior en instituciones privadas, casi todas de formación escolástica opuesta al método científico, lo que en buena parte había posibilitado la proliferación de una pobre calidad académica sobre todo en lo relativo a las disciplinas técnicas. Con la UN el Gobierno Nacional asumió el control soberano y la vigilancia de la educación pública.
Con los gobiernos de la Regeneración la UN fue estigmatizada hasta casi perder su autonomía, como represalia por haberse erigido, fiel a su misión, en un foro deliberante y crítico. En los años 20 del Siglo XX nos llegaron los vientos renovadores del movimiento universitario originado de la Universidad de Córdoba de Argentina, que preparó el ambiente para la gran transformación en la educación que logró la Republica Liberal, que, entre otros avances, llevó a la UN a estar presente en varias sedes fuera de Bogotá, haciendo realidad el sueño que había pregonado Rafael Uribe Uribe: hacer de la UN `un centro de vida intelectual y de orientación moral para el país, definiéndola como una institución nacional, científica, experimental y unificadora.
Vea también: Tolerancia y responsabilidad intelectual
La primera de las institucionales existentes por fuera de Bogotá incorporada a la UN por Decreto Presidencial de 1937 fue la Escuela de Agricultura Tropical y Veterinaria de Medellín, hoy Facultad de Ciencias Agrícolas, a la cual se sumó en 1939 la Escuela Nacional de Minas, hoy Facultad Nacional de Minas. En 1954 el programa de Arquitectura existente en Faminas se transformó en la Facultad de Arquitectura, y en la década del 70 bajo el Gobierno del Mandato Claro se crearon las facultades de Humanidades y Ciencias, conformando así lo que es hoy el gran campus universitario conocido como Universidad Nacional Sede Medellín. Además de Bogotá y Medellín, la UN tiene sedes en Manizales, Palmira, Arauca, Leticia, Tumaco y San Andrés, lo que hace realidad el sueño de nuestros fundadores: un proyecto académico de integración nacional para la democratización de la educación superior.

Universidad Nacionaleducación superior en Colombia