Escudo de la República de Colombia Escudo de la República de Colombia
/Voleibolistas con sistema nervioso simpático fuerte saltan más alto
Salud

Voleibolistas con sistema nervioso simpático fuerte saltan más alto

    Los deportistas de alto rendimiento –como los jugadores profesionales de voleibol de Bogotá– que tienen un sistema nervioso simpático más fuerte presentan mejor desempeño en la prueba de salto contra movimiento –en la cual el atleta se pone en cuclillas con las piernas flexionadas a 90 grados y salta verticalmente– para monitorear la fatiga y el rendimiento, y prevenir lesiones.

    El sistema nervioso simpático es una parte del sistema nervioso formada por un conjunto de ganglios y nervios situados delante de la columna vertebral, a derecha e izquierda de esta, que dirige el funcionamiento de ciertos órganos del cuerpo sin intervención de la voluntad. Este sistema aumenta la frecuencia cardíaca, la presión arterial, la frecuencia respiratoria y el tamaño de las pupilas. También hace que los vasos sanguíneos se estrechen y reduce los jugos digestivos.

    La estrecha relación entre algunas variables de este sistema con las medidas en el salto contra movimiento fue establecida en un estudio adelantado en la Universidad Nacional de Colombia (UNAL).

    “Encontrar estas relaciones y acercamientos nos permite mejorar el rendimiento de los atletas con diferentes intervenciones. Con estos resultados esperamos intervenir a cada deportista para aumentar los niveles en su sistema nervioso simpático, para que este funcione al 100 %, y que así tenga un mejor rendimiento en el salto y en el deporte”, asegura el médico Jorge Mario Cabrera Garavito, especialista en Medicina del Deporte de la UNAL.

    Este trabajo de pre y posintervención contó con la participación de 12 atletas de la Liga de Voleibol de Bogotá, quienes de forma aleatoria recibieron intervenciones que consistía en modificar algunos aspectos de su vida diaria –como alimentación e hidratación, entre otros– y que, según otros estudios, ayudarían a mejorar el sistema nervioso simpático.

    “El grupo intervenido debía iniciar su día con proteína como primer alimento; usar solo agua fría y escuchar música por encima de los 100 bits por minuto; también se dieron unas pautas para la respiración durante los ejercicios. Estas intervenciones ayudan a mejorar el impulso del sistema nervioso simpático, medido con la variabilidad del ritmo cardíaco (intervalo de tiempo entre los latidos del corazón)”, describe el especialista.

    Según el doctor Cabrera, querían mirar si esa intervención lograba modificar la variabilidad del ritmo cardiaco y el sistema nervioso, y si ese sistema modificado a su vez cambiaba el desempeño en el salto contra movimiento.

    “Los resultados no mostraron modificación tras la intervención, lo que se debería a que son deportistas de alto rendimiento, acostumbrados a niveles muy altos de entrenamiento y exigencia. Sin embargo, hallamos una relación importante entre las distintas variables del sistema nervioso simpático y las del salto contra movimiento, que contribuye a futuros estudios que le apunten a aumentar el rendimiento de todos los deportistas”.