Escudo de la República de Colombia Escudo de la República de Colombia
/Impuestos altos al tabaco favorecerían consumo ilegal de cigarrillos
Economía y Organizaciones

Impuestos altos al tabaco favorecerían consumo ilegal de cigarrillos

    Los altos precios en los cigarrillos, debido al incremento del impuesto al tabaco, propiciarían un efecto de sustitución entre mercado legal e ilegal, lo cual afectaría negativamente el recaudo fiscal destinado a financiar el régimen subsidiado de salud y la lucha contra el consumo de dichas sustancias.

     

    Así lo estableció Adix Moreno Moreno, magíster en Ciencias Económicas de la Universidad Nacional de Colombia (UNAL), en su trabajo de grado dirigido por la profesora Karoll Gómez Portilla, Ph. D. en Economía.

    Aunque tradicionalmente en Colombia la literatura que analiza medidas asociadas con el impuesto al tabaco se ha centrado en estudiar las consecuencias de este gravamen sobre los objetivos de salud pública, existe una brecha en los estudios en torno al impacto de las variaciones en el impuesto sobre el mercado legal e ilegal en los departamentos y sus consecuencias sobre la financiación del Sistema General de Seguridad Social en Salud (SGSSS).

    Ante este panorama, el trabajo del magíster Moreno busca ampliar el conocimiento del efecto del alto impuesto a los cigarrillos en Colombia, sobre el consumo y el recaudo departamental, considerando el mercado ilegal.

    Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la medida impositiva no solo tiene efectos positivos en la reducción de número de muertes asociadas con el tabaco, sino que se reducen costos de cuidado clínico y tratamientos médicos, beneficiando así las finanzas de los sistemas de salud. A ello se suma que los países incrementan su productividad, debido a que su capital humano vive con mayor esperanza de vida y en condiciones de salud que les permiten una vida más productiva.

    Como en Colombia el mercado ilegal de cigarrillos maneja precios más bajos, el incremento del precio de los cigarrillos en el mercado legal, debido al impuesto, genera incentivos para comprar en el mercado ilegal, tal como lo muestran los estudios de la firma Investigación y Asesoría de Mercadeo (Invamer) de 2017 y 2019, según los cuales los consumidores indican que el mayor incentivo para comprar ilegal es el precio.

    En el país, el impuesto al consumo de cigarrillos y tabaco está definido mediante la certificación número 004 del 15 de diciembre de 2020 del Ministerio de Hacienda, la cual establece las tarifas del componente específico del impuesto aplicables desde el 1 de enero de 2021. Para este año, la tarifa aplicable a cigarrillos, tabacos y cigarros es de 2.563 pesos por cajetilla de 20 unidades, o proporcional a su contenido. Y como el IPC certificado por el DANE en noviembre de 2020 fue del 1,49 %, el incremento de la tarifa fue del 5,49 %. Es de recordar que para 2020 esta tarifa era de 2.430 pesos y para 2019 de 2.253 pesos.

    Según el último estudio de Invamer sobre el mercado ilegal de cigarrillos, realizado en 2019, en los últimos años la cantidad de los cigarrillos ilegales en el mercado ha venido aumentando considerablemente, puesto que en 2011 la participación fue del 16 %, en 2017 del 18 %, en 2018 del 25 %, y en 2019 del 30 %.

    El mismo estudio indica que la cantidad de adultos fumadores de cigarrillos ilícitos incrementó en 22 % en 2019, mientras que para el 2018 el incremento había sido del 18 %.

    Así mismo, señala que para 2019 la proporción de cigarrillos ilegales en el mercado fue más alta en áreas rurales: 47 % del mercado ilegal y 53 % legal, en comparación con las urbanas: 25% ilegal y 75 % legal. Así mismo, los estratos sociales 1 y 2 son el grupo social con mayor proporción de consumo de cigarrillos ilegales: 37 % frente a un 63 % legal.

    Los resultados muestran que aunque la existencia del mercado ilegal de cigarrillos afecta un posible recaudo y financiación del régimen subsidiado, el impuesto al tabaco es una medida efectiva en la lucha contra el tabaquismo puesto que reduce su consumo y además permite la financiación del SGSSS.

    Los resultados también sugieren que para incrementar el recaudo y aliviar las finanzas del Sistema de Salud se deben fortalecer las medidas contra el consumo ilegal, ya que en el país parece existir un efecto sustitución entre el consumo legal e ilegal.

    Así, el magíster de la UNAL considera que en el país es fundamental controlar la cadena de la oferta, en especial el contrabando, y fortalecer una penalización más rigurosa contra estas actividades.

    No obstante, aclara que “aunque en el estudio se encuentran elasticidades positivas entre el precio del tabaco y el consumo ilícito, y elasticidades negativas entre el precio del tabaco y el consumo lícito, no se puede determinar o hablar en efectos de causalidad que el impuesto impulse el contrabando”.

    Por otra parte, recomienda aplicar medidas coordinadas como el fortalecimiento de la administración del impuesto, lo que podría ayudar a que su incremento beneficie tanto el recaudo fiscal como la disminución del consumo.

    Según Invamer, para 2019 las marcas de cigarrillos ilegales más consumidas en el mercado fueron la uruguaya Rumba (6,8 %), seguida de la surcoreana Carnival (2,9 %), la india Última (2,6 %), la paraguaya Santa Fe (1,7 %), y la árabe D&J (1,5 %).