Escudo de la República de Colombia Escudo de la República de Colombia
/Bioeconomía, una vía para la recuperación pospandemia
Economía y Organizaciones

Bioeconomía, una vía para la recuperación pospandemia

    Esta tendencia ofrece grandes oportunidades para la recuperación económica pospandemia de COVID-19, especialmente en las áreas de agricultura digital, economía azul, biorrefinerías de residuos agrícolas, pecuarios y agroindustriales, uso de la biomasa con fines energéticos, autonomía farmacéutica y química verde.

    Según Adrián Gerardo Rodríguez Vargas, jefe de la Unidad de Desarrollo Agrícola y Biodiversidad, de la División de Recursos Naturales de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), “el auge de este innovador concepto responde a la necesidad de transitar a formas de producción en las que se minimice o elimine la generación de desechos y el uso de combustibles fósiles”.

    Académicos y empresarios se reunieron para hablar sobre las oportunidades que tiene el país para implementar estrategias en dicha línea, la cual ha ganado importancia durante la última década como marco de referencia para el diseño y la implementación de políticas de desarrollo productivo e innovación.

    En este espacio se mencionó un documento elaborado de manera conjunta entre la Cepal y la Misión Internacional de Sabios Colombia 2019, publicado en agosto pasado, en el que se destaca que la bioeconomía tiene un papel preponderante en Colombia por el enorme potencial de su biodiversidad y de las posibilidades que esta ofrece para contribuir a un desarrollo económico sostenible.

    Durante su intervención, el profesor Clemente Forero, coordinador del eje temático “Ciencias sociales para el desarrollo humano y la equidad” de la Misión de Sabios 2019, destacó las valiosas experiencias de Caldas y Risaralda “hacia un enrutamiento en la vía de la sostenibilidad y de la equidad”.

    Agregó que “este departamento está jugando un papel central en la puesta en práctica de las recomendaciones de la Misión, y en estos momentos está desarrollando la Misión de Sabios por Caldas, en la que se ha incluido la bioeconomía como un elemento esencial para la región”.

    “La transición hacia una economía sostenible se debe apoyar en la ciencia, pues se requieren esfuerzos en el desarrollo de tecnologías, lo cual será posible siempre y cuando se configure también una nueva alianza social y política”, instó el profesor Forero.

    La conferencia on line“La bioeconomía en la senda de los Objetivos de Desarrollo Sostenible”, moderada por el profesor Jorge Iván Bula, fue organizada por el Centro de Pensamiento en Desarrollo Sostenible de la Universidad Nacional de Colombia (UNAL) Sede Manizales y el Centro de Investigaciones para el Desarrollo (CID) de la Facultad de Ciencias Económicas de la UNAL Sede Bogotá.

    Experiencias destacadas

    Durante el evento, además del análisis ofrecido por académicos, se dieron a conocer experiencias relacionadas con la innovadora ruta que ofrece la bioeconomía en Caldas.

    Esperanza Cárdenas Vinasco es la gerente general de Altos del Tío Conejo SAS, una finca familiar dedicada a la caficultura y catalogada como sociedad de Beneficio de Interés Colectivo (BIC). Se trata de una nueva figura societaria que busca promover la creación y transformación de empresas incluyentes, sostenibles y comprometidas con el desarrollo económico, social y ambiental del país.

    Vale la pena anotar que en 2018 Colombia se convirtió en el primer país de Latinoamérica en reconocer y dar seguridad jurídica a las sociedades BIC. Según cifras de la Superintendencia de Sociedades, desde su regulación se han registrado 323 sociedades BIC concentradas especialmente en el Caribe y el centro-oriente del país.

    La gerente Cárdenas afirmó que “somos curadores de los cafés especiales en el ámbito internacional, en la costa este de Estados Unidos. La empresa está comprometida con los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la Década de Acción. Dedicamos todas nuestras actividades a la búsqueda de la felicidad para compartirla luego a través de nuestras líneas de comercialización y turismo”.

    Por su parte Gustavo Marín, jefe de Sistemas de Gestión del Ingenio Risaralda SA, mostró cómo la compañía ha venido transformando ciertos procesos para entrar en la senda del desarrollo sostenible, a través, por ejemplo, de la reutilización de residuos para su uso, como abono orgánico.