Escudo de la República de Colombia

Salud

U.N. se anticipa a cumplir regulación nacional sobre sustancias químicas

La implementación del Sistema Globalmente Armonizado (SGA) para la clasificación y el etiquetado de productos químicos será una herramienta para la gestión del riesgo en todos los laboratorios de todas las sedes de la Universidad Nacional de Colombia (U.N.).

Bogotá D. C., 09 de enero de 2018Agencia de Noticias UN-

La U.N. cuenta con más de 700 laboratorios en sus distintas sedes.

A partir de 2013 Bogotá implementó el Sistema Globalmente Armonizado (SGA) para residuos peligrosos.

Colombia es signataria de todos los tratados internacionales sobre sustancias químicas y residuos peligrosos.

Todos los laboratorios de universidades europeas ya cuentan con el SGA.

Cada sustancia química cuenta con una etiqueta y un pictograma que identifica el tipo de peligro que implica su uso.

En 2018 todos los laboratorios de la U.N. contarán con un SGA.

“En esencia el SGA busca informar sobre los peligros intrínsecos de las sustancias químicas y los residuos peligrosos, para que todos los laboratoristas conozcan de primera mano los riegos al entrar en contacto con dichos productos”, explica el profesor Óscar J. Suárez Medina, coordinador del programa de implementación del Sistema.

Dicho programa constituye un paso significativo que incluso se anticipa a la nueva normatividad que sobre el particular comenzarán a exigir los ministerios de Trabajo, Ambiente y Salud en el transcurso de este año, en relación con los protocolos sobre seguridad y salud en el trabajo, a la par de ser un punto clave para el ingreso del país a la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (Ocde).

“Un residuo peligroso se produce al usar reactivos como ácido sulfúrico o nítrico, que aunque se encuentren diluidos su peligro específico es la corrosión, que puede deteriorar los tejidos vivos”, prosigue el docente, para quien en líneas generales este tipo de desechos suelen tener las mismas características de peligrosidad de las materias primas que los originan, junto con los peligros intrínsecos como inflamabilidad, toxicidad y reactividad, entre otros.

Según el docente, a lo largo de la primera fase de implementación del SGA se busca hacer un diagnóstico del uso de todas las sustancias químicas empleadas y de todos los residuos peligrosos generados en los laboratorios de todas las sedes de la U.N.

Gracias a este diagnóstico se obtiene un inventario de sustancias químicas empleadas y residuos peligrosos generados en cada laboratorio en la Universidad, así como algunos elementos de gestión de estos.

La siguiente fase es elaborar los elementos de comunicación –rótulos, etiquetas y fichas de datos de seguridad definidos por el SGA–, para transmitir información sobre los tipos de peligro a los que se vería expuesta una persona –estudiante, profesor, trabajador o visitante– al manipular una sustancia química o un residuo peligroso en el laboratorio.

“El conocimiento de los riesgos a los que se expone una persona que manipule materiales peligrosos en un laboratorio genera conciencia en el sentido de disminuir o eliminar el grado de exposición, para así mismo disminuir o eliminar el riesgo”, precisa el docente.

La fase final de la implementación es la capacitación sobre el SGA y sus elementos de comunicación de peligros –a la salud, físicos y al ambiente–, la cual será para todos los laboratoristas que manejan sustancias químicas y residuos peligrosos.

En el apartado sobre peligros para la salud se encuentran: toxicidad aguda, oral cutánea e inhalatoria; corrosión o irritación cutánea; lesiones oculares graves; irritación ocular; sensibilización respiratoria o cutánea; mutagenicidad en células germinales; toxicidad específica en órganos vitales; exposición directa; aspiración; carcinogenicidad; toxicidad para reproducción y exposición simple.

Los peligros físicos son: explosión; aerosoles; gases inflamables, comburentes y a presión; líquido y sólido inflamables; autorreactivos; líquidos pirofosfóricos y comburentes; solidos comburentes; peróxidos orgánicos; sustancias corrosivas para metales, y sólidos pirofosfóricos o mezclas que experimentan calentamiento espontáneo, junto con sustancias y mezclas que desprenden gases inflamables en contacto con el agua.

Los peligros ambientales se refieren al ambiente acuático y a la capa de ozono.

Libro púrpura

A partir de los parámetros establecidos por la Organización de las Naciones Unidas (ONU) en el Libro púrpura (2003), se ha diseñado una serie de pictogramas, como por ejemplo la calavera con los dos huesos cruzados para advertir sobre el hecho de que se trata de una sustancia tóxica.

Aunque la directriz de la ONU no está ligada a la identificación de peligros para los residuos peligrosos, el programa desarrollado por la U.N. ha decidido implementar su rotulación a partir de los estándares establecidos en el Libro púrpura, que se ajusta a los parámetros que ya rigen para la Sede Bogotá.

Existen nueve pictogramas para los entornos laborales (como los laboratorios); la aspersión de productos químicos para el control de malezas, hongos y plagas en cultivos agrícolas; el transporte de mercancías peligrosas y el uso de productos de consumo, principalmente en hogares,  cuyos símbolos están asociados con los diversos grados de peligro, para que la persona que manipule dichos productos tome las respectivas precauciones.

Después de una serie de preparativos realizados entre octubre y noviembre pasados, a lo largo de los cuales se llevó a cabo una capacitación a cerca de 45 estudiantes de Química, Ingeniería Química y Biología, principalmente, se comenzó el diagnóstico de los laboratorios de la U.N.

A la fecha se cuenta con una cobertura del 85 % para la Sede Bogotá, y primeros avances en las demás sedes, cuyo trabajo deberá estar concluido en el transcurso del presente mes.

“Estamos estableciendo un inventario de todas las sustancias químicas que se estén usando, además de los residuos peligrosos generados, para hacer el correspondiente diagnóstico, asignar los pictogramas necesarios, y elaborar las etiquetas y fichas de seguridad para cada producto”, explica el profesor Suárez.

Se espera que cuando se termine la fase de identificación se conforme una base de datos con plataforma flexible para conocer el tipo de sustancias químicas que se emplean en la U.N. y brindarle a la comunidad universitaria en general la posibilidad de bajar directamente de la plataforma las fichas de datos de seguridad y las etiquetas.

De igual manera se implementará el proceso para todo residuo peligroso generado en los laboratorios de las sedes de la U.N., para que en su gestión también se pueda implementar el SGA para comunicar los peligros de dichos residuos.

“Esperamos que a finales de marzo o comienzos de abril ya podamos contar con la implementación del programa en todas las sedes”, puntualiza el docente.

(Por: Fin/JCMG//LOF/LOF
)
N.° 17

Otras noticias

Plantas de aguacate Hass en tratamiento de crecimiento con microorganismos. Fotos: cortesía Aníbal López.

Desarrollo Rural

junio 02 de 2020

Tres microorganismos mejoran crecimiento de aguacate Hass

A partir de dos hongos y una bacteria se desarrollaron 16 tratamientos para...

Los textos universitarios trascienden la escritura instructiva y se hacen cada vez más atractivos incluso para el mercado. Foto: archivo Unimedios.

Educación

junio 02 de 2020

Circulación y lectura, grandes retos de editoriales académicas

“Se dice que cada tres minutos se produce un libro universitario –digital o...

Política & Sociedad

junio 02 de 2020

La paz en Putumayo se diluye por muertes de líderes sociales

La ventana de oportunidad que abrió el Acuerdo de Paz en Putumayo se cierra,...

Portada inspirada en Gabinete de Curiosidades del siglo XVI.  Foto: cortesía.

Artes & Culturas

junio 02 de 2020

Ego-documentos y otras fuentes que nutren al historiador

Las fuentes, esa materia prima de la investigación del historiador, ofrecen un...

Ecógrafo Mindray Mobile Trolley UMT-200. Daniel Alberto Chávez Verbel, magíster en Matemática Aplicada, UNAL Sede Manizales.

Ciencia & Tecnología

junio 02 de 2020

Banco de imágenes ayuda a diagnosticar lesiones en tendones

Un completo banco de imágenes virtuales de tendones –con o sin alteraciones–...

En el Laboratorio Genómico One Health de UNAL Medellín se procesaron las pruebas de COVID-19 remitidas desde Tumaco.

Salud

junio 01 de 2020

Laboratorio de la UNAL procesa pruebas de COVID-19 de Tumaco

Atendiendo el llamado de la Vicepresidencia de la República y del Instituto...

El astro solar emite vibraciones que han sido traducidas en sonidos. 2. El viento solar es imperceptible en la Tierra y solo ha sido posible traducirlo a partir de la sonda Sun Parker. Fotos: archivo Unimedios.

Ciencia & Tecnología

junio 01 de 2020

Sonidos del Sol aportan al estudio de su interior

Con base en la heliosismología –estudio de las oscilaciones que se producen en...

Las poblaciones retornadas tras ser víctimas de desplazamiento forzado han sufrido cambios en sus proyectos de vida, su relación con el lugar abandonado, con sus semejantes y con sus familias. Fotos: Alejandro Mejía.

Política & Sociedad

junio 01 de 2020

Retorno en el Tolima altera vida de comunidades

Los cambios que ha sufrido la población desplazada en proceso de retorno y...

La Certificación de Calidad entregada por Bureau Veritas S. A. muestra el empeño de la comunidad universitaria por mantener los más altos estándares de calidad.

Educación

junio 01 de 2020

Bureau Veritas certifica en calidad a la UNAL

Después de un exhaustivo proceso, en el que participaron de una manera decidida...

La capital colombiana es considerada la Atenas de Latinoamérica. Foto: Brandon Pinto.

Ciudad & Territorio

junio 01 de 2020

Bogotá, todavía lejos de ser una capital moderna

El sueño de una metrópoli que le haga honor a la denominación de “Atenas...