Escudo de la República de Colombia

Salud

Testamento vital ayudaría a garantizar autonomía del paciente terminal

El recurso del testamento vital, también llamado “expresión de voluntades anticipadas" y poco conocido en Colombia, fortalecería la relación entre paciente, familia y médico tratante.

Bogotá D. C., 07 de abril de 2014Agencia de Noticias UN-

Entre los 6 y los 11 años los niños empiezan a experimentar cierto temor hacia la muerte. Foto: Archivo

Jefferson Gerardo Méndez Cárdenas, integrante de Acemunal. Foto: Víctor Holguín/Unimedios

Miguel Ángel Suárez, de la Facultad de Medicina de la U.N., especializado en Medicina Crítica y Cuidado Intensivo. Foto: Víctor Holguín/Unimedios

Chantal Aristizábal Tabler, experta en bioética de la Universidad Nacional. Foto: Víctor Holguín/Unimedios

Se calcula que todos los años más de 20 millones de pacientes necesitan cuidados paliativos al final de la vida. Foto: Víctor Holguín/Unimedios

Según la OMS, una tercera parte de quienes necesitan cuidados paliativos tiene cáncer. Foto: Víctor Holguín/Unimedios

En países como Bélgica, Holanda y Luxemburgo, donde la eutanasia y el suicidio asistido son legales, dicho documento es mayoritariamente conocido y utilizado por sus ciudadanos. 

En otros como España, donde desde hace doce años entró en vigor la Ley de Autonomía del Paciente, en 2013 se registraron en las diferentes notarías alrededor de 150 mil testamentos vitales, mientras en México apenas 2 mil decidieron elaborar un documento con estas características. 

En Colombia, sin embargo, se trata de un recurso prácticamente desconocido, aunque la posibilidad de su elaboración se encuentra incluida en la Ley de Cuidados Paliativos, también conocida como Ley Consuelo Davis Saavedra, que se tramita actualmente en el Congreso de la República. 

“Solamente en la medida en que ha mejorado la formación en algunos contextos sociales las personas saben qué hacer. Pero el resultado de las últimas voluntades no se ve porque muy pocas veces estas se respetan”, afirmó el profesor Miguel Ángel Suárez, de la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional de Colombia, especializado en Medicina Crítica y Cuidado Intensivo. 

El profesor Suárez fue uno de los expertos invitados al curso-taller “Morir, un asunto humano”, realizado por la Asociación Científica de Estudiantes de Medicina de la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional (Acemunal), el cual se adelantó en varios países de África, Latinoamérica y Europa a través de la iniciativa de la Federación Internacional de Estudiantes de Medicina (IFMSA, por sus siglas en inglés). 

Jefferson Gerardo Méndez Cárdenas explicó que a través de actividades como esta se busca incentivar en los estudiantes de medicina la reflexión y el compromiso de brindar un buen trato a los pacientes con enfermedades terminales como el cáncer, por ejemplo, en un contexto multidisciplinar. 

Calidad de vida también para saber morir 

“Como futuros profesionales debemos comprender que nosotros no solo tratamos a pacientes, sino que ellos forman parte de una familia y un contexto qué comprender. La salud no solo atañe a la fisiopatología, sino que influye incluso en un entorno político. Por eso nosotros debemos empezar a diseñar nuestras propias estrategias de abordaje en este ámbito”, amplió el joven estudiante. 

Según el profesor Suárez es importante mitigar el impacto de un tratamiento terminal desde los aspectos intelectual, emocional y biológico. 

“Ir a cuidado paliativo no necesariamente es ser paciente terminal. El objetivo es mejorar la calidad de vida en medio del tratamiento y lograr una buena calidad de muerte cuando está en la etapa final. Para ello es necesario también formar a la familia”. 

Para el docente, es importante definir cuál es el nivel de información que debe tener la persona que está afectada por una enfermedad severa o terminal. 

También es muy relevante determinar cómo informarle acerca de que algunos procesos terapéuticos (radioterapia, por ejemplo) van a transformar sus hábitos, su cotidianidad y forma de vida. 

“Por ejemplo, una familia debe saber qué se va a hacer con las finanzas, cómo se van a asumir asuntos tan importantes como la crianza de los hijos o cómo se van a organizar las rutinas de los integrantes de la familia al momento de asumir el cuidado del paciente”, subrayó el experto. 

Las familias suelen evadir el abordaje de este tipo de temas porque, culturalmente, en el país somos reticentes a hablar del final de la vida y esto suele afectarles mucho emocionalmente. 

También porque, por ejemplo, todavía se sigue “satanizando” enfermedades como el cáncer, afirma el profesor Miguel Ángel Suárez. Y añade que hoy en día la mitad de los cánceres son tratables y recuerda que no todas las enfermedades son mortales inmediatamente. 

“Es importante saber a saber a quién y cómo se le informa. El código verbal es clave para poder acercar a las personas que no tienen la información y que no tienen porqué tenerla, porque para eso estamos nosotros, los profesionales de la salud”, señala el profesor Suárez. 

La verdad por encima de todo 

Por su parte, el psiquiatra William Aníbal Villamil Villar, docente de la Universidad Nacional, subrayó que muchas veces se busca la ayuda de un psicólogo esperando que sea este quien le informe al paciente sobre su situación. 

“Dicho procedimiento no es el idóneo”, dijo Villamil, pues el paciente y sus familias agradecen que sea el médico tratante el que les explique la situación y las opciones que se tienen. 

“El paciente agradece la verdad por dolorosa que sea”, señaló el experto, quien afirmó también que en el caso de los especialistas de la salud se espera de ellos cierto grado de sensibilidad al momento de explicar lo que pasa con el paciente: “No se trata de mostrar excesiva empatía o excesiva ausencia de la misma”. 

A su vez, la profesora Chantal Aristizábal Tabler, experta en bioética de la U.N. aseguró que la incursión de los nuevos aportes en ciencia y tecnología están planteando nuevos dilemas éticos en medicina, de los cuales no pueden abstraerse los profesionales de la salud. 

“Esto plantea dilemas a los médicos, que hacen necesario un abordaje desde la bioética, la cual busca en este mundo multicultural y plural desde perspectivas disciplinarias y creencias, ofrecer unos principios básicos en el tratamiento de las personas al final de la vida”, afirmó la docente. 

En este sentido, es importante tener en cuenta aspectos como los cuidados paliativos, la valoración del esfuerzo terapéutico, evitar la obstinación terapéutica (insistir en hacer diferentes acciones de diagnóstico) y ver qué y cómo se puede hacer en algún momento. 

Precisamente, la Organización Mundial de la Salud (OMS), calcula que una tercera parte de quienes necesitan cuidados paliativos tiene cáncer. El resto padece enfermedades degenerativas que afectan al corazón, los pulmones, el hígado, los riñones o el cerebro, o enfermedades crónicas o potencialmente mortales, como la infección por VIH y la tuberculosis farmacorresistente. 

Se calcula que todos los años más de 20 millones de pacientes necesitan cuidados paliativos al final de la vida, de los cuales cerca de un 6% son niños. 

Si se incluye a todas las personas que podrían recibir cuidados paliativos en una fase anterior de su enfermedad, la cifra correspondiente ascendería al menos a 40 millones. 

Los cuidados paliativos y terminales abarcan, a menudo, algún tipo de apoyo a los familiares del paciente, lo que significa que las necesidades de atención se multiplicarían por más de dos. El 80% de las necesidades mundiales corresponde a países de ingresos bajos y medianos. 

Para la profesora Aristizábal, lo más importante es “respetar la autonomía del paciente y que este participe de esas decisiones con temas que incluso son más controvertidos, como la eutanasia o el suicidio asistido.” 

Durante el curso-taller, la profesora Ana Mercedes Abreo –coordinadora del área de Psicología Clínica y de la Salud en la Universidad Incca de Colombia– dijo que frente a la muerte, los niños de entre 3 y 6 años suelen ser lo que la asumen con mayor tranquilidad, mientras que entre los 6 y los 10 afrontan ciertas inquietudes frente a la muerte; y a partir de los 11 años, un jovencito ya sabe perfectamente qué es morir y todo el significado social que este concepto tiene ya está interiorizado. 

“Esta información es importante para el médico tratante y el equipo que suele estar al frente de una situación de enfermedad crónica o terminal, pues sirve para diseñar una estrategia de abordaje del paciente, la información que se le ofrece y cómo se le ofrece”, concluyó la experta Abreo.

(Por: Fin/DMH/sup
)
N.° 526

Otras noticias

Los paneles pueden ser construidos por los productores con materiales de bajo costo. Fotos: cortesia Felipe Obando.

Ciencia & Tecnología

abril 23 de 2021

Escombros y cáscara de coco, más efectivos en sistemas de refrigeración para invernaderos

Los paneles evaporativos, que se utilizan en sistemas de refrigeración de...

De los 20 programas acreditados en alta calidad, 6 son de pregrado y 14 de posgrado. Fotos: archivo Unimedios.

Educación

abril 22 de 2021

Acreditación en Alta Calidad para 20 programas de la UNAL

El Ministerio de Educación Nacional les otorgó la Acreditación de Alta Calidad...

El emprendimiento va de la mano con un proyecto de vida que le permita mantenerse en el tiempo. Fotos: Equipo de trabajo UNAL Sede Palmira.

Economía & Organizaciones

abril 22 de 2021

UNAL apoya a emprendedores de Palmira

Artesanías en guadua, suvenirs en papel orgánico, precolombinos, muebles,...

Se abordó como caso de estudio en campo el Parque Temático Chaquén, de la localidad de Sumapaz. Foto: Ángela Yinet Camargo.

Desarrollo Rural

abril 22 de 2021

Innovación agroecológica debe partir de la comunidad

Los procesos que nacen de la autogestión y de las necesidades de los...

Algunos cuellos de botella en la cadena de pesca artesanal en el Pacífico son: escasez de insumos, acopio, sobrepesca y cambio climático. Fotos: Unimedios.

Medioambiente

abril 22 de 2021

Conocer los recursos pesqueros ayuda a enfrentar el cambio climático

Con base en las proyecciones de que la temperatura del Pacífico podría subir 3...

La rana <i>Pristimantis medemi</i> habita abundantemente en zonas altas y bajas de Villavicencio. Foto: Andrés Felipe Aponte.

Medioambiente

abril 22 de 2021

Rana de lluvia en peligro por disminución de bosques

Las altas temperaturas que alcanzan las zonas bajas de Villavicencio (Meta)...

La tórtola fue la especie más encontrada en las cuatro ciudades analizadas. Foto: Fernando da Rosa.

Medioambiente

abril 22 de 2021

Aves urbanas tienden a ser las mismas en distintas ciudades

Ciudades del norte de los Andes, entre las que figuran Medellín, Cali y Bogotá,...

UNAL ha vacunado al 93 % del personal de salud, entre profesores, residentes y estudiantes. Fotos: Brandon Pinto - Unimedios.

Salud

abril 22 de 2021

Más del 90% del personal de salud de la UNAL ha sido vacunado

A pesar de los desafíos que se han presentado para la vacunación contra...

La UNAL debe promover más espacios para la reflexión pedagógica. Fotos: archivo Unimedios.

Educación

abril 22 de 2021

Institucionalizar espacios de reflexión pedagógica, reto para la UNAL

Generar “altos en el camino” para que la comunidad universitaria piense en la...

Nido de águila sobre la cúpula de una estructura de la subestación Uribe, en Manizales. Fotos: Jhon Estiven Arias.

Ciencia & Tecnología

abril 22 de 2021

Dispositivos que ahuyentan animales evitarían accidentes eléctricos

Un conjunto de soluciones –agrupadas en la estrategia bIOT– busca aprovechar la...