Escudo de la República de Colombia

Página principal

Sordos, población invisible de San Andrés

Un estudio realizado a personas en situación de discapacidad auditiva evidenció que la lengua de señas no es reconocida en la isla, lo cual dificulta su inclusión social.

Bogotá D. C., 03 de noviembre de 2016Agencia de Noticias UN-

Solo 100 de las 100.000 personas sordas del archipiélago de San Andrés, Providencia y Santa Catalina utilizan la lengua de señas como medio de comunicación.

Los hablantes obligan a los sordos a acoplarse a su lengua.

Es importante que el sistema público escolar reconozca a las personas sordas como un grupo étnico minoritario.

Los padres de familia que participaron en el estudio no han sido formados en la lengua de señas.

Maureen Hooker O’neill, magíster en Lingüística de la Universidad Nacional de Colombia (U.N.) Sede Caribe, compartió durante seis meses el día a día de 15 personas, entre los 13 y 60 años, consideradas sordas por la Confederación Nacional de Sordos de Colombia, es decir, quienes tienen una pérdida auditiva mayor a 90 decibeles y por su condición clínica es improbable que puedan adquirir una lengua oral.

“El estudio mostró que son una comunidad distinta, tienen una lengua de señas nativa propia que debería usarse. Les ponemos audífonos, trabajamos con sus familias y los entes territoriales, además de buscar que se integren a la sociedad e instruirlos en los colegios, pero hasta ahora todo ha fracasado porque su lengua no es tenida en cuenta”, enfatiza la también fonoaudióloga Hooker O’neill.

El estudio adelantado por la magíster es el primero centrado en esta comunidad de 100.000 pobladores, entre los cuales el 70 % son continentales, es decir, los colombianos que viven en el continente; el 25 % corresponde a raizales hablantes de creole; el 5 % agrupa personas que se comunican en inglés y solo un 0,5 % emplea la lengua de señas, según el censo más reciente.

Abusados lingüísticamente

Las personas contactadas para el estudio provienen de familias raizales multilingües (hablantes de creole, español e inglés) y residentes en sectores tradicionales como Elsy Bar, San Luis Gough, Sound Bay, Platform y Mission Hill, en San Andrés y Bottom House, Free Town y Old Town, en Providencia.

Dentro de los aspectos estimados se indagó sobre el lugar de residencia, la configuración familiar (si vivían con sus padres y si estos eran separados), el tipo de participación en los diferentes escenarios (el colegio, el trabajo o la iglesia). Además, en entrevistas individuales ofrecieron información sobre sus gustos y aficiones.

Así, la magíster Hooker constató que los hablantes obligan a los sordos a acoplarse a su lengua. Ni siquiera los familiares son conscientes de que las señas que utilizan forman parte de su lengua. A esto se suman las escasas oportunidades en el ámbito laboral, pues solo acceden a trabajos que no exigen capacidades intelectuales o cognitivas, por ejemplo se dedican a ser vigilantes o cuidadores de carros.

De hecho, las personas sordas de mayor edad consideran su estado auditivo como una enfermedad y no reconocen la lengua de señas como aquella con funciones similares a las orales, que les pudiera ayudar en la vida, así como tampoco los demás elementos de su cultura. La mayoría son personas solteras que viven con su grupo familiar y dependen económicamente de ellos.

Esta situación, afirma la magíster, es consecuencia de la poca educación que reciben, ya que en las instituciones educativas no hay infraestructura necesaria, ni políticas de inclusión, tampoco recurso humano capacitado para atender esta población.

La investigación comprobó que en los entes académicos y de registro no existen estudios realizados en el archipiélago sobre esta comunidad. Según la Oficina de Atención a Discapacitados de la Secretaría de Educación Departamental, alrededor de 50 niños están vinculados al programa de inclusión al aula, pero no poseen registros sobre las acciones pedagógicas y sociales que posibiliten la inclusión educativa y social en edad escolar. Por otro lado, la Secretaría de Salud reporta que existen 23 personas sordas con un rango de edad de entre 20 y 44 años.

Sin apoyo institucional

Otro aspecto por destacar es la falta de instituciones donde las personas con discapacidad auditiva puedan adquirir una lengua de señas estructurada. Esto se debe a que, por un lado, estas personas y sus familias no poseen una red institucional de apoyo y tienen poco contacto entre sí, puesto que viven en diferentes sectores de las islas.

De igual manera, los padres de familia que participaron en el estudio no han sido formados en este sistema lingüístico como segunda lengua, para que puedan transmitirla a sus hijos en situación de discapacidad auditiva.

Adicionalmente, en la isla hacen falta nativos en lengua de señas que sirvan como modelos pedagógicos para el proceso de enseñanza. “Al no tener instituciones gubernamentales ni privadas con adecuada información académica, estas personas estarán en desventaja, marginalizadas, abusadas lingüísticamente y explotadas laboralmente”, advierte la fonoaudióloga.

Mejorar las condiciones de esta población implica el fortalecimiento de las herramientas usadas por los entes oficiales para recolectar información de las personas que padecen una pérdida auditiva en el archipiélago. “El proceso es limitado y los datos obtenidos no coinciden con la realidad de este grupo social. Si bien existe un programa de discapacidad en la Secretaría de Salud que facilita ayudas técnicas, no ofrece la cobertura suficiente porque la cantidad de casos registrados es mínima”, precisa.

También, es importante que el sistema público escolar reconozca a estas personas como un grupo étnico minoritario e implemente estrategias que logren la integración de estos factores dentro del plan escolar y desarrolle medidas de inclusión.

Lea el artículo completo en UN Periódico

(Por: fin/VC/dmh/DPZA
)
N.° 824

Otras noticias

Educación

febrero 15 de 2020

Colombia biodiversa

Este es el nombre del primer reto que nos plantea el informe de la Misión de...

La placa está fabricada a partir de plástico reutilizado y desechos textiles. Foto: Juan Sebastián Torres.

Medioambiente

febrero 14 de 2020

Residuos textiles se convertirían en materiales de construcción

La idea de usar estos materiales, que son 97 % reciclables, para generar...

En el estudio se analizaron 41 espacios públicos de cesión. Fotos: Robert Castillo.

Ciudad & Territorio

febrero 14 de 2020

Espacios públicos entregados a Bogotá por constructores son inadecuados

Después de analizar 41 espacios públicos de cesión –áreas entregadas por los...

Nueve de cada diez palomas de la Plaza de Bolívar están infectadas con <em>Hamoproteus columbae. </em>

Salud

febrero 14 de 2020

Caracterizan genoma de parásito de aves relacionado con la malaria

Por primera vez, un equipo de investigadores de la Universidad Nacional de...

El estudio se realizó en la empresa norteamericana Specialized. Fotos: Felipe González Ramírez, magíster en Ingeniería Industrial, UNAL Sede Manizales.

Economía & Organizaciones

febrero 13 de 2020

Predicción de ventas impulsaría crecimiento empresarial

Pronósticos de ventas, utilidades, inversiones y costos, entre otros, son...

Conocer dónde y cuándo se presentarán los rayos es clave para mejorar la prevención. Foto: Archivo Unimedios

Ciencia & Tecnología

febrero 13 de 2020

Rayos se detectarían en tiempo real

Una estación desarrollada a partir de un sistema de información geográfica...

Artes & Culturas

febrero 13 de 2020

El arte de la UNAL sale del campus

Como parte de un trabajo colaborativo entre la Pontificia Universidad Javeriana...

Las actividades relacionadas con el transporte en Colombia generan cerca del 33 % de las emisiones de CO<sub>2</sub>. Fotos: archivo Unimedios.

Medioambiente

febrero 13 de 2020

Carros eléctricos de carga serían viables antes de 2025

En un escenario en el que se impongan restricciones de circulación permanentes...

Planta de tratamiento de agua potable Centenario, Empopasto. Fotos: Wilson Erney España Bernal, estudiante de la Maestría en Ingeniería Eléctrica, UNAL Sede Manizales.

Economía & Organizaciones

febrero 12 de 2020

Empopasto le apuesta a la eficiencia energética

La alta dirección de esta empresa regional ha asignado recursos para formular...

Los perros participantes se sometieron a un estudio ecocardiográfico completo. Foto: Alejandra Martínez.

Salud

febrero 12 de 2020

El corazón de los perros se adaptaría a la altura

Al comparar las características de la arteria pulmonar y del ventrículo derecho...