Escudo de la República de Colombia

Desarrollo Rural

Semillas nacionales carecen de reconocimiento

Aunque hay expansión del sistema de semillas colombiano, especialmente de las certificadas, no hay reconocimiento ni vinculación efectiva de las que producen los pequeños agricultores, que aportan un 66,3 % a la producción de alimentos del país.

Bogotá D. C., 04 de noviembre de 2015Agencia de Noticias UN-

Por ley, los agricultores tienen derecho a guardar semillas de la cosecha anterior para usarlas en una nueva siembra. Foto: Catalina Torres/Unimedios

Colombia depende de los pequeños productores para casi todo el abastecimiento interno de alimentos.

Los agricultores tienen derecho a guardar semillas de la cosecha anterior para usarlas en una nueva siembra.

El país todavía registra una alta participación de sistemas tradicionales de semillas para algunos de sus cultivos.

Las semillas de los pequeños agricultores aportan un 66,3 % a la producción de alimentos del país.

Así lo demuestra una investigación realizada en la Universidad Nacional de Colombia Sede Palmira, mediante la cual se revisaron los sistemas formal y tradicional de producción de semillas en Guatemala, Perú, Brasil y Colombia.

El sector formal produce alimentos a gran escala en extensas zonas de cultivos tecnificados y genera altos índices de productividad, se nutre con semillas certificadas y en los últimos años viene incorporando los cultivares modificados genéticamente, que se logran en los laboratorios de investigación de entidades nacionales o internacionales.

Por su parte, el sector tradicional o familiar es el de las fincas o pequeñas unidades productivas campesinas que generan diversos tipos de cultivos (pancoger), de los cuales los agricultores conservan diversas semillas autóctonas.

La evaluación se cumplió a través del trabajo de maestría “Análisis de sistemas de semillas de países en América Latina”, de la estudiante de Ciencias Biológicas en la línea de investigación de Recursos Fitogenéticos Neotropicales, Wendy Catalina Arenas.

Dicho trabajo se realizó gracias a Biodiversity International, un programa del CGIAR (Consultative Group for International Agricultural Research), alianza mundial que busca reducir la pobreza rural y aumentar la seguridad alimentaria, así como mejorar la salud y la nutrición humanas.

 

Lo mejor de la cosecha

Por Resolución 3168 de 2015 del Instituto Colombiano Agropecuario, comenta la investigadora, “los agricultores tienen derecho a guardar semillas de la cosecha anterior para usarlas en una nueva siembra, pero con algunas restricciones, como que sea para uso personal, en el mismo lote de producción y en una cantidad determinada”.

Así mismo, los agricultores del sistema formal deben asumir el compromiso con la ley, pues las empresas productoras de semillas también “actúan bajo un marco legal que regula sus actividades de producción y comercialización; además, deben tener permisos, infraestructura y, lo más importante, inversión en investigación, tecnología y desarrollo, esto implica un costo que ellos recuperan al comercializar el producto”, menciona la estudiante.

En su trabajo, ella encontró que si los agricultores reemplazaran algunas de sus semillas autóctonas por las mejoradas y certificadas, que obtienen legalmente y a costos accesibles en mercados formales, e incluso hasta subsidiadas por el Estado, se lograrían mayores impactos productivos, que a su vez contribuirían a crear un ambiente mejor y más sostenible en el campo.

No obstante, considera que desde la otra orilla, es decir, desde las entidades oficiales, además del sector privado, persiste el error de evidenciar sólo las dinámicas formales y los impactos de la piratería que afectan el sector: “hace falta el reconocimiento de los sistemas tradicionales, sus dinámicas y, sobre todo, los aportes al sistema nacional de semillas”, sostiene.

En otros países

Como ejemplo ideal de manejo integral del sistema de semillas, en el estudio adelantado por Arenas se evidencia la situación de Brasil, que se caracteriza por una producción de granos industrializada y certificada para la mayoría de cultivos; adicionalmente, se destaca la inversión en investigación, tecnología y desarrollo que facilita la Empresa Brasilera de Investigación Agrícola Embrapa.

En el país vecino también sobresale la capacitación a las agremiaciones de productores, al igual que las alianzas público–privadas para fortalecer la pequeña agricultura como estrategia de abastecimiento de alimentos a nivel nacional.

Para el caso de Guatemala, se presenta un sistema de semillas emergente caracterizado por depender especialmente de la producción y financiación del Estado; además, cuenta con programas de incentivos a la producción artesanal de alta calidad. La idea es que estas comunidades puedan suplir su propia demanda con permisos oficiales, señala el estudio.

En Perú se evidencian dos tipos de desarrollo en los sistemas de semillas: por un lado, hay un sector muy consolidado hacia la zona costera del país, donde hay mayores recursos y tierras con mejor vocación agrícola; en dicho país se cuenta con empresas productoras y un mayor uso de semillas certificadas. Por otro, la zona andina peruana presenta sistemas de semillas más tradicionales, aunque estas tierras son difíciles para la agricultura porque son valles interandinos en donde el acceso al agua es complejo y la mayoría de su población es campesina indígena, con pocos recursos para potenciar sus cultivos.

Así mismo, los índices de uso de semilla certificada en Perú son muy bajos, pero en general los agricultores siguen prácticas culturales adecuadas para obtener sus propios granos.

Entre tanto, Colombia cuenta con un sistema de semillas en estado de expansión que se caracteriza por mayor inversión en desarrollo, tecnología e innovación, aumento de uso de granos certificados y mayor participación de empresas semilleras.

Sin embargo, el país todavía registra una alta participación de sistemas tradicionales de semillas para algunos de sus cultivos, de ahí que dependa de los pequeños productores para casi todo el abastecimiento interno de alimentos.

La propuesta de Wendy Arenas radica en establecer un sistema de semillas a partir de relaciones entre los actores sociales (agricultor, consumidor, empresas, Estado, gobierno, Academia, etc.) para hacer que los ciclos de producción sean rentables, productivos y exitosos; tal sistema permite un acompañamiento al agricultor en decisiones cruciales como qué y cuándo sembrar, con quién comercializar las semillas y para qué cliente.

En este sentido, plantea la necesidad de orientar a los agricultores y consumidores para que no vean el mercado importado por multinacionales como un “terror del sistema”, sino que comprendan que éste incorpora tecnología innovadora para mejorar rendimientos y productividad en el campo, lo cual tiene un costo que se refleja en los precios finales.

Según el ICA, el 85 % de la semilla certificada que se comercializa en Colombia es nacional y solo el 15 %, que se concentra en algodón y maíz, son extranjeras.

Para el desarrollo de su proyecto, la alumna de la U.N. Sede Palmira implementó una encuesta dirigida a tres tipos de actores de los sistemas: quienes toman decisiones, empresas de semillas con énfasis en comercialización y agricultores.


Versión en inglés en:
http://agenciadenoticias.unal.edu.co/detalle/article/colombian-native-seeds-lack-certification.html

(Por: Fin/HAA/dmh/CA
)
N.° 610

Otras noticias

Plantas de aguacate Hass en tratamiento de crecimiento con microorganismos. Fotos: cortesía Aníbal López.

Desarrollo Rural

junio 02 de 2020

Tres microorganismos mejoran crecimiento de aguacate Hass

A partir de dos hongos y una bacteria se desarrollaron 16 tratamientos para...

Los textos universitarios trascienden la escritura instructiva y se hacen cada vez más atractivos incluso para el mercado. Foto: archivo Unimedios.

Educación

junio 02 de 2020

Circulación y lectura, grandes retos de editoriales académicas

“Se dice que cada tres minutos se produce un libro universitario –digital o...

Política & Sociedad

junio 02 de 2020

La paz en Putumayo se diluye por muertes de líderes sociales

La ventana de oportunidad que abrió el Acuerdo de Paz en Putumayo se cierra,...

Portada inspirada en Gabinete de Curiosidades del siglo XVI.  Foto: cortesía.

Artes & Culturas

junio 02 de 2020

Ego-documentos y otras fuentes que nutren al historiador

Las fuentes, esa materia prima de la investigación del historiador, ofrecen un...

Ecógrafo Mindray Mobile Trolley UMT-200. Daniel Alberto Chávez Verbel, magíster en Matemática Aplicada, UNAL Sede Manizales.

Ciencia & Tecnología

junio 02 de 2020

Banco de imágenes ayuda a diagnosticar lesiones en tendones

Un completo banco de imágenes virtuales de tendones –con o sin alteraciones–...

En el Laboratorio Genómico One Health de UNAL Medellín se procesaron las pruebas de COVID-19 remitidas desde Tumaco.

Salud

junio 01 de 2020

Laboratorio de la UNAL procesa pruebas de COVID-19 de Tumaco

Atendiendo el llamado de la Vicepresidencia de la República y del Instituto...

El astro solar emite vibraciones que han sido traducidas en sonidos. 2. El viento solar es imperceptible en la Tierra y solo ha sido posible traducirlo a partir de la sonda Sun Parker. Fotos: archivo Unimedios.

Ciencia & Tecnología

junio 01 de 2020

Sonidos del Sol aportan al estudio de su interior

Con base en la heliosismología –estudio de las oscilaciones que se producen en...

Las poblaciones retornadas tras ser víctimas de desplazamiento forzado han sufrido cambios en sus proyectos de vida, su relación con el lugar abandonado, con sus semejantes y con sus familias. Fotos: Alejandro Mejía.

Política & Sociedad

junio 01 de 2020

Retorno en el Tolima altera vida de comunidades

Los cambios que ha sufrido la población desplazada en proceso de retorno y...

La Certificación de Calidad entregada por Bureau Veritas S. A. muestra el empeño de la comunidad universitaria por mantener los más altos estándares de calidad.

Educación

junio 01 de 2020

Bureau Veritas certifica en calidad a la UNAL

Después de un exhaustivo proceso, en el que participaron de una manera decidida...

La capital colombiana es considerada la Atenas de Latinoamérica. Foto: Brandon Pinto.

Ciudad & Territorio

junio 01 de 2020

Bogotá, todavía lejos de ser una capital moderna

El sueño de una metrópoli que le haga honor a la denominación de “Atenas...