Escudo de la República de Colombia

Ciencia & Tecnología

Arepa y yogur funcionales contra la desnutrición

La identificación de los productos de consumo masivo, especialmente aquellos que tienen una aceptación generalizada en todos los estratos sociales, es el punto de partida para que sean alimentos nutritivos.

Bogotá D. C., 27 de abril de 2016Agencia de Noticias UN-

El valor calórico de los alimentos debe estar cubierto por lo menos el 15 % de proteína.

La Cámara de Comercio de Bogotá, a través del área de fortalecimiento empresarial, apoya proyectos del Corredor Tecnológico.

Estas proteínas deben ser de alto valor biológico, es decir buscar alternativas de combinaciones entre mezclas de perfil vegetal y animal.

El mercado de alimentos funcionales en los Estados Unidos mueve al año cerca de 200 billones de dólares.

El vínculo universidad-empresa es clave para crear redes de investigación que identifiquen ingredientes con usos funcionales, explica el profesor Luis Gutiérrez.

Según esta concepción, productos como la arepa o de origen lácteo como el yogur deben estar dentro de ese surtido de alimentos para otorgar mejores propiedades y contrarrestar la desnutrición.

Así trascendió durante un encuentro de empresarios e investigadores de la Universidad Nacional, dentro del proyecto Corredor Tecnológico Agroindustrial, que plante la generación de alimentos funcionales para beneficio de niños y madres gestantes.

En este sentido, los más de 4.000 niños y niñas colombianos fallecidos en los últimos ocho años en Colombia a causa de enfermedades asociadas a desnutrición, que en el país alcanza el 12 %, da pie para crear medidas que vayan más allá de los programas de alimentación asistida.

Solo en el caso de las madres gestantes en condiciones de vulnerabilidad, se han detectado deficiencias en hierro, ácido fólico y zinc, explica la nutricionista y dietista Elpidia Poveda, docente en fisiología nutricional de la Universidad Nacional de Colombia.

En términos generales, los alimentos funcionales son los que, además de aportar nutrientes al consumidor, proporcionan efectos biológicos al organismo (reducir niveles de colesterol, aumentan el sistema inmune, ayuda al peristaltismo intestinal), y que suelen traducirse en bienestar psíquico por las manifestaciones físicas.

Dada su condición geográfica, Colombia debe apostarle a las adiciones vegetales en productos, que son matriz nutricional y de consumo masivo.

La cuestión es que “los vegetales cuentan con importantes contenidos de micronutrientes, con características funcionales (compuestos antioxidantes, ácidos grasos esenciales, fitosteroles), que de incorporarlos a una matriz láctea puede tener importantes beneficios”, explica Luis Felipe Gutiérrez, ingeniero químico y docente de la U.N. con estudios posgraduales en Ingeniería de Alimentos en Brasil y Canadá.

En el caso de los cárnicos, existen en Colombia básicamente dos formas de funcionalizarlos, reducirlos en sodio o en grasa, cuyas saturaciones son asociadas a mala salud y enfermedades cardiovasculares.

Para tal efecto, la apuesta tecnológica debe propender por el cambio de conservantes y antioxidantes químicos por naturales, como pueden ser los extractos a base de cáscaras de tomate de árbol amarillo.

Si se logra modificar la formulación de un producto de consumo masivo en todos los estratos sociales, como la arepa, “mediante la adición de ingredientes funcionales, podría impactar positivamente en la salud de muchos consumidores”, afirma el profesor del Instituto de Ciencia y Tecnología de Alimentos de la U.N.

Según el experto, las empresas no tienen porqué centrarse en los nichos de estrato cuatro en adelante, sino pensar en alimentos de consumo masivo para generar mejores impactos entre la población vulnerable.

Una tendencia creciente en otras latitudes es hacer mezclas de jugos de frutas con hortalizas. Sin embargo, para que estas bebidas puedan llegar a los menos favorecidos debe crearse una plataforma tecnológica que permita una ultrapasteurización (tecnología UHT) y conservación sin necesidad de refrigeración.

El mercado funcional más grande del mundo es el japonés. Este país, que desde 1990 y hasta finales de la década pasada produjo cerca de 5.500 alimentos funcionales, dispara la región asiática con un 42 %; seguido por el mercado europeo, 30 % y, en tercer lugar, Estados Unidos y Canadá, con un 15 %. En América Latina, el porcentaje de participación de este mercado llega solo al 9 %.

(Por: Fin/HEVC/MLA/APBL
)
N.° 607

Otras noticias

Una de las causas de abandono empresarial en Colombia se asocia con problemas para identificar el nicho de mercado.

Economía & Organizaciones

agosto 13 de 2020

Éxito de los emprendimientos depende del nicho de mercado

Una investigación reveló que muchos de los proyectos que surgen de estudiantes...

Educación

agosto 13 de 2020

Comunicado No. 20 de 2020 de la Rectoría

Auditoría para que la DIAN realice el cobro coactivo de recursos de la...

Los invitados al ciclo “Realidades y retos de los escenarios de reincorporación” aseguran que hablar de educación con las IES es un ejercicio de transformación. Fotos: Unimedios.

Política & Sociedad

agosto 13 de 2020

Educación y sustento económico, pasos firmes para la reincorporación

Seguridad, educación y actividades productivas son clave para para que los...

William Ariel Sarache Castro, docente de la UNAL Sede Manizales. Fotos: grupo de investigación en Innovación y Desarrollo Tecnológico - UNAL Sede Manizales.

Ciencia & Tecnología

agosto 13 de 2020

Modelo determinaría dónde instalar plantas de biocombustibles

Esta metodología será una guía para tomar decisiones de localización de las...

Los modelos permiten el flujo constante del agua para optimizar su uso y evitar desperdicios en un territorio donde escasea. Foto: grupo Jouktai.

Desarrollo Rural

agosto 13 de 2020

Cultivos aeropónicos mejorarían nutrición en La Guajira

Por medio de un prototipo aeropónico se disminuiría el consumo de agua hasta en...

El programa, originalmente presencial, tuvo que reinventarse a causa de la cuarentena por la pandemia.

Salud

agosto 13 de 2020

“Cuidando a los cuidadores” se crece en las redes sociales

A raíz de la pandemia, la Facultad de Enfermería de la Universidad Nacional de...

La investigación se llevó a cabo en seis fincas de Santa Rosa de Tapias, en Guacarí (Valle del Cauca). Fotos: Carlos Madriñán.

Desarrollo Rural

agosto 13 de 2020

Variedad de cultivos protege biodiversidad de fincas

Los agricultores que tienen variedad vegetal en sus fincas generan más...

Uso correcto y distancia del computador. Foto: presentación doctor Ávila.

Salud

agosto 12 de 2020

Luz natural y menos uso del computador protegen salud ocular

Limitar los tiempos de uso del computador, aplicar la regla 20-20-20 y...

La charla sobre fuerza interior forma parte del ciclo de conferencias organizado por la UNAL Sedes Palmira y Medellín. Fotos: archivo Unimedios.

Salud

agosto 12 de 2020

Universitarios frente al reto de la presión por la pandemia

Los jóvenes y los universitarios son quienes más necesitan recurrir a la...

La arquitectura doméstica de Manizales en los años 50 y 60 se considera como un híbrido entre la tradicional casa cafetera y las nuevas formas de habitar. Fotos: Sebastián Bayona - UNAL Sede Manizales.

Ciudad & Territorio

agosto 12 de 2020

Viviendas de Manizales se transformaron en los años 50 y 60

En esta ciudad la arquitectura doméstica se considera como un híbrido entre la...