Escudo de la República de Colombia

Política & Sociedad

Reclusos y autoridades construyeron comunidad en Gorgona

Aunque no era explícito en las leyes, las dinámicas diarias indican que la comunidad se dividía en dos grupos: los condenados y quienes estaban libres: autoridades y empleados.

Medellín, 27 de junio de 2018Agencia de Noticias UN-

La Isla Prisión Gorgona tenía capacidad para 960 prisioneros. Foto tomada de: bit.ly/2JHkXeH

Durante su funcionamiento, la prisión recibió principalmente a condenados a 12 años o más por homicidio. Foto: cortesía Silvia Luz Gutiérrez Sánchez.

La prisión se situó en la Isla Gorgona, en el Pacífico colombiano. Foto tomada de: bit.ly/2MrlFhZ

La investigación tuvo en cuenta fuentes documentales, testimoniales y archivos privados. Foto: cortesía Silvia Luz Gutiérrez Gómez.

Como parte de la investigación también se elaboró el organigrama de la prisión. Foto: cortesía Silvia Luz Gutiérrez Sánchez.

Silvia Luz Gutiérrez Gómez, estudiante de la Maestría en Historia de la U.N. Sede Medellín. Foto: Unimedios

Así lo afirma la estudiante Silvia Luz Gutiérrez Sánchez, de la Maestría en Historia de la Universidad Nacional de Colombia (U.N.) Sede Medellín, quien analizó el funcionamiento de la Isla Prisión Gorgona desde sus inicios hasta su clausura.

La investigación estableció que tanto reclusos como empleados civiles y policías tuvieron que adaptarse a un nuevo entorno entre 1960 y 1984, cuando funcionó la prisión, asociada con tres momentos relacionados con contextos históricos del país como la violencia bipartidista y el surgimiento del Frente Nacional.

“La cotidianidad de los empleados consistía en un símil de lo que podía ser su vida en el continente: tenían una casa que podían habitar con sus familias, cumplían horarios y se desplazaban hacia un sitio de trabajo. Sin embargo tenían ciertas limitaciones como salir o entrar de la Isla a su antojo, para lo cual era necesario un permiso especial, que de alguna manera limitaba su condición de personas libres”, recuerda la estudiante Gutiérrez.

“En cuanto a los presos, también había una división clara: aquellos especiales, que tenían la posibilidad de sentirse como hombres libres y construir espacios autónomos, y los que no podían hacerlo”, agrega.

La Isla Prisión Gorgona se administraba bajo tres tipos de poderes: el orden, la vigilancia y la rehabilitación, de lo que se encargaron el director, el administrador, los profesores, el capellán y el médico.

Espacios flexibles

Las relaciones entre los grupos sociales que habitaron la Isla estuvieron asociadas al contexto normativo regulador, por formas de violencia y de vigilancia. Sin embargo, “la norma era burlada permanentemente, lo que garantizaba que los espacios de libertad fueran flexibles; por ello, la calidad de ‘libre’ o de ‘preso’ se desdibujaba”, expone la investigadora.

El sitio también era un tipo de colonia agrícola penal, caso particular ya que solo se dejaron condenados en segunda instancia a 12 o más años por homicidio y su vigilancia estaba a cargo de la Policía Nacional.

Respecto a otros resultados, la investigación halló dos censos educativos, que “al compararse dan cuenta de la disminución en índices de analfabetismo de los reclusos y coincide con la reducción de indicadores de analfabetismo nacionales, que para el final de los años setenta se estimaban en 15 %”, asegura la estudiante de maestría.

Atada al contexto nacional

La investigación establece que la Isla Prisión Gorgona representó algo más complejo que privar de la libertad a los condenados mediante el destierro, pues también tuvo que ver con el contexto nacional de entonces: la nación que concibió la prisión es precisamente la que inició el Frente Nacional, bajo el liderazgo del presidente liberal Alberto Lleras Camargo.

En agosto de 1977 se presentó el proyecto de Ley 28 que proponía el cierre oficial, pero quienes se opusieron argumentaban que el espacio era necesario para recluir miembros de grupos insurgentes que empezaban a conformarse como las FARC, el ELN y el M-19.

También se creó el Decreto Legislativo 18 del 7 de febrero de 1979, por medio del cual Gorgona recibió presos por subversión y delitos asociados con el narcotráfico, y en 1984 el Decreto 1695 permitió el envío de condenados por secuestro y extorsión. Finalmente, otro decreto de 1985 la clausuró.

El estudio empleó fuentes documentales del Archivo General de la Nación y del Juzgado de Guapi (Cauca), el cual no se había utilizado antes en investigación; ediciones del Diario Oficial publicadas entre 1958 y 1985, documentos privados de la familia D'Croz, del capellán Isaac Bello Sánchez; escritos del primero de los 19 directores que tuvo Gorgona como isla prisión y artículos de la prensa nacional.

Además, la investigadora realizó 26 entrevistas a personas que tuvieron relación directa con la Isla, quienes permitieron conocer detalles de la vida cotidiana.

El estudio construye con varias fuentes la historia de la única isla prisión que ha tenido Colombia. Además cuenta qué pasaba allí antes de ser prisión, lo cual es otro aporte importante, pues es un fragmento de la historia no explorado desde la disciplina”, concluye la investigadora.

(Por: Fin/KAGG/MLA/LOF
)
N.° 821

Otras noticias

Los sistemas que resultaron más sostenibles social, ambiental y económicamente fueron la ganadería en confinamiento y la semiintensiva.

Medioambiente

julio 19 de 2018

Ganadería extensiva es la menos sostenible

Frente a otros sistemas de producción bovina, esta modalidad genera una mayor...

Plantas piloto de viviendas. De izquierda a derecha: cubiertas verdes con durante y verdolaga, y cubierta de concreto. Foto: Jose Ignacio de Pombo.

Medioambiente

julio 19 de 2018

Techos verdes bajan la temperatura en clima tropical

Implementar cubiertas con plantas para las viviendas ubicadas en un clima...

Los panes de harina de ahuyama son una alternativa para aprovechar los nutrientes de la hortaliza. Fotos: Unimedios.

Ciencia & Tecnología

julio 19 de 2018

Harina de ahuyama le aporta nutrientes al pan

Con 450,6 gramos (g) de harina de trigo, 70,4 g de harina de ahuyama, 7,33 g de...

Artes & Culturas

julio 19 de 2018

Documentales para hacer memoria

Hasta el 5 de agosto, los visitantes del Claustro de San Agustín de la...

Mapaná, taya X, cuatro narices Bothrops asper. Foto: cortesía INS.

Salud

julio 19 de 2018

Veneno de una misma especie de serpientes varía según su hábitat

El contenido de proteínas en venenos de las serpientes de la familia Viperidae,...

Con la investigación se busca aportar insumos para el control biológico de patógenos asociados a los cultivos de ají y pimentón. Foto: Ángela Liliana Rivera.

Desarrollo Rural

julio 19 de 2018

Bacterias controlarían enfermedades en cultivos de ají y pimentón

Algunos aislamientos de bacterias de los géneros Bacillus y Pseudomonas podrían...

Artistas como Jhonblack hacen parte de la plataforma <i>Así Suena Risaralda.</i>

Economía & Organizaciones

julio 19 de 2018

Así Suena Colombia se reinventa como modelo de negocio

Mayor visibilización de los artistas y su formación en temas complementarios...

En Colombia el grano de cacao se emplea para obtener productos como chocolate y manteca de cacao. Foto: Archivo particular

Desarrollo Rural

julio 19 de 2018

Jabones, mermeladas o mascarillas a partir de residuos del cacao

Del cacao se puede hacer mucho más que chocolate y manteca. La cascarilla, los...

Parque Nacional Natural El Cocuy, área estudiada por la investigadora. Foto: Paola Triviño

Medioambiente

julio 19 de 2018

Minería pone en riesgo hábitat de mariposas en páramos

Al afectar el suelo y toda la capa vegetal de estas zonas, la minería legal e...

Los nuevos integrantes del Senado y la Cámara de Representantes tendrán entre sus principales retos la consolidación de la paz. Foto: Santiago Rodríguez / Unimedios.

Política & Sociedad

julio 18 de 2018

Miembros del partido Farc se gradúan en técnica legislativa y acción parlamentaria

Ochenta integrantes de la Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común (Farc)...