Escudo de la República de Colombia

Salud

Receptores de órganos también entran en lista de espera para medicamentos

La baja tasa de donación de órganos y el alto costo de medicamentos, entre otros, son factores que han llevado a la muerte a personas que se encuentran tanto en listas de espera como fuera de ellas.

Bogotá D. C., 07 de enero de 2014Agencia de Noticias UN-

La escasez de recursos en la red pública tiene a los hospitales más cerca de cerrar que de crear estos servicios esenciales. - Unimedios

Una de las principales causas de esta problemática es la baja donación. Por ejemplo, Bogotá presenta una tasa de solo ocho donantes por cada millón de habitantes.

Colombia tiene cerca de 25 mil pacientes con insuficiencia renal crónica y solo alrededor de 1.419 se encuentran en lista de espera para trasplante.

Quienes logran el procedimiento deben mantener una lucha continua con las EPS para el suministro de fármacos.

La regulación de los precios de los medicamentos por medio de la Superintendencia y un control tarifario para poner un techo son prioritarios.

El tratamiento con inmunosupresores, que es de por vida para evitar el rechazo del órgano, cuesta mínimo cinco millones de pesos mensuales, una suma imposible para la gran mayoría de colombianos.

Las estadísticas de pacientes que mueren sin haber logrado siquiera entrar en la lista de espera oficial, hoy alcanzan las tres mil personas en busca de trasplantes de órganos y tejidos en el país. 

En Colombia, estos procedimientos son realizados principalmente en clínicas privadas, debido a que el sector público no posee la cobertura ni la infraestructura necesaria para enfrentar esta problemática. La escasez de recursos en la red pública tiene a los hospitales más cerca de cerrar que de crear estos servicios esenciales. 

Pocos para tantos 

En la actualidad, es difícil calcular la cantidad de personas que no están diagnosticadas; además, no todas las que logran tener el diagnóstico pueden ingresar en las listas de espera, y muchas de las que están en ellas, no tienen acceso a los tratamientos. 

Una de las principales causas de esta problemática es la baja donación. Por ejemplo, Bogotá presenta una tasa de solo ocho donantes por cada millón de habitantes. No obstante, en Colombia es baja la cantidad de personas que se encuentran en listas de espera en comparación con otros países. 

Así, mientras en España son 800 los pacientes enlistados para recibir un hígado, en Colombia solo hay 70. Esa misma relación se mantiene frente a quienes necesitan un corazón: 200 a 31. Por supuesto, esto no significa que aquí falten personas que requieran órganos; simplemente, el deficiente sistema de salud excluye a la gran mayoría. 

El Instituto Nacional de Salud también muestra cifras que hablan de la complejidad de esta realidad. En el primer semestre de 2013 hubo una disminución de trasplantes del 16% frente al mismo periodo del 2012. 

En términos de trasplantes, en 2012 se llevaron a cabo 570 procedimientos (unos 24,5 por millón de habitantes), mientras en el 2013, en los mismos meses, fueron 479 (20,3 casos por millón). En España, un país con similar cantidad de población que Colombia, esta cifra está en 34,1. 

Trabas burocráticas 

Quienes por fin logran adquirir un órgano tampoco la tienen fácil. Otra barrera es el acceso, debido a que el Estado colombiano no cubre todo el proceso clínico que implica un trasplante, por lo que la única salida para los enfermos es la acción de tutela. 

Para Adriana Segura, médica y asesora de la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional de Colombia en Bogotá, con amplia experiencia en la coordinación de donación y trasplantes, el sistema actual no toma con seriedad la responsabilidad del manejo de pacientes de alto costo. 

La mayor restricción, dice, es la inexistencia de un hospital público que realice estos procedimientos y atienda a un amplio sector de población vulnerable. Según la experta, los que funcionan en la actualidad no tienen capacidad administrativa, financiera ni organizacional para asumir esta tarea. 

“El trasplante es un procedimiento caro que requiere manejo de por vida, y el sistema de salud no cuenta con esa plataforma de atención. Adicionalmente, las EPS limitan la cantidad de trasplantes que se hacen al mes, pues no se encuentran en la capacidad de solventar todas las intervenciones requeridas. Esta es una barrera adicional para los pacientes en lista de espera”, asegura la profesional. 

Como si fuera poco, quienes logran el procedimiento deben mantener una lucha continua con las EPS para el suministro de fármacos. Esta dificultad ha llevado a que se establezcan redes de apoyo para compartir, prestar o vender la droga requerida. 

La experta asegura que el tratamiento con inmunosupresores, que es de por vida para evitar el rechazo del órgano, cuesta mínimo cinco millones de pesos mensuales, una suma imposible para la gran mayoría de colombianos. 

La doctora Segura enfatiza: “El Estado tiene que responder con gallardía a lo que hacen sus donantes y receptores, los pacientes merecen buenas condiciones. No se puede trasplantar un paciente y dejarlo a la deriva enfrentado a la EPS”. 

A esto se suma que el precio de los medicamentos en Colombia es más alto que en los países vecinos. Además, la relación industria farmacéutica-médicos es un factor que también agudiza la crisis con el conflicto de intereses que despliega. 

El médico Einer Lozano Márquez, director de la Línea de Trasplantes de la U.N., resalta que es importante crear hospitales de excelencia para procedimientos de trasplante. Para ello, se debe contar con grupos de investigación de alta calidad, espacios apropiados para las intervenciones y un personal médico que haga seguimiento a los pacientes. 

“Cada trasplante es un tesoro que se regala, son años de vida que se le brindan a alguien, a quien hay que cuidar siempre; esto no puede cambiar por un gobierno y políticas de turno”, afirma Lozano. 

Por otro lado, este médico, experto en trasplante renal, desmitifica el rumor de que son los estratos 1 y 2 los que ponen los donantes y los 5 y 6 quienes se trasplantan. Lo que sí es cierto es que el 68% de quienes están en lista de espera son de estratos 1 y 2, debido a que carecen de acceso a la medicina preventiva. 

En Colombia, el tráfico de órganos y tejidos está contemplado como delito en la Ley 73 de 1988 y el Decreto 2493 de 2004. Lozano enfatiza que los coordinadores operativos de las áreas de cuidados intensivos de los hospitales deberían tener mayor capacitación frente al tema y ser capaces de identificar a los potenciales donantes y sensibilizar a las familias para que concedan los órganos de sus seres queridos. 

Estos se pueden obtener de dos formas: de pacientes con muerte cerebral y de donantes vivos de quienes se obtienen riñones, hígado o porciones de páncreas. 

Colombia tiene cerca de 25 mil pacientes con insuficiencia renal crónica (diálisis peritoneal o hemodiálisis, que brinda el 15% de la función de un órgano) y solo alrededor de 1.419 se encuentran en lista de espera para trasplante. Cada semana muere uno sin lograrlo, otros tienen que esperar hasta siete años. 

Hay que mejorar  las políticas 

Jorge Ernesto García, director de la Fundación Retorno Vital, que agrupa a personas con enfermedades renales, asegura que han recibido en los últimos tres meses 700 denuncias por interrupciones en los tratamientos que llevan a cabo entidades como Saludcoop, Humana Vivir (en liquidación) y Caprecom, cifra que aumenta a 1.400 al sumar todas las entidades prestadoras de salud del país. 

También destaca, que el 40% de los medicamentos inmunosupresores están cubiertos por el Plan Obligatorio de Salud (POS). Un ejercicio realizado por esta Fundación concluyó que los retrasos y las barreras de acceso creadas por las EPS (demoras en las autorizaciones, entregas y trámites administrativos) hacen que los pacientes reciban medicamentos solo para 5 meses y 24 días al año, aproximadamente. 

Entretanto, Olga Lucía Caicedo, subdirectora del Hemocentro Distrital de Bogotá, indica que es fundamental que la red pública abra servicios de trasplante que brinden una mayor atención y permitan la disminución de pacientes en listas de espera. 

“Es necesario que el Ministerio de Salud y Protección Social aumente los recursos; a la par, es urgente una política clara en el tema de donación de órganos y tejidos que incluya al sector público. Para esto, hay que reformar normas del Decreto 2493 de 2004 y la Resolución 5108 de 2005, que no avanzan al ritmo de la ciencia y la tecnología en esa área”, afirma Caicedo. 

Los expertos consultados coinciden en que, asimismo, es prioritaria la regulación de los precios de los medicamentos por medio de la superintendencia, así como un control tarifario para poner un techo, pues esto es lo que más afecta a los trasplantados. 

Lea el artículo completo en UN Periódico n.º 172 http://www.unperiodico.unal.edu.co/dper/article/medicamentos-otra-lista-de-espera-para-receptores-de-organos.html.

(Por: Fin/VMH/GAC/sup
)
N.° 917

Otras noticias

Para afrontar situaciones de estrés se debe dar una interacción entre los recursos, la red de apoyo y la situación detonante del estrés. Fotos: archivo Unimedios.

Salud

agosto 06 de 2020

Pandemia exige aprender a afrontar el estrés

Los diversos tipos de afrontamiento se centran en las emociones –llorar,...

Educación

agosto 06 de 2020

Comunicado No. 19 de 2020 de la Rectoría

El Consejo Superior Universitario (CSU) de la Universidad Nacional de Colombia,...

Según el autor de la tesis, en Colombia menos del 1 % de las micro, pequeñas y medianas empresas (mipymes) crecen alguna vez.

Economía & Organizaciones

agosto 06 de 2020

Software incentivaría formalización de mipymes

El programa, basado en la estructura de costos que usan las grandes empresas o...

Más que aumentar el número de doctores en Colombia, se deben contemplar las herramientas y espacios adecuados para su educación. Fotos: Unimedios.

Educación

agosto 05 de 2020

Doctorados deben estar en manos de instituciones idóneas

Pese a que los rectores de universidades públicas habían considerado...

Educación

agosto 05 de 2020

Carta abierta al señor Presidente de la República de Colombia, Doctor Iván Duque Márquez

Los miembros de los Consejos, Superior Universitario y Consejo Académico de la...

Los hongos aprovechan residuos, generando una producción circular. Foto: Diana González.

Desarrollo Rural

agosto 05 de 2020

Emprendimiento agroecológico cultiva hongos y hortalizas

Desde Science, Plants and Phungi (SPP) –ciencia, plantas y hongos– un...

La investigación busca aprovechar este residuo cítrico para reemplazar los colorantes artificiales en productos horneados.

Ciencia & Tecnología

agosto 05 de 2020

Pigmentos de la mandarina le pondrían color a los panes

Los carotenoides (pigmentos) de la cáscara de la mandarina presentan un alto...

El Proyecto de Teleocupación busca ser un apoyo para quienes trabajan desde sus casas. Fotos: archivo Unimedios.

Salud

agosto 05 de 2020

Teleocupación, otra opción de apoyo por la pandemia

Debido a la crisis sanitaria que desató el nuevo coronavirus, la teleocupación...

El campus de la UNAL en Bogotá se inauguró en 1938. Fotos: archivo Unimedios.

Educación

agosto 05 de 2020

Ciudad Universitaria: la vigencia de un proyecto moderno

Por el brote del SARS-CoV-2, el octogésimo segundo cumpleaños de la apertura a...

El aumento de la productividad en Colombia se lograría con el aumento de la conectividad en todo su territorio.

Ciencia & Tecnología

agosto 05 de 2020

Conectividad en las regiones aumentaría productividad del país

“Colombia tiene que habilitar la conectividad de alta velocidad en todo su...