Escudo de la República de Colombia

Política & Sociedad

Protección infantil en Bogotá, un castigo para las madres y familias pobres

En las instituciones o centros de protección infantil se les ofrece a los niños atención y buenas instalaciones; sin embargo cuando son retirados de sus familias, muchos sienten el internamiento como un castigo para ellos y sus familias.

Bogotá D. C., 10 de noviembre de 2017Agencia de Noticias UN-

La investigación se realizó con familias del sur de Bogotá. Fotos: Ovidio González.

A las familias pobres se les considera como culpables de su situación.

Los niños perciben el internamiento como un castigo para ellos y sus familias.

El Estado debería garantizar condiciones dignas para familias de bajos recursos.

Los niños son alejados de sus hogares por condiciones de precariedad.

Esta fue una de las conclusiones de la investigación doctoral realizada por Clara Carreño, doctora en Antropología de la Universidad Nacional de Colombia (U.N.), quien explica que la institucionalización es una medida legal a la que agentes del Estado colombiano recurren cuando consideran que los derechos de un niño están en riesgo.

No obstante este proceso legal acentúa el control y la vigilancia sobre las madres, especialmente, para exigirles condiciones ideales para sus hijos, pese a su precariedad económica y a la exclusión que viven.

La investigación –dirigida por la profesora Marta Zambrano– indagó por los distintos significados que le atribuyen a la protección infantil institucional todos los actores involucrados: agentes del Estado, madres, familias y niños.

Con este fin, entre 2012 y 2014 se realizó un trabajo etnográfico en un centro de protección infantil de Bogotá, con organizaciones y familias de los barrios Caracolí y Mirador (localidad de Ciudad Bolívar), El Socorro (Kennedy) y Granjas de San Pablo (Rafael Uribe Uribe). El estudio incluyó revisión documental, observaciones, entrevistas y otras metodologías cualitativas.

Allí se encontraron situaciones paradójicas que viven los niños cuando están internados en estos centros, como por ejemplo la satisfacción temporal de las necesidades como alimentación, vivienda, acompañamiento pedagógico y recreación, pero por otro lado perciben como un castigo las rutinas, los horarios y las restricciones, y ven el centro como una cárcel, por lo que esperan volver con sus madres y familias.

Según explica la doctora Carreño, “retirando los niños del lado de sus familias, y vigilando a las madres –en especial–, el Estado pretende restablecer los derechos que no ha sido capaz de garantizar de forma integral para toda la población”.

“Esta hipervigilancia estatal es especialmente vivida por las familias del sur de la ciudad, aquellas que viven la crudeza del desempleo, la ausencia de oportunidades, la reducción de sus ingresos económicos... en suma, el sufrimiento de la desigualdad”, confirma la doctora Carreño.

En la investigación, las madres aparecen como los actores familiares que más disputan el internamiento de sus hijos con las instituciones del Estado. Muchas veces ellas solas hacen todo lo posible para que sus hijos regresen. Así, cumplen con los documentos y certificados que les exigen, e incluso cambian (o fingen cambiar) situaciones de su vida privada.

Esto demuestra que en la ciudad las madres son las responsables definitivas del cuidado infantil, y terminan siendo las reales garantes de los derechos de los niños. Lo anterior a pesar del principio de corresponsabilidad que la Ley 1098 de 2006 (Código de Infancia y Adolescencia) le exige al Estado, a la sociedad, y por extensión a los sectores productivos.

“El Estado actual no actúa para crear condiciones que reparen y dignifiquen la vida de las familias más empobrecidas. Esto porque el modelo neoliberal lo ha trasformado para que se dedique a controlarlas y vigilarlas, ya que considera la pobreza como el resultado de precarios esfuerzos individuales, ocultando la responsabilidad de un modelo económico que nos ha empobrecido y ha acentuado la desigualdad”, añadió la investigadora Carreño.

En el estudio también se encontró que los niños entienden la situación de manera implícita: “conocen que el Estado vigila principalmente a las madres cabeza de familia, a las que tienen hijos de distintos padres, a las que trabajan en largas jornadas con poco apoyo social y familiar, las que viven en los barrios pobres”, comenta la experta.

De esta manera, pese a que el Código de Infancia y Adolescencia reconoce a los niños como sujetos de derechos, cuando están internados o protegidos en los centros, su agencia se limita y se restringe su protagonismo.

(Por: fin/VC/dmh/LOF
)
N.° 779

Otras noticias

El renovado Consultorio Jurídico y Centro de Conciliación Jaime Pardo Leal atenderá a personas de los sectores menos favorecidos del país.

Educación

abril 25 de 2018

La U.N. reinaugura Consultorio Jurídico

Las nuevas instalaciones del Consultorio Jurídico y Centro de Conciliación...

Los bancos siguen mostrando altos niveles de exclusión financiera, según estudio de la docente Gloria Isabel Rodríguez Lozano, de la FCE UN.

Economía & Organizaciones

abril 25 de 2018

Bancos siguen siendo excluyentes

Los bancos colombianos no han mejorado de manera sustancial su eficiencia...

Estudiantes de la U.N. Sede Orinoquia en salida de campo en Tame. Fotos: cortesía Evelyn María Gómez Tapia.

Educación

abril 25 de 2018

Salidas académicas conectan a estudiantes con realidad de la Orinoquia

Recorridos por ambientes acuáticos, particularmente el río Arauca y algunas...

El Acuerdo de Viernes Santo acabó con el conflicto armado entre Inglaterra e Irlanda del Norte.

Política & Sociedad

abril 25 de 2018

La paz, 20 años después del Acuerdo de Viernes Santo

Dos décadas después del pacto que acabó con el conflicto armado entre...

Microorganismos probióticos pertenecientes al grupo de bacterias ácido lácticas. Fotos: cortesía Liseth Paola Puello Caballero

Ciencia & Tecnología

abril 25 de 2018

Microorganismo hallado en las cachamas blancas tiene potencial probiótico

En el tracto gastrointestinal de estos peces se encontraron 150 bacterias, una...

<em>El olor de las almendras amargas</em> es un ensayo dirigido a todo tipo de público.

Artes & Culturas

abril 25 de 2018

La obra de Gabo en clave médico-forense

Suicidios, necropsias, exhumaciones, los olores de la muerte, homicidios...

El diseño de empaques para la mora hace que productos similares se puedan transportar y almacenar con mayor eficiencia.

Economía & Organizaciones

abril 25 de 2018

FOTOGALERÍA: Módulos y empaques le cambian la cara a las plazas de mercado

A la Plaza de Mercado de Pacho (Cundinamarca) llegó el equipo de estudiantes de...

En el grupo evaluado en el municipio de Restrepo, los árboles respondieron de manera positiva a condiciones de estrés hídrico.

Desarrollo Rural

abril 25 de 2018

Eucalipto, alternativa productiva en zonas con poca agua

Plantar esta especie de manera controlada, lejos de áreas de reserva, podría...

Las celdas solares son dispositivos que convierten la potencia solar en eléctrica. Fotos: archivo particular.

Educación

abril 25 de 2018

Celdas solares para aprender sobre energías renovables

Electricidad, energías renovables y modelos atómicos son algunos de los temas...

Educación

abril 25 de 2018

La U.N. Sede Manizales se destaca por su planta física

Así lo resaltó el profesor Ignacio Mantilla Prada, Rector de la Institución,...