Escudo de la República de Colombia

Política & Sociedad

Paramilitarismo, muchos rituales pendientes

La falta de una adecuada ritualización de salida de paramilitares no desmovilizados, o de otros miembros de organizaciones ilegales, hará muy difícil borrar los rasgos de la violencia implantados por sus grupos, con miras a alcanzar escenarios de paz.

Bogotá D. C., 27 de mayo de 2016Agencia de Noticias UN-

Antioquia tuvo por lo menos cinco centros de entrenamiento, distribuidos en San Pedro de Urabá, Puerto Berrío y San Roque.

El sociólogo David Antonio Navarro, magíster en Estudios Culturales de la U.N.

El sociólogo realizó 25 entrevistas y confrontó la información con 35 artículos de prensa escritos entre 1989 y 2005.

La ritualidad de salida debe implicar un encuentro entre los perpetradores y las víctimas.

La desmovilización de los grupos paramilitares no es suficiente para alcanzar la paz.

Así lo pone de presente el sociólogo David Antonio Navarro, magíster en Estudios Culturales de la Universidad Nacional de Colombia, quien realizó un análisis de los centros de entrenamiento paramilitar. Estos, aunque han sido referenciados desde las épocas del mercenario israelí Yair Klein, le permitieron poner al descubierto unos escenarios “burocratizados, racionalizados y modernizados” con tres fines: transformar individuos para la guerra, despojarlos de identidad y hacerlos sujetos que desconocieran los límites de la atrocidad. 

David Navarro realizó 25 entrevistas a personas desmovilizadas de los bloques Norte, Central Bolívar y Sur del Putumayo, entre las que figuran dos mujeres. Estos datos los contrastó con 35 artículos de prensa tomados de varios medios de comunicación que hablaban explícitamente de los entrenamientos, escritos entre 1989 y 2005, año en que empieza la ley de Justicia y Paz. 

Las referencias de centros de entrenamiento paramilitar dan cuenta de, por lo menos, 55 lugares en todo el país, 41 de los cuales pudo referenciar geográficamente. Sin embargo, “estos solo hacían parte de estructuras de entrenamiento para la guerra, porque también hubo para formar instructores, que eran o son distintos”, aclaró el sociólogo. 

Tras año y medio de investigación, la compilación le arrojó centros de entrenamiento en Caquetá (1), Cauca (1), Valle (1), Antioquia (5), Putumayo (4), Meta (5), Cesar (18), Cundinamarca (1), Córdoba (1) y Boyacá (4). 

Dentro de los centros paramilitares de entrenamiento, foco de análisis del sociólogo, la práctica más importante del ritual era la del descuartizamiento. Un comandante enseñaba a los “reclutas” cómo realizarlo y cómo infligir más dolor, pero sobre todo creaba narrativas que después repercutirían en masacres cometidas a lo largo y ancho del país. 

Las narrativas, cuyo fin era deshumanizar a los novicios, tenían dos vías: una, la del lenguaje; otra, la de los escenarios. Palabras como cochino (cuerpo), despresar, picar, pescuezo, cáncer, suciedad son persistentes. 

El lenguaje se convierte en componente clave, porque al interiorizar esas expresiones negativas, de un lado, los reclutas justifican sus actos, y de otro, se despojan de cualquier culpabilidad. 

Los instructores ritualizaron el ejercicio de la violencia en espacios públicos alrededor del cuerpo-víctima, esquema que luego replicaron en canchas y plazas públicas, en últimas, en el espacio abierto que congrega a la comunidad, para permitir la observación y transmitir el miedo con sus masacres. En estos mismos lugares se producía el despojo de la “vida anterior” con la imposición de los alias y el abandono de ropa (recibían el camuflado) y fotografías. 

El análisis de género reveló que las dos mujeres habían sido víctimas de violencia sexual antes de ingresar al centro de entrenamiento, “al que accedieron para cobrar venganza o huir del acto sexual que las convirtió en víctimas”, ilustró el sociólogo. 

Si bien las desmovilizaciones programadas y publicitadas son, en sí mismas, un ritual, como las ocurridas con distintos bloques paramilitares o frentes guerrilleros, estas son, sobre todo, exitosos mecanismos políticos que, sin embargo, no garantizan que combatientes rasos hayan abandonado esas interiorizaciones de la violencia contra el “enemigo”, impuestas cuando ingresaron, sostiene el siociólogo. 

De hecho, señaló que aún persisten escenarios de descuartizamiento, como las llamadas “casas de pique” en Buenaventura y, recientemente, en Barranquilla.

Según David Navarro, los rituales pendientes y adecuados de salida deberán no solo contar con la palabra como herramienta para construir la memoria, sino que, además, es necesario que la verdad histórica se pueda reconstruir a partir del contrapunteo victimario-víctima; es decir, que ambas partes puedan estar en los rituales.

(Por: Fin/HEVC/MLA/JAAH
)
N.° 817

Otras noticias

Orquesta Sinfónica del Conservatorio de Música de la UNAL, dirigida por el maestro Guerassim Voronkov.

Artes & Culturas

junio 02 de 2020

Conservatorio de la UNAL rinde homenaje a la juventud

Más de 100 músicos, entre cantantes e instrumentistas, fueron convocados por la...

La Facultad de Enfermería de la UNAL desarrolla distintas estrategias en formación y autocuidado para profesionales, estudiantes y público en general. Foto: Archivo Unimedios.

Salud

junio 02 de 2020

Enfermería forma en autocuidado y atención en UCI por la pandemia

Actualmente 315 enfermeras de diferentes zonas del país y de otros países...

Medioambiente

junio 02 de 2020

Cuidado de los animales silvestres no se detiene

Ante la emergencia sanitaria que atraviesa el país, la Unidad de Rescate y...

Plantas de aguacate Hass en tratamiento de crecimiento con microorganismos. Fotos: cortesía Aníbal López.

Desarrollo Rural

junio 02 de 2020

Tres microorganismos mejoran crecimiento de aguacate Hass

A partir de dos hongos y una bacteria se desarrollaron 16 tratamientos para...

Los textos universitarios trascienden la escritura instructiva y se hacen cada vez más atractivos incluso para el mercado. Foto: archivo Unimedios.

Educación

junio 02 de 2020

Circulación y lectura, grandes retos de editoriales académicas

“Se dice que cada tres minutos se produce un libro universitario –digital o...

Política & Sociedad

junio 02 de 2020

La paz en Putumayo se diluye por muertes de líderes sociales

La ventana de oportunidad que abrió el Acuerdo de Paz en Putumayo se cierra,...

Portada inspirada en Gabinete de Curiosidades del siglo XVI.  Foto: cortesía.

Artes & Culturas

junio 02 de 2020

Ego-documentos y otras fuentes que nutren al historiador

Las fuentes, esa materia prima de la investigación del historiador, ofrecen un...

Ecógrafo Mindray Mobile Trolley UMT-200. Daniel Alberto Chávez Verbel, magíster en Matemática Aplicada, UNAL Sede Manizales.

Ciencia & Tecnología

junio 02 de 2020

Banco de imágenes ayuda a diagnosticar lesiones en tendones

Un completo banco de imágenes virtuales de tendones –con o sin alteraciones–...

En el Laboratorio Genómico One Health de UNAL Medellín se procesaron las pruebas de COVID-19 remitidas desde Tumaco.

Salud

junio 01 de 2020

Laboratorio de la UNAL procesa pruebas de COVID-19 de Tumaco

Atendiendo el llamado de la Vicepresidencia de la República y del Instituto...

El astro solar emite vibraciones que han sido traducidas en sonidos. 2. El viento solar es imperceptible en la Tierra y solo ha sido posible traducirlo a partir de la sonda Sun Parker. Fotos: archivo Unimedios.

Ciencia & Tecnología

junio 01 de 2020

Sonidos del Sol aportan al estudio de su interior

Con base en la heliosismología –estudio de las oscilaciones que se producen en...