Escudo de la República de Colombia

Ciencia & Tecnología

Narcotráfico, una variable para ubicar minas antipersona

La siembra de estos artefactos explosivos estaría ligada al establecimiento de los corredores de coca y a la actividad del narcotráfico, según una modelación probada en Antioquia.

Bogotá D. C., 26 de febrero de 2019Agencia de Noticias UN-

En el norte de Antioquia la cantidad de minas es mayor que en el sur. Fotos: archivo particular.

En Colombia las minas antipersona provocaron 33.376 accidentes entre 1990 y 2016.

Según el estudio, las minas antipersona están sembradas muy cerca de los laboratorios de coca.

Todos los incidentes con minas antipersona se han presentado en las zonas rurales del país.

Las minas antipersona suelen estar hechas de tuercas, tornillos, vidrios y materia fecal humana y animal.

Por medio de este modelado se evidenció que la cantidad de minas en el norte del departamento es mayor que en el sur, explica la magíster en Geomántica Paula Andrea Corredor, de la Universidad Nacional de Colombia (U.N). 

El promedio de minas en el norte de Antioquia es de 24, distribuidas por el territorio con una densidad promedio de 0,03 minas por hectárea, en municipios como Caucasia, Cáceres, Tarazá y Zaragoza, entre otros. 

De 1.847.307 hectáreas que tiene la región, un promedio de 0,1 % son erradicadas de coca. Así mismo hay un laboratorio por municipio y cinco campamentos desmantelados. 

Los resultados se obtuvieron a partir de un modelado en el que se usaron variables de contexto del conflicto armado como desactivación de artefactos explosivos; destrucción de cultivos ilícitos y de laboratorios de procesamiento de coca, y cantidad de hectáreas de coca. 

Al respecto, la magíster comenta que “aunque hoy existe una amplia disponibilidad de nuevos modelos espaciales, las discrepancias entre estos y sus métodos de ajuste no permiten establecer qué tan efectivos son a la hora de explicar una variable en la realidad y cuál es conveniente usar en cada caso”. 

Entre tanto, en el sur los promedios de hectáreas de coca erradicadas, los variables laboratorios, los campamentos desmantelados, la destrucción de cultivos de coca, la desactivación de artefactos explosivos y la densidad de minas presentaron una distribución muy diferente entre ellas. 

La conclusión es que “tal vez el conflicto en el sur fue muy diferente al del norte del departamento. Es probable que la intención de los grupos al margen de la ley fuera extender las fronteras de los cultivos de coca en la parte norte, mientras que el sur era solo un corredor de paso para llevar la coca hacia otro departamento”, comenta la investigadora. 

Distintas metodologías 

Para buscar posibles relaciones de dependencia espacial entre las variables propuestas por la investigadora se probaron los modelos de índice de autocorrelación espacial y el modelo espacial autorregresivo. También se buscó la relación por medio de modelos econométricos como el de regresión de Poisson Cero Inflado y el ajuste binomial negativo cero inflado. 

La magíster explica que “el modelo de Poisson muestra un efecto significativo de las relaciones entre la regionalización del área de estudio y de las variables de contexto del conflicto”. 

Al respecto, considera que para analizar esta problemática no es suficiente el uso exclusivo de modelos espaciales, sino que se deben abordar distintas metodologías estadísticas y econométricas que permitan entender la dinámica y el contexto del sembrado de minas antipersona en la región de estudio. 

“Para construir estos modelos nos dimos cuenta de que en algunos municipios no había minas, entonces esta distribución hizo que nos decidiéramos por un modelo diferenciado que considera los espacios donde no había minas y darles valor a los espacios donde sí se tenían estos artefactos”. 

Agrega que aunque muchas de las minas de la guerrilla son hechizas, con un rango de explosión de 50 m, logran causar bastante daño, ya que están hechas de tuercas, tornillos, vidrios y materia fecal humana y animal. 

“El resultado de este trabajo de investigación es relevante dentro de la construcción de planes de desminado y la preparación para la fase de estudios no técnicos dentro de estos”, subraya. 

Desde su punto de vista, con estos resultados se puede corroborar que la mayoría de las variables que presentaron alguna relación con el conteo de minas están promovidas por la presencia de grupos armados en la zona, que las usan como arma para diferentes fines según sus necesidades. 

Aunque las minas no están ubicadas de manera aleatoria, tampoco siguen un patrón estricto que identifique a quién pertenecen, información que sería muy útil para crear patrones de siembra de minas antipersona y construir mapas de delimitación de zonas de riesgo. 

Además podría ser una herramienta indispensable a la hora de priorizar una región de desminado sobre otra, o al momento de asignar recursos y presupuestos para desarrollar programas departamentales y nacionales de desminado, destaca la investigadora. 

Cabe señalar que en Colombia las minas antipersona provocaron 33.376 accidentes entre 1990 y 2016, todos en zona rural.

(Por: Fin/DGH/MLA/LOF
)
N.° 910

Otras noticias

Según expediciones geoarqueológicas, la variscita provine de la isla Gran Roque, en Venezuela.

Artes & Culturas

diciembre 09 de 2019

Culturas prehispánicas de Colombia extraían minerales de Venezuela

Artefactos arqueológicos como figuras zoomorfas y antropomorfas o cuentas de...

Amalia Low leyó uno de los seis cuentos nuevos que conforman el segundo tomo de <em>Maguaré en La Ceiba. </em>Fotos: Ricardo González - Unimedios.

Educación

diciembre 09 de 2019

Maguaré, nuevo portal interactivo para la primera infancia

El Ministerio de Cultura y la Unidad de Medios de Comunicación (Unimedios) de...

El Archivo General de la Nación restauró Parte del acervo documental de los primeros 12 años de la UNAL.

Artes & Culturas

diciembre 09 de 2019

Archivo Nacional restaura patrimonio documental de la UNAL

Al resultar ganadora de la segunda versión de la convocatoria “Restauremos...

El Proyecto Hidroeléctrico El Quimbo entró en funcionamiento a finales de 2015. Fotos: Sebastián Plaza, Daniel Murcia y Alejandro Valencia.

Medioambiente

diciembre 09 de 2019

Emisiones de GEI en El Quimbo serían menores que las de otros embalses

La emisión de dióxido de carbono (CO2) en el embalse de la hidroeléctrica El...

Educación

diciembre 07 de 2019

Universidades: herramientas de transformación en América Latina y el Caribe

“Las universidades y este congreso pueden y deben trabajar armónicamente para...

Los radioterapeutas pueden tener un salario promedio de 288.000 pesos la hora. Foto: archivo Unimedios.

Salud

diciembre 06 de 2019

Radioterapeutas, entre los especialistas mejor pagados

Estos profesionales pueden ganar un salario promedio de hasta 288.000 pesos por...

Educación

diciembre 06 de 2019

UNAL, 30 años de investigación amazónica

Con la creación de la Estación Científica de Leticia, en 1989, la Universidad...

Karol Zapata Acosta, doctora en Biotecnología de la Universidad Nacional de Colombia (UNAL) Sede Medellín.

Ciencia & Tecnología

diciembre 06 de 2019

Biomateriales recuperarían agua utilizada en industria petrolera

Microesferas de carbón neutras (CMe) y de carbón básicas (CMeN) podrían remover...

El programa <i>Observatorio de Gobierno Urbano</i> se emite todos los miércoles de 6 a 7 p. m. por UN Radio (98.5 FM)

Ciudad & Territorio

diciembre 06 de 2019

Programa de Gobierno Urbano gana premio Fasecolda de periodismo

La emisión sobre vivienda segura del programa Observatorio de Gobierno Urbano,...

Según cifras de 2018 de la OMS, 4.500 millones de personas en el mundo carecen de un saneamiento efectivo.

Medioambiente

diciembre 06 de 2019

Aguas residuales de territorios indígenas contaminarían acuíferos

Al diagnosticar el estado de los pozos sépticos para tratamiento de aguas...