Escudo de la República de Colombia

Economía & Organizaciones

Microcréditos sin control aumentarían la pobreza

Promover el uso de productos microfinancieros entre la población rural sin la correcta asesoría podría profundizar la pobreza en estas zonas, debido al sobreendeudamiento.

Bogotá D. C., 19 de junio de 2018Agencia de Noticias UN-

Las microfinanzas buscan apoyar proyectos productivos y promover que las personas salgan de la pobreza.

La “financiarización” se refiere a la expansión de los servicios financieros con el fin de aumentar la rentabilidad del sector bancario.

Para acceder a un microcrédito se debería pasar por un proceso de acompañamiento.

En las zonas rurales existen personas que sacan un crédito nuevo para pagar otro ya existente.

El sobreendeudamiento puede llevar al aumento de la pobreza en el sector rural.

Ofrecer microcréditos u otros productos microfinancieros con el fin de aumentar la rentabilidad de las instituciones bancarias, sin importar si las personas están en capacidad de endeudarse y obviando los fines para los que fueron creados, –como promover el emprendimiento y los proyectos productivos–, puede convertirse en el caldo de cultivo de una crisis microfinanciera.

Estas son las conclusiones a las que llegó Natalia Ramírez Virviescas, magíster en Ciencias Económicas de la Universidad Nacional de Colombia (U.N.), a partir de la investigación que realizó para su tesis.

La investigadora habla sobre un posible proceso de “financiarización”, término en construcción en el mundo que se refiere a la expansión de los servicios financieros con la intención de aumentar la rentabilidad, pero que desencadenan crisis financieras a gran escala, debido a que se corren mayores riesgos.

“Cuando hablamos de financiarización de las microfinanzas estamos hablando de la pérdida de los principios fundamentales que rodeaban este concepto. Se pierde el deber de acompañar proyectos productivos, de brindar un apoyo a emprendimientos y solo se busca ampliar la cobertura de servicios financieros de bajo monto para las personas de escasos recursos”, asegura la investigadora.

Advierte que de esta manera se brindan créditos con un altísimo riesgo a tasas muy altas y después se llevan a cabo prácticas de cobranza que arrastran a las personas hacia una crisis económica.

Para identificar estos malos hábitos en las microfinanzas del sector rural colombiano, la investigadora analizó las estadísticas y los estudios disponibles, revisando variables como los índices de bancarización y las tasas de interés de las instituciones que ofrecen microcréditos al sector rural.

Además aplicó lo que denominó como la “Encuesta sobre uso de productos y servicios microfinancieros en zonas rurales 2018”, realizada a 222 personas mayores de 18 años de veredas y cabeceras municipales de Moniquirá, Motavita, Nuevo Colón, Oicatá, Paipa y Villa de Leyva, en Boyacá, y Simacota, en Santander.

Señales de alarma

Aunque la investigadora es clara al afirmar que en Colombia hoy no existe una crisis microfinanciera, considera que sí existen señales de alarma que indican que el Gobierno debe estar más atento a la expansión generalizada de los servicios microfinancieros, en especial en los sectores rurales.

Entre las señales se cuenta la falta tanto de acompañamiento en la formulación de proyectos productivos para el uso de los microcréditos, como de asesoramiento para el empleo de los recursos.

Estos créditos también se están destinando para consumo, cuando su finalidad debería estar limitada a emprendimientos e iniciativas productivas.

Por otra parte, la investigación detectó que en los municipios rurales estudiados se está recurriendo a prácticas de cobranza inadecuadas, que llevan a que las personas tomen un crédito nuevo para pagar uno previo. En estas prácticas, los deudores de escasos recursos contraen diferentes compromisos financieros, llegando incluso a la insolvencia.

Las consecuencias de una posible crisis microfinanciera no son solo económicas, sino también sociales. Fenómenos como el sobreendeudamiento se pueden convertir en la causa de la profundización de la pobreza de una población que desde un principio no contaba con una sólida estabilidad económica y que pierde sus pocos bienes en el pago de créditos.

Ante las preocupaciones detectadas en el estudio, la investigadora llama la atención a la Superintendencia Financiera de Colombia para que preste vigilancia. Además considera que se debe promover una legislación que defina claramente la figura del microcrédito y sus condiciones, ya que hoy se permite cobrar tasas de interés más elevadas en estos créditos, no solo por su riesgo sino porque se supone que se deben complementar con una metodología de acompañamiento.

“En Colombia el microcrédito se define vagamente como un ‘crédito de bajo monto’, cuando su concepto va mucho más allá. Como no existe una legislación que defina qué es un microcrédito y establezca que este debe contar con una metodología de acompañamiento, se da lugar a que se cobren tasas de interés muy altas sin que el usuario se vea beneficiado por la metodología microcrediticia”, explica la investigadora.

Es así como hoy en día muchas entidades brindan servicios con el nombre de microcréditos, pero lo que realmente hacen es dar créditos de bajo monto a sus usuarios.

(Por: fin/ALP/MLA/LOF
)
N.° 765

Otras noticias

Los sistemas que resultaron más sostenibles social, ambiental y económicamente fueron la ganadería en confinamiento y la semiintensiva.

Medioambiente

julio 19 de 2018

Ganadería extensiva es la menos sostenible

Frente a otros sistemas de producción bovina, esta modalidad genera una mayor...

Plantas piloto de viviendas. De izquierda a derecha: cubiertas verdes con durante y verdolaga, y cubierta de concreto. Foto: Jose Ignacio de Pombo.

Medioambiente

julio 19 de 2018

Techos verdes bajan la temperatura en clima tropical

Implementar cubiertas con plantas para las viviendas ubicadas en un clima...

Los panes de harina de ahuyama son una alternativa para aprovechar los nutrientes de la hortaliza. Fotos: Unimedios.

Ciencia & Tecnología

julio 19 de 2018

Harina de ahuyama le aporta nutrientes al pan

Con 450,6 gramos (g) de harina de trigo, 70,4 g de harina de ahuyama, 7,33 g de...

Artes & Culturas

julio 19 de 2018

Documentales para hacer memoria

Hasta el 5 de agosto, los visitantes del Claustro de San Agustín de la...

Mapaná, taya X, cuatro narices Bothrops asper. Foto: cortesía INS.

Salud

julio 19 de 2018

Veneno de una misma especie de serpientes varía según su hábitat

El contenido de proteínas en venenos de las serpientes de la familia Viperidae,...

Con la investigación se busca aportar insumos para el control biológico de patógenos asociados a los cultivos de ají y pimentón. Foto: Ángela Liliana Rivera.

Desarrollo Rural

julio 19 de 2018

Bacterias controlarían enfermedades en cultivos de ají y pimentón

Algunos aislamientos de bacterias de los géneros Bacillus y Pseudomonas podrían...

Artistas como Jhonblack hacen parte de la plataforma <i>Así Suena Risaralda.</i>

Economía & Organizaciones

julio 19 de 2018

Así Suena Colombia se reinventa como modelo de negocio

Mayor visibilización de los artistas y su formación en temas complementarios...

En Colombia el grano de cacao se emplea para obtener productos como chocolate y manteca de cacao. Foto: Archivo particular

Desarrollo Rural

julio 19 de 2018

Jabones, mermeladas o mascarillas a partir de residuos del cacao

Del cacao se puede hacer mucho más que chocolate y manteca. La cascarilla, los...

Parque Nacional Natural El Cocuy, área estudiada por la investigadora. Foto: Paola Triviño

Medioambiente

julio 19 de 2018

Minería pone en riesgo hábitat de mariposas en páramos

Al afectar el suelo y toda la capa vegetal de estas zonas, la minería legal e...

Los nuevos integrantes del Senado y la Cámara de Representantes tendrán entre sus principales retos la consolidación de la paz. Foto: Santiago Rodríguez / Unimedios.

Política & Sociedad

julio 18 de 2018

Miembros del partido Farc se gradúan en técnica legislativa y acción parlamentaria

Ochenta integrantes de la Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común (Farc)...