Escudo de la República de Colombia

Ciencia & Tecnología

Descubren cómo actúa la larva que daña el lulo

Científicos identificaron el comportamiento de perforación y tiempo de permanencia de la larva neonata antes de que penetre el fruto de lulo. Esta es una información vital para el control de la plaga.

Palmira, 04 de septiembre de 2013Agencia de Noticias UN-

El perforador del fruto denominado Neoleucinodes elegantalis es una plaga distribuida en el continente americano y en dieciocho departamentos de Colombia. - Foto: Casanare.gov.co.

La hembra deposita sus huevos en la superficie del fruto, que al romperse dejan salir una larva neonata que se desplaza, perfora el fruto y se desarrolla dentro.

El perforador del fruto, llamado Neoleucinodes elegantalis Lepidoptera- Crambidae (Guenée), es una plaga distribuida en el continente americano y en dieciocho departamentos de Colombia; es el principal limitante del desarrollo de cultivos solanáceos como el lulo (Solanum quitoense Lam). 

La hembra –en su estado adulto es similar a una polilla muy pequeña– deposita sus huevos en la superficie del fruto. Estos al romperse dejan salir larvas neonatas que se desplazan hasta encontrar el sitio adecuado para perforar el fruto y desarrollarse dentro de él. Allí  se alimentan  y al terminar su desarrollo salen a empupar en el suelo o en la planta misma. 

Según María del Rosario Manzano, profesora de la UN en Palmira, este tipo de larva al alimentarse del endospermo y mesocarpio del fruto, le causan un fuerte daño fisiológico, con repercusiones económicas para los productores. “Desafortunadamente, el control del insecto se basa en aplicaciones de mezclas de plaguicidas tipo 'calendario' que contaminan el ambiente, ponen en riesgo la salud del productor, del consumidor y aumentan los costos de producción”. 

Debido a que la larva permanece dentro del fruto, el control químico no es eficiente. Solo la larva neonata en la superficie del fruto podría ser vulnerable a diferentes medidas de control, según el tiempo que permanezca expuesta y a la información química que genere y delate ante enemigos naturales. 

Por ello, la docente Manzano dirigió el proyecto de investigación del estudiante Samuel Molina Sandoval, con el objetivo de determinar en larvas neonatas de N. elegantalis los eventos de perforación del fruto de lulo y su duración, lo cual contribuirá al establecimiento de un programa de manejo. 

Los investigadores recolectaron frutos de lulo “larga vida” infestados de estas larvas en cultivos del sector La Quisquina, en Palmira. Fueron transportados al Laboratorio de Entomología y Acarología de la Universidad Nacional de Colombia en esa ciudad, y dejados en bandejas de plástico hasta la recuperación de pupas y adultos. 

Después de la cópula, las hembras fueron expuestas a frutos para su oviposición. Las larvas neonatas eclosionadas fueron dejadas sobre los lulos. 

“Observamos que la larva neonata se desplaza en la superficie del fruto para buscar el sitio apropiado para perforarlo. Los eventos de comportamiento fueron similares en frutos con y sin tricomas; la larva se desplaza y palpa la superficie, y cuando encuentra un sitio adecuado, con su aparato bucal, empieza a raspar y a dejar el producto del raspado a un lado”, explica la investigadora. 

Esta larva continúa perforando el fruto introduciendo la cabeza para probar su calidad y, si le agrada, introduce el resto del cuerpo e ingresa. Desde que empieza a raspar el fruto la larva defeca y deja los excrementos en la superficie. 

Raspar, cavar, dejar el material excavado a un lado y defecar toma el 85% del tiempo de la larva en ambos tratamientos. Palpar el fruto, rasparlo y dejar desechos tardó un tiempo significativamente mayor en frutos con tricomas (761,27seg, 2892,49seg y 32,49 seg., respectivamente) que sin tricomas (322.48 seg, 741.89 seg y 19.37seg, respectivamente). 

El tiempo de permanencia y perforación de la larva de N. elegantalis en el lulo fue mayor que la reportada en el tomate (51,1 min)  (Eiras y Blackmer,2003); la razón sería que la cáscara del lulo es más gruesa que la del tomate. 

“La aplicación de medidas de control de la larva se limitaría entonces de 2 a 2,8 horas, mientras permanece en la superficie del fruto. La mayor parte del tiempo, la larva, lo invierte en la perforación, lo que derivaría información química de restos vegetales mezclados con saliva y excrementos y podría atraer enemigos naturales potenciales”, concluye la docente.

(Por: Fin/JCR/CAPG/jcrf/arm
)
N.° 13

Otras noticias

Ciencia & Tecnología

septiembre 19 de 2019

La Revolución 4.0 es ahora

En el marco del “Congreso Digitech: Colombia hacia la Industria 4.0 flexible,...

Artes & Culturas

agosto 23 de 2019

El arte cobra vida

Hasta el miércoles 28 de agosto, los visitantes del Museo de Artes de la...

Ciencia & Tecnología

agosto 08 de 2019

Acupuntura, una oportunidad de alivio para animales

Esta medicina tradicional china, que se practica en la Facultad de Medicina...

Artes & Culturas

agosto 05 de 2019

Colombia en acuarela

Cuatro artistas de la Universidad Nacional de Colombia se unieron para hacerle...

Artes & Culturas

julio 25 de 2019

Imágenes que acercan a la investigación del arte

La exposición “Historia natural de las imágenes o de la transfiguración” reúne...

Medioambiente

julio 24 de 2019

Peces de agua dulce de Colombia, en peligro de extinción

Con más de 1.400 especies, Colombia es el segundo país del mundo en diversidad...

Economía & Organizaciones

julio 17 de 2019

Productos agroecológicos al alcance de todos

Aunque nació como un proyecto interno, desde septiembre de 2018 la Feria...

Ciencia & Tecnología

julio 16 de 2019

Escarabajos de Latinoamérica, más de 6.000 géneros en el Museo de Historia Natural

El escarabajo joya, capaz de detectar incendios forestales, o el taeniotes,...

Medioambiente

julio 15 de 2019

Un jardín para las plantas medicinales

Laurel, tomillo, sábila y otras plantas que tradicionalmente se usan con fines...

Educación

julio 12 de 2019

Inauguración de la UNAL Sede de La Paz

El presidente Iván Duque y la rectora Dolly Montoya Castaño dieron apertura a...