Escudo de la República de Colombia

Política & Sociedad

Madres comunitarias, una historia de luchas laborales

Para exigir su reconocimiento como trabajadoras del Estado, estas mujeres han realizado manifestaciones y cese de actividades, además de organizarse como sindicato, entre otras actividades.

Medellín, 13 de septiembre de 2018Agencia de Noticias UN–

Según el ICBF en Colombia hay 69.000 madres comunitarias que atienden a 1.077.000 niños. Fotos: cortesía Banco de la República

Las madres comunitarias atienden en su casa entre 12 y 14 niños en promedio.

Las primeras movilizaciones se hicieron para reclamar por recursos o alimentos para los niños.

El apoyo de grupos sindicales las impulsó a luchar por su reconocimiento como trabajadoras.

Clara Isabel Arismedi Ospina, magíster en Estudios Políticos.

Una investigación que indagó por la motivación de las madres comunitarias para reclamar su condición de trabajadoras encontró que desde el servicio que prestan, ellas no aparecían en el rastreo de la información. Ello debido a que la nación no las consideraba como trabajadoras, aunque han desempeñado un importante rol desde 1990, cuando surgió esa figura. En ese momento se tenía la concepción de “trabajo voluntario” para el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF).

Aunque en 2014 les otorgan el reconocimiento del salario mínimo, desde varios años atrás ellas comenzaron a cambiar su discurso para reconocerse como trabajadoras, puesto que según el del Estado “estaban como un apoyo a una institución que se dedica a la niñez”, afirma Clara Isabel Arismendi Ospina, magíster en Estudios Políticos de la Facultad de Ciencias Humanas y Económicas de la Universidad Nacional de Colombia (U.N.) Sede Medellín.

La labor de las madres comunitarias era percibida como una posibilidad de ubicar en los territorios mujeres en condiciones de albergar niños en su hogar y contribuir a su cuidado mientras sus madres trabajaban.

Las primeras reivindicaciones se enfocaron en reclamaciones para los menores, ya que tanto los recursos como los alimentos para ellos comenzaron a ser insuficientes. No obstante, un hecho importante para reforzar su lucha se dio hacia 1992, cuando –según la investigadora– se creó el Sindicato Nacional de Trabajadores al Cuidado de la Infancia y Adolescentes del Sistema Nacional de Bienestar Familiar (Sintracihobi).

Una vez organizadas se reunieron en Bogotá y lograron el apoyo de la Central Unitaria de Trabajadores de Colombia (CUT) y de la Escuela Nacional Sindical (ENS), en Antioquia.

Cambio normativo a su favor

La Ley 100 de 1993, por la cual se crea el Sistema de Seguridad Social Integral, es un ejemplo de motivación para continuar su lucha: “ellas comienzan a entender que las puede cobijar, y a la par de desempeñar su rol como madres comunitarias le reclaman al Estado definir por qué para unas cosas son trabajadoras y para otras son voluntarias”, afirma la investigadora.

Después de 2000 tomó fuerza el cuestionamiento acerca de qué era realmente una labor voluntaria, lo cual no implica que no se garanticen los derechos, enfatiza la investigadora. Dos años más tarde, con la reforma laboral se dio un cambio normativo.

Aunque en ese momento seguían sin ser reconocidas como trabajadoras, para las madres comunitarias hubo una flexibilización en la contratación, aumento de empleos temporales y subcontratación o tercerización, ante lo cual realizaron marchas y plantones que se repitieron con frecuencia, llegando a utilizar el paro como estrategia para visibilizar sus necesidades.

Durante ese periodo se produjo un cese de actividades con el propósito de protestar por la implementación del programa “De Cero a Siempre”, que buscaba instaurar espacios del Estado y contratar mujeres con formación relacionada; además un porcentaje alto de madres comunitarias superan la edad que se exigía para formar parte de este, que era de 40 años”, asegura la investigadora.

Tras el análisis, el estudio determinó que la configuración del sujeto trabajador responde a un proceso subjetivo de construcción de identidad colectiva, mediado por la intervención de algunos actores que les facilitaron la interacción a las madres comunitarias para estructurarse y perfilarse como movimiento de trabajadoras.

Un aporte de la investigación es “mostrar que las formas de organización que han tenido las madres comunitarias y el acompañamiento de ciertos actores permite afirmar la construcción de ellas como sujetos trabajadores”, señala la autora del estudio.

El análisis se realizó con registro documental de información concerniente a madres comunitarias que se publicó en el diario El Tiempo entre 1990 y 2016, además de entrevistas a cinco de ellas, pertenecientes a la regional Antioquia.

En la actualidad la lucha de las madres comunitarias es la pensión, lo que implicaría que también fueran reconocidas como trabajadoras del Estado colombiano, cuyo argumento para oponerse al reconocimiento de esa figura es que el presupuesto no alcanza.

(Por: Fin/KAGG/MLA/LOF
)
N.° 229

Otras noticias

Los egresados fueron destacados por su labor social, profesional, investigativa y sus aportes a la sociedad. Fotos: Nicolás Bojacá – Unimedios

Educación

octubre 18 de 2019

Siete egresados ilustres condecorados por la UNAL

Alex Enrique Bustillo, Ariel Ávila Martínez, Santiago José Mendoza, Jorge...

Este domingo 20 de octubre espere la edición 222 de <em>UN Periódico</em>, el cual trae un especial sobre la Amazonia.

Educación

octubre 18 de 2019

“Amazonia, los conflictos por la tierra, el agua y la naturaleza”, especial de UN Periódico para leer este domingo

La falta de una legislación más estricta por parte de los Gobiernos de la...

Niños de la comunidad indigena Uitoto hacen una danza tradicional para inaugurar el 10º Congreso Mundial para el Talento de la Niñez.  Fotos: Luis Palacios - Unimedios.

Educación

octubre 18 de 2019

Cultivar el talento de la niñez para la tolerancia, la verdad y la paz

“Lo importe no es solo enseñarle algo a un niño, sino moldear su espíritu para...

La torta de sacha inchi tiene proteínas, fibra y grasas buenas como omega 3, 6 y 9.

Ciencia & Tecnología

octubre 18 de 2019

Sacha inchi, proteína para bebida funcional de mango y piña

La torta de sacha inchi, también conocida como “expeller”, es un subproducto...

Artes & Culturas

octubre 18 de 2019

UNAL llega con más de 250 títulos a la Feria Internacional del Libro de Cali

Para esta edición de la FIL Cali 2019, la Universidad Nacional de Colombia...

En Colombia, el sector cárnico representó el 1.4% del Producto Interno Bruto (PIB) en 2017. Foto: Liceth Johanna Rodríguez.

Economía & Organizaciones

octubre 18 de 2019

Planta de desposte mejoraría comercialización de carne en el Valle

El diseño de esta planta de desposte bovino y porcino, que cumple con las...

El tinamú negro <em>Tinamus osgoodi</em> es un ave críptica, generalmente rara y muy poco conocida. Fotos: @naturamazonas, Conservación Internacional Colombia

Medioambiente

octubre 18 de 2019

Tinamú negro, un ave en peligro

Los asentamientos humanos y la alta deforestación que se presenta en Colombia y...

Uber es una de las plataformas virtuales de servicios de transporte.

Economía & Organizaciones

octubre 18 de 2019

Plataformas digitales: ¿trabajo independiente o subordinado?

Detrás de las ventajas que se les ofrecen a quienes prestan servicios de...

Con el artículo 44 del Presupuestos General de la Nación 2020 las universidades deberán responder con su presupuesto a fallos en su contra. Fotos: archivo Unimedios.

Economía & Organizaciones

octubre 17 de 2019

Universidades regionales serían las más afectadas con artículo aprobado sobre presupuesto

En los casos de universidades departamentales y municipales, como la del Valle,...

La “jaula” tiene 6 m de largo por 5 m de ancho y 3,5 m de altura, y está 5 m bajo tierra. Fotos: Julio César García Álvarez, profesor de Ingeniería Eléctrica y Computación. UNAL Sede Manizales.

Ciencia & Tecnología

octubre 17 de 2019

UNAL Sede Manizales diseña cámara anecoica

Antes de salir al mercado, celulares, computadores, antenas, equipos médicos,...