Escudo de la República de Colombia

Política & Sociedad

Madres comunitarias, una historia de luchas laborales

Para exigir su reconocimiento como trabajadoras del Estado, estas mujeres han realizado manifestaciones y cese de actividades, además de organizarse como sindicato, entre otras actividades.

Medellín, 13 de septiembre de 2018Agencia de Noticias UN–

Según el ICBF en Colombia hay 69.000 madres comunitarias que atienden a 1.077.000 niños. Fotos: cortesía Banco de la República

Las madres comunitarias atienden en su casa entre 12 y 14 niños en promedio.

Las primeras movilizaciones se hicieron para reclamar por recursos o alimentos para los niños.

El apoyo de grupos sindicales las impulsó a luchar por su reconocimiento como trabajadoras.

Clara Isabel Arismedi Ospina, magíster en Estudios Políticos.

Una investigación que indagó por la motivación de las madres comunitarias para reclamar su condición de trabajadoras encontró que desde el servicio que prestan, ellas no aparecían en el rastreo de la información. Ello debido a que la nación no las consideraba como trabajadoras, aunque han desempeñado un importante rol desde 1990, cuando surgió esa figura. En ese momento se tenía la concepción de “trabajo voluntario” para el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF).

Aunque en 2014 les otorgan el reconocimiento del salario mínimo, desde varios años atrás ellas comenzaron a cambiar su discurso para reconocerse como trabajadoras, puesto que según el del Estado “estaban como un apoyo a una institución que se dedica a la niñez”, afirma Clara Isabel Arismendi Ospina, magíster en Estudios Políticos de la Facultad de Ciencias Humanas y Económicas de la Universidad Nacional de Colombia (U.N.) Sede Medellín.

La labor de las madres comunitarias era percibida como una posibilidad de ubicar en los territorios mujeres en condiciones de albergar niños en su hogar y contribuir a su cuidado mientras sus madres trabajaban.

Las primeras reivindicaciones se enfocaron en reclamaciones para los menores, ya que tanto los recursos como los alimentos para ellos comenzaron a ser insuficientes. No obstante, un hecho importante para reforzar su lucha se dio hacia 1992, cuando –según la investigadora– se creó el Sindicato Nacional de Trabajadores al Cuidado de la Infancia y Adolescentes del Sistema Nacional de Bienestar Familiar (Sintracihobi).

Una vez organizadas se reunieron en Bogotá y lograron el apoyo de la Central Unitaria de Trabajadores de Colombia (CUT) y de la Escuela Nacional Sindical (ENS), en Antioquia.

Cambio normativo a su favor

La Ley 100 de 1993, por la cual se crea el Sistema de Seguridad Social Integral, es un ejemplo de motivación para continuar su lucha: “ellas comienzan a entender que las puede cobijar, y a la par de desempeñar su rol como madres comunitarias le reclaman al Estado definir por qué para unas cosas son trabajadoras y para otras son voluntarias”, afirma la investigadora.

Después de 2000 tomó fuerza el cuestionamiento acerca de qué era realmente una labor voluntaria, lo cual no implica que no se garanticen los derechos, enfatiza la investigadora. Dos años más tarde, con la reforma laboral se dio un cambio normativo.

Aunque en ese momento seguían sin ser reconocidas como trabajadoras, para las madres comunitarias hubo una flexibilización en la contratación, aumento de empleos temporales y subcontratación o tercerización, ante lo cual realizaron marchas y plantones que se repitieron con frecuencia, llegando a utilizar el paro como estrategia para visibilizar sus necesidades.

Durante ese periodo se produjo un cese de actividades con el propósito de protestar por la implementación del programa “De Cero a Siempre”, que buscaba instaurar espacios del Estado y contratar mujeres con formación relacionada; además un porcentaje alto de madres comunitarias superan la edad que se exigía para formar parte de este, que era de 40 años”, asegura la investigadora.

Tras el análisis, el estudio determinó que la configuración del sujeto trabajador responde a un proceso subjetivo de construcción de identidad colectiva, mediado por la intervención de algunos actores que les facilitaron la interacción a las madres comunitarias para estructurarse y perfilarse como movimiento de trabajadoras.

Un aporte de la investigación es “mostrar que las formas de organización que han tenido las madres comunitarias y el acompañamiento de ciertos actores permite afirmar la construcción de ellas como sujetos trabajadores”, señala la autora del estudio.

El análisis se realizó con registro documental de información concerniente a madres comunitarias que se publicó en el diario El Tiempo entre 1990 y 2016, además de entrevistas a cinco de ellas, pertenecientes a la regional Antioquia.

En la actualidad la lucha de las madres comunitarias es la pensión, lo que implicaría que también fueran reconocidas como trabajadoras del Estado colombiano, cuyo argumento para oponerse al reconocimiento de esa figura es que el presupuesto no alcanza.

(Por: Fin/KAGG/MLA/LOF
)
N.° 229

Otras noticias

Personas de todas las edades pudieron conocer de primera mano cómo es un día en la U.N. Fotos: archivo particular

Educación

noviembre 16 de 2018

Clases al parque

Estudiantes y profesores de las facultades de Ciencias y Ciencias Humanas de la...

La comunidad es uno de los cerca de 300 sujetos de reparación colectiva por afectaciones del conflicto armado en el país.

Desarrollo Rural

noviembre 16 de 2018

Innovación y sostenibilidad en proyecto para reparación de víctimas

Mejorar el acueducto, establecer un humedal para el tratamiento de aguas...

El trabajo con productos no lácteos está orientado a un segmento del mercado cada vez más amplio. Fotos: archivo Particular

Ciencia & Tecnología

noviembre 16 de 2018

Bebidas probióticas para veganos

Bebidas de base no láctea, elaboradas a partir de soya y arroz, se fermentarán...

La producción de sacha inchi en el Meta comenzó hace apenas cinco años.

Desarrollo Rural

noviembre 16 de 2018

La U.N. fortalece producción de sacha inchi en el Meta

Diferentes cuidados y la implementación de nuevas tecnologías para optimizar su...

El profesor Jaime Franky Rodríguez, vicerrector de la U.N. Sede Bogotá, formó parte de la mesa de diálogo en la que también participaron los estudiantes. Fotos: archivo Unimedios.

Educación

noviembre 16 de 2018

Llamado de directivas propicia diálogo con estudiantes

Después del llamado al diálogo por parte de las directivas de la Universidad...

ViveLab es un proyecto desarrollado por la U.N. y la Alcaldía Mayor de Bogotá.

Ciencia & Tecnología

noviembre 16 de 2018

ViveLab y Alcaldía de Bogotá, premiadas por innovación pública digital

Una aplicación desarrollada por este proyecto de la Universidad Nacional de...

Para realizar la película <i>Interestelar</i>, el director Christopher Nolan contó con la asesoría del físico teórico estadounidense Kip Thorne. Fotos: archivo Unimedios.

Ciencia & Tecnología

noviembre 16 de 2018

Interestelar, una película con mucha física

Aunque no es el primer filme que trata sobre temas que involucran ciencias como...

El <em>software</em> se creó en la U.N. Sede Manizales.

Ciencia & Tecnología

noviembre 16 de 2018

Software estudia comportamiento magnético de materiales

Este programa, denominado Vegas, construye, simula y analiza las propiedades...

El doctor William Otero Regino, reconocido por la Academia Nacional de Medicina de Colombia como el mejor docente clínico del país.  Fotos: Nicolás Bojacá – Unimedios

Educación

noviembre 15 de 2018

El mejor docente clínico del país es de la U.N.

El doctor William Otero Regino, profesor titular de Medicina y coordinador de...

Solo durante 2012 el ICA reportó la erradicación de 745.000 plantas de plátano afectadas por moko en el país. Fotos: María José Truke.

Desarrollo Rural

noviembre 15 de 2018

Enfermedad del moko es capaz de evolucionar para diseminarse en musáceas

Algunas de sus cepas en cultivos de plátano hartón y banano Gros Michel de...