Escudo de la República de Colombia
pornopornopornopornopornoporno
pornopornopornopornopornoporno

Política & Sociedad

Las "ollas", territorios de construcción de identidad para los habitantes de calle

Tras abordar a un grupo de 12 personas, habitantes y exhabitantes de calle de Bogotá, se observó que los señalamientos y condenas contra los sujetos excluidos los llevó a refugiarse en lugares como la Calle del Cartucho y la L, o Bronx, las dos grandes ollas del país.

Bogotá D. C., 13 de mayo de 2019Agencia de Noticias UN-

La investigación se realizó con habitantes y exhabitantes de calle que pasaron por el Cartucho y el Bronx.

Aunque para algunos habitantes la calle se convirtió en su cama, cobija y abrigo, para muchos ciudadanos son lugares intransitables.

Para algunos individuos la decisión de radicarse dentro del Cartucho se cimentó en el vínculo entre habitar la calle y el consumo de droga.

La “olla” es considerada como el lugar que genera placer, pero donde también se vive el peligro de morir.

Algunos “retaquean” o piden limosna, otros roban y limpian carros para sobrevivir en la “olla”.

La investigadora Marcela Cifuentes, magíster en Sociología de la Universidad Nacional de Colombia (U.N.), afirma que los significados dados por los habitantes del Cartucho y la L muestran la realidad paradójica de la calle afuera y la calle adentro, siendo esta última el lugar donde formaron una identidad y moldearon un hábito que fortaleció una cultura de la calle proclive a continuar tras la desaparición de sus territorios.

Agrega que en los testimonios logrados a partir de entrevistas se observa que muchos de ellos asumieron las calles de Bogotá, y en especial las ollas, como sus hogares, donde en algunos casos construyeron familias, aunque muchas terminaban destruidas por el consumo de bazuco.

“Para algunos habitantes la calle se convirtió en su cama, cobija y abrigo, y adquirió un nuevo atributo con ciertos rasgos paradójicos, pues a pesar de ser ‘espacio público’ se volvió intransitable para muchos ciudadanos y transitable solo para aquellos que parecían con menos derechos sobre el espacio: los excluidos”, relata.

En dos cuadras, las calles del Cartucho y la L adquirieron para un grupo de personas el rasgo de un “espacio social” en el que se establecieron relaciones simbólicas y de poder por parte de una comunidad marginada que en algún momento estuvo dispersa y que con la consolidación de estos territorios pudo concentrarse en un mismo punto.

“Probablemente la decisión de muchos habitantes de calle de radicarse dentro del Cartucho, cerrarlo como olla y decidir no salir de él, o salir solo en ciertas ocasiones, se cimentó en el vínculo entre habitar la calle y el consumo de droga, ya que en el Cartucho era muy fácil conseguir y consumir distintas sustancias, especialmente bazuco”, agrega.

Muchos de ellos recorren la calle para sobrevivir: algunos “retaquean” o piden limosna, otros roban y limpian carros; todo depende de las habilidades que adquieren dentro de la olla.

“A diferencia de la calle, la olla tiene significados un poco ambiguos, porque es allí donde se genera el placer, donde algunos construyen la idea de familia, pero también es donde se vive el peligro de morir”, señala la investigadora.

Algunos testimonios se obtuvieron después de dialogar con exhabitantes de calle que participaron en el proyecto “Renovando el olvido: historias de la L en un modelo a escala”, desarrollado por el Museo Nacional, el Instituto Colombiano de Antropología e Historia (ICANH) y el Instituto Distrital para la Protección de la Infancia y la Juventud (Idipron).

Relaciones sociales alrededor del consumo de bazuco

“En todos los casos de la muestra existe una relación de mucho miedo hacia el bazuco, de mucho dolor, pero al mismo tiempo una atadura muy fuerte a lo que se origina de su consumo, porque es una serie de construcciones sociales que se hacen alrededor de este y de la manera en que se vive en estos lugares”, comenta la investigadora.

Agrega que “el día de algunos comienza buscando una dosis; cuando la consiguen deciden buscar algo de comer, si es que se acuerdan. A cierta hora del día, ninguna en particular, comienzan el rebusque del día a día escarbando en la basura para ver si encuentran un objeto que les pueda dar para varios días de consumo, o algo útil para vender en las bodegas de reciclaje”.

En conclusión, es claro que las dinámicas dentro de la L giraban en torno al consumo, ya que las estructuras de poder, el funcionamiento de cada gancho, las espacialidades, la rumba, el rebusque y la cotidianidad, al menos para el habitante de olla, estaban todas integradas a las posibilidades impuestas por el expendio y consumo de drogas.

“Dichas posibilidades convertían la L en un refugio clandestino y silencioso ante lo que –para ellos– es la otra ciudad, la de afuera de la olla. Poder consumir con cierta aceptación contribuyó al significado de la olla como territorio, como lugar y como tejido de una identidad común”, concluye la magíster.

(Por: Fin/DGH/dmh/LOF
)
N.° 236

Otras noticias

La UNAL forma parte de las muchas universidades que agrupa la UDUAL. Fotos: Unimedios.

Educación

febrero 26 de 2021

Universidades latinas indagan sobre efectos de la pandemia

Conocer cuáles son las condiciones en las que se encuentran estudiantes,...

Varios humedales de Bogotá han desaparecido porque han sido rellenados para obras de infraestructura. Fotos: Brandon Pinto - Unimedios.

Medioambiente

febrero 26 de 2021

Ambientes acuáticos, amenazados por la eutrofización y la colmatación

Aunque diversos autores califican la deforestación como la amenaza más grave...

Representantes del Fondo de Empleados Docentes del Departamento de Matemáticas y Estadística visitaron el HUN. Fotos: Comunicaciones HUN.

Salud

febrero 26 de 2021

Aumentan donaciones de egresados de la UNAL al HUN

Exalumnos del Departamento de Matemáticas, de la Facultad de Ciencias de la...

Se calcula que en Bogotá se movilizan más de 830.000 bicicletas diariamente. Foto: Brandon Pinto - Unimedios.

Ciencia & Tecnología

febrero 26 de 2021

Purificador de aire en bicicletas gana concurso mundial de innovación

Este prototipo, que se podría instalar en la parte delantera de las bicicletas...

El viricida donado por la empresa antioqueña fue trasladado a un centro de acopio para su distribución. Fotos: Harrison Calderón - UNAL Sede Amazonia.

Salud

febrero 26 de 2021

UNAL Sede Amazonia recibe donación de viricida contra SARS-CoV-2

La empresa Suministros Integrales, de Medellín, donó a la Universidad Nacional...

La cohorte de 25 jóvenes estudiantes de Enfermería fortalecerá a Tumaco con profesionales calificados. Fotos: Julián Gómez.

Educación

febrero 26 de 2021

UNAL forma enfermeros en Tumaco y otras regiones

El programa de Enfermería de la Universidad Nacional de Colombia (UNAL) recibe...

La película de comedia y romance estará disponible gratis hasta la medianoche del 26 de febrero. Foto: tráiler Donaire y esplendor.

Artes & Culturas

febrero 26 de 2021

Donaire y esplendor, del Carnaval de Las Tablas y otras fiestas

A partir de la película Donaire y esplendor, que retrata cómo se vive el...

En esta investigación la población adulta joven estudiada estuvo delimitada entre los 18 y 49 años. Fotos: Unimedios.

Salud

febrero 26 de 2021

Adultos jóvenes: ¿cómo va su salud mental?

Entender cómo cambia la capacidad de procesar conocimientos y experiencias en...

Salud

febrero 25 de 2021

Llegan al HUN las primeras dosis de vacunación

Con la aplicación de 506 dosis de vacunas Pfizer, el Hospital Universitario...

En las salidas de campo los niños encontraron una oportunidad para conocer los ecosistemas. Fotos: Alejandro Álvarez.

Educación

febrero 25 de 2021

Salidas de campo mejoran aprendizaje de la ecología

Gracias a un método que implicó salidas de campo y conocer el entorno que rodea...