Escudo de la República de Colombia

Medioambiente

Humedales bogotanos, tesoro ecológico en riesgo

Las tesis de pregrado y posgrado de los últimos 15 años, junto con el desarrollo de un protocolo para su monitoreo, ofrecen un panorama agridulce: si bien hay avances, la amenaza de su extinción permanece latente.

Bogotá D. C., 21 de abril de 2017Agencia de Noticias UN

En Bogotá hay reconocidos oficialmente cerca de 15 humedales, puesto que aquellos ubicados en áreas demasiado urbanizadas han dejado de serlo.

Las aguas contaminadas provenientes de industrias y estaciones de gasolina también contribuyen al deterioro de los humedales.

Retirar de manera manual la vegetación excesiva o sacar en forma constante las basuras también contribuiría a su preservación.

Los humedales suelen hacer una eficiente captura de carbono, contribuyendo a disminuir el efecto invernadero.

Los humedales son sitios habituales de descanso para aves migratorias que viajan a lo largo del continente.

Estos ecosistemas son auténticos bancos biológicos de especies en vía de extinción.

El libro Estudios ecológicos en humedales de Bogotá: aplicaciones para su evaluación, seguimiento y manejo, editado por los profesores Gabriel Guillot y Gabriel Pinilla, reúne algunas de las investigaciones de carácter ecológico y biológico del Departamento de Biología de la Universidad Nacional de Colombia (U.N.) sobre buena parte de estos ecosistemas urbanos, junto con un protocolo de monitoreo desarrollado por el profesor Guillot hace diez años.

Aunque el Convenio de Ramsar -celebrado en Irán en 1971- definió como humedal todo ambiente acuático continental de aguas corrientes y estancadas, naturales o artificiales, además de zonas marinas de hasta siete metros de profundidad, desde el punto de vista ecológico un humedal es diferente a lagos, lagunas y embalses debido a que el agua no suele verse e incluso puede estar cubierta por vegetación.

Considerados como sistemas pantanosos en los que puede haber o no espejos de agua, los humedales son ambientes cuya profundidad no suele exceder los dos metros.

El comportamiento de algas microscópicas, plantas e insectos acuáticos y su relación con el medio, así como las características físicas de este tipo de ambientes, dan cuenta de la manera en que podrían usarse estos organismos como indicadores de la calidad de los humedales.

Según el profesor Pinilla, “cuando uno llega a un humedal, lo primero que observa es esa formación de juncos, eneas, buchones, jacintos y otras plantas cuya presencia es muy significativa y controla la ecología del humedal”.

A pesar de que animales como peces, ranas y  mamíferos como conejos y curíes deberían hacer parte de estos sistemas, prácticamente han desaparecido de los humedales.

El relleno de estos con escombros y basuras para la construcción de edificaciones sobre ellos fue uno de los aspectos que más contribuyó, en el caso de Bogotá, a la extinción de buena parte de estos ecosistemas.

Aunque algunas personas los identifican como criaderos de mosquitos y fuentes de olores desagradables,  son importantes porque son sistemas de amortiguamiento de la crecida de los ríos.

Cada vez que aumentan su caudal, los humedales reciben el exceso de agua y la almacenan; en épocas secas, garantizan la presencia de agua y evitan que el caudal de los ríos aledaños descienda en forma drástica.

Según estudios realizados por la Secretaría de Ambiente a principios del siglo XX, había cerca de 50.000 hectáreas de humedales, cuya proporción ha disminuido drásticamente a un estimado actual de 800 hectáreas.

Recomendaciones

Los estudios compilados en el libro ofrecen algunas herramientas ecológicas para categorizar los humedales según su condición biológica y físico-química. Conocer su estado de conservación actual es uno de los aspectos más destacables de la publicación, puesto que entidades como la Secretaría de Ambiente de Bogotá ya han seguido algunas de las recomendaciones formuladas en el pasado.

En tal sentido, el profesor Pinilla hace hincapié en la necesidad de retirar las aguas residuales que muchos de ellos conservan, debido a que los barrios que se han construido a su alrededor depositan sus desechos en estos ecosistemas.

Otra de las acciones evaluadas para permitir que el agua regrese y las plantas puedan crecer de nuevo es realizar actividades de dragado con maquinaria pesada en cuerpos de agua que casi han terminado convertidos en pastizales Algunos se podrían conectar además a las pequeñas quebradas que bajan de los cerros.

“Los humedales suelen ser muy agradecidos y cualquier acción que se emprenda con el fin de preservarlos tiene una rápida respuesta”, destaca el académico.

Estudios ecológicos en humedales de Bogotá: aplicaciones para su evaluación, seguimiento y manejo es una novedad editorial de la U. N. y se presentará el miércoles 3 de mayo a las 6:30 p.m. en la Feria Internacional del Libro de Bogotá, Filbo 2017.

(Por: fin/JCMG/dmh/MAFB
)
N.° 621

Otras noticias

Sólido amarillo característico de las isocumarinas. Foto: cortesía.

Ciencia & Tecnología

abril 24 de 2018

Diseñan molécula con potencial para herbicida

Esta nueva molécula removió la maleza Lolium temulentum del arroz Clearfield,...

Las olimpiadas del conocimiento se llevaron a cabo en el campus La Nubia de la U.N.

Educación

abril 23 de 2018

Estudiante de la U.N., finalista en Olimpiadas de Conocimiento

Diego Alejandro Londoño Patiño, estudiante de Matemáticas de la Universidad...

En Colombia no se cuenta con seguros para proteger a los cultivadores frente a los efectos de desastres naturales.

Desarrollo Rural

abril 23 de 2018

Sector agropecuario, víctima y causante de desastres naturales

Aunque la agricultura y la ganadería son víctimas de fenómenos ambientales como...

Aún permanecen 500 hombres de la fuerza pública sin recuperar su libertad.

Política & Sociedad

abril 23 de 2018

2.100 militares han recobrado su libertad por medio de la JEP

Estos soldados, quienes estaban privados de la libertad por diferentes delitos...

Cultivador de yuca en el municipio de Carmen de Bolívar (Foto: Pérez, 2016).

Desarrollo Rural

abril 23 de 2018

Bacteriosis vascular en yuca aumenta por canje de estacas

Los agricultores de la costa Caribe realizan frecuentemente intercambio de...

Un jaguar, una rana dorada, una iguana verde, un oso de anteojos y un armadillo gigante son los personajes. Fotos: Pedro Steven Cruz.

Medioambiente

abril 23 de 2018

Bioguerreros promueven protección de especies

Un jaguar se propone luchar contra la deforestación que se cierne sobre su...

El edificio que hoy acoge al Museo de la Policía Nacional es obra del arquitecto Alberto Manrique Martín.

Ciudad & Territorio

abril 23 de 2018

Patrimonio arquitectónico de Bogotá sale del olvido

Construcciones como la sede de la Policía Nacional, el desaparecido Hotel...

Los pares académicos se reunieron con estudiantes para conocer detalles del programa.

Educación

abril 23 de 2018

Ingeniería Eléctrica avanza hacia acreditación de alta calidad

Los evaluadores del Consejo Nacional de Acreditación (CNA) resaltaron la...

Artes & Culturas

abril 23 de 2018

“Tratado de Alas”, una construcción poética al ritmo de la música

El Museo de Arte de la Universidad Nacional de Colombia presenta “Tratado de...

El río Tulúa nace en el Parque Nacional Natural Las Hermosas –a 4.000 msnm– y a lo largo de su recorrido de 68 kilómetros surte a cerca de 184 mil personas.

Medioambiente

abril 23 de 2018

Escasez de agua amenaza comunidades aledañas al río Tuluá

Pese a la importancia del río Tuluá en el abastecimiento de agua para 184 mil...