Escudo de la República de Colombia

Ciencia & Tecnología

Hongos alteran dictámenes forenses

Los hongos que se encuentran en la flora natural del organismo humano pueden alterar los dictámenes de Medicina Legal. Detrás de algunos “casos por determinar” o “muertes sin causa conocida”, podría estar la actividad de estos microorganismos.

, 12 de abril de 2015

Estos son algunos de los hongos de la flora intestinal, vistos a través del microscopio. foto: Jorge Mártínez

El 14 de septiembre de 2008, un avión de la compañía aérea Nordavia se estrelló cuando se aproximaba al aeropuerto de Perm, en Rusia. En el accidente murieron 88 personas, entre pasajeros y tripulación. Los análisis de los restos mostraron que en la sangre de uno  de los pilotos había alcohol, lo cual llevó a pensar que se hallaba en estado de embriaguez durante sus horas de trabajo.

Sin embargo, después de varias pruebas toxicológicas, se pudo establecer que ninguno de los miembros de la tripulación había ingerido licor. El alcohol encontrado fue de tipo endógeno, es decir, producido por bacterias que se encontraban en las muestras biológicas y que tuvieron la capacidad de transformar la glucosa en etanol.

De no haberse comprobado la verdadera procedencia de la sustancia que se encontró en los restos, la aerolínea hubiese tenido que responder con indemnizaciones multimillonarias.

Al buscar dentro del organismo sustancias que posiblemente causaron la muerte, los forenses deben estar seguros de identificarlas y establecer cuál fue la responsable del deceso. Es ahí cuando entran a jugar un papel muy importante los hongos de la flora natural y los que se encuentran en el lugar donde yacen los cadáveres.

El cuerpo humano es colonizado por una microflora normal, conformada en su gran mayoría por bacterias naturales del tracto gastrointestinal, estimadas entre 300 y 1.000 especies diferentes. Después de la muerte, esos organismos empiezan a crecer y a alimentarse de las sustancias del cuerpo en descomposición -incluidos fármacos y tóxicos-, al punto de degradar aquellas que son responsables de la muerte.

Sin ese antecedente, el forense no encontrará vestigio alguno y las circunstancias del fallecimiento pueden quedar en el expediente como “por determinar” o “sin causa conocida”, pues no hay forma de establecer que la persona se pudo haber intoxicado o suicidado.

Hongos en observación

Según el Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses, entre 2004 y 2013 fallecieron por suicidio 18.275 personas. Durante el 2013, 990 se quitaron la vida con algún generador de asfixia y 378 lo hicieron con agentes tóxicos, segundo método más utilizado en ese año.

Así como en algunas situaciones es posible establecer los mecanismos que usó una persona para llegar al suicidio, datos de la institución revelan que entre 2011 y 2013 se presentaron 299 casos sin información sobre el método utilizado.

El profesor Jorge Martínez, del Departamento de Farmacia de la UN, trabajó con hongos de la flora natural en su tesis de doctorado, desarrollada en Friedrich Schiller Universität de Jena (Alemania).

En su estudio revisó si, por ejemplo, al tomar un fármaco, tales organismos pueden, después de degradarlo y metabolizarlo, convertirlo en una sustancia totalmente diferente, con lo cual se podría falsear un resultado forense.

Según explica el profesor Martínez, cuando una persona toma aspirina no elimina el principio activo del medicamento, sino otra sustancia completamente distinta que, en términos farmacológicos, es llamada metabolito. También señala que los hongos pueden durar entre uno y cinco días en descomponer un fármaco.

El tiempo que perdura una sustancia en el organismo, después de que muere una persona, puede variar dependiendo de las condiciones de almacenamiento en el cuerpo en cuanto a temperatura y humedad. En ese estado, los microorganismos empiezan con la degradación de muestras, fármacos y metabolitos que pudieron ocasionar el deceso.

En Alemania, el profesor trabajó con antidepresivos, hipnóticos, anestésicos, anticonvulsivos, entre otros. De cada uno de estos grupos, eligió una sustancia.  Posteriormente ensayó in vitro alrededor de 40 cepas de hongos existentes dentro del organismo y adelantó diversos estudios con miras a determinar cuáles metabolitos eran producidos por cada cepa.

La investigación desarrollada por el profesor Martínez es tan novedosa que aún no se ha puesto en práctica en los institutos de medicina legal de Colombia, aunque en Alemania ya está siendo implementada.

En laboratorio, el docente trabajó con muestras de hígado, riñón y sangre de cadáveres que tuvieran cierto grado de descomposición, pues en estos empieza a desarrollarse toda la flora bacteriana y fúngica. Además, según el profesor, en dichos órganos se encuentra la mayor concentración del fármaco que pueda estar dentro del organismo.

Una vez se toman las muestras biológicas, se hace un cultivo para detectar la presencia de hongos. De ser así, se hace una identificación genética a través de un PCR, que es la norma que se usa para ubicar un hongo específico.

Al identificar el hongo, se hacen estudios in vitro de metabolismo con el fármaco que se va a investigar. Esto con el ánimo de establecer si el microorganismo lo metaboliza de la misma manera que lo hace el humano, explica el profesor.

Además, enfatiza que es básico identificar los metabolitos que únicamente produzca el hongo y no el humano. Estos, finalmente, son los marcadores que se van a buscar de nuevo en las muestras biológicas. “Si se encuentra un marcador de esos significa que la muestra está infestada por hongos  que posiblemente metabolizaron la sustancia de otra manera, alterando los resultados”.

Entre los hongos analizados, presentes de manera natural en el organismo, el profesor destaca el género Candida, el cual, a partir de la glucosa en la sangre, genera alcohol.

Primeros estudios

La principal conclusión de este estudio es que, en efecto, los hongos que están dentro del organismo pueden degradar una sustancia que causó la muerte y de esta manera alterar un resultado toxicológico.

También indica que algunos dictámenes llegarían a ser errados por causa de estos seres microscópicos. Sin embargo, el profesor no se atreve a dar un porcentaje de cuántos casos podrían estar falseados, pues la investigación se enfocó específicamente en la acción de los hongos.

El estudio, llevado a cabo en Alemania, se inició con los antidepresivos, que de acuerdo con las estadísticas son los fármacos de mayor uso en ese país. En Colombia ya se está trabajando en estudios de metabolismo con algunas sustancias de control especial.

Eliana López, una de las estudiantes del profesor Martínez, quien adelanta la Maestría en Ciencias Farmacéuticas del Departamento de Farmacia y labora en Medicina Legal, está trabajando con un hongo modelo traído del Hans Knoll Institute en Alemania, para hacer los estudios de metabolismo y analizar cómo se degradan las drogas de síntesis del organismo.

Esta investigación está acorde a los reportes de alertas tempranas que hace el Ministerio de Justicia, en los cuales informa sobre drogas de síntesis traídas de Europa y Estados Unidos, para las que aún no se cuenta con metodologías de análisis, debido a que son poco comunes.

(Por: Hermann Sáenz, Unimedios Bogotá
)
N.° 0

Otras noticias

Exposición “Bitácora de un viaje en el tiempo” en el edificio del Archivo Central e Histórico de la U.N. Fotos: Nicolás Bojacá.

Educación

septiembre 19 de 2017

La U.N. navega por su historia

El viaje naval del Sesquicentenario empieza con más de 40 mil documentos...

Yuri Buenaventura estará en la celebración del Sesquicentenario de la U.N.

Artes & Culturas

septiembre 19 de 2017

La salsa de Yuri Buenaventura llega a la U.N.

Este miércoles 20 de septiembre a partir de las 7 p. m. el artista alternará...

Docentes, estudiantes y egresados conmemoraron los 90 años del Departamento de Farmacia. Fotos: Nicolás Bojacá.

Educación

septiembre 19 de 2017

La U.N., pionera en el desarrollo de la farmacia en Colombia

El Departamento de Farmacia de la Universidad Nacional de Colombia (U.N.), la...

Instant Composers Pool en el Auditorio León de Greiff de la U.N. Fotos: Ovidio González/Agencia de Noticias UN.

Artes & Culturas

septiembre 19 de 2017

Lo mejor del jazz holandés en el Sesquicentenario de la U.N.

Instant Composers Pool (ICP), una orquesta independiente de jazz, se unió a la...

La U.N. se ha destacado como líder en distintos <em>rankings.</em>

Educación

septiembre 19 de 2017

Rankings ratifican liderazgo de la U.N. en Colombia

Después de 150 años de funcionamiento, la Universidad Nacional de Colombia...

La guadua es considerada como una madera tipo A, similar al caobo o la canela, pero algunos expertos sostienen que se debe reconocer como una gramínea.

Desarrollo Rural

septiembre 19 de 2017

Explotación de guadua en riesgo por ser considerada recurso forestal

Su regulación como recursos forestal y especie en vía de extinción dificulta su...

El prototipo se adecuó para medir nutrientes en plantas de plátano. Fotos: cortesía Darío Castañeda.

Ciencia & Tecnología

septiembre 19 de 2017

Adaptan espectrómetro para medir nutrientes en plantas

Con una aplicación adaptada al espectrómetro se le toma una “foto” a la hoja o...

El proyecto de cobro por vía pública pasó a la plenaria del Concejo de Bogotá. Fotos: IEU.

Educación

septiembre 19 de 2017

Cobrar parqueo en vía pública mejoraría movilidad en Bogotá

Esta medida, que hace trámite en el Concejo Distrital, ordenaría los espacios...

El Centro de Pensamiento y Seguimiento al Diálogo de Paz fue uno de los organizadores de los nueve Foros de Participación Ciudadana realizados por solicitud de la Mesa de Conversaciones de La Habana. Foto: Archivo Unimedios.

Política & Sociedad

septiembre 19 de 2017

Aportes a la construcción de paz en Colombia

Desde los años sesenta del siglo XX y hasta la segunda década del siglo XXI, la...

La Orquesta Sinfónica del Conservatorio de la U.N. abrió los festejos del Sesquicentenario.

Educación

septiembre 18 de 2017

Sesquicentenario de la U.N. comenzó con concierto de música clásica

A ti Dios (del latín: Te Deum), compuesto por el austríaco Joseph Anton...