Escudo de la República de Colombia

Política & Sociedad

Guahibiar: cazar indios, considerados seres sin alma

Durante la colonización de los Llanos colombianos, los españoles cazaban a los indígenas guahibos por considerarlos seres inferiores. Esta práctica dejó cientos de víctimas que requieren una reparación de su memoria histórica.

Bogotá D. C., 12 de enero de 2018Agencia de Noticias UN-

La masacre de La Rubiera fue uno de los casos más conocidos. Fotos: A. Gómez, 1991. Indios, colonos y conflictos: una historia regional de los Llanos Orientales 1870-1970.

Los restos óseos de esta masacre fueron rescatados.

La masacre ocupó los titulares de los medios de comunicación nacionales e internacionales.

En su momento los colonos españoles consideraban que matar indios no era un delito.

Frendy Yulaira González, antropóloga de la U.N. (Foto: Nicolás Bojacá / Unimedios).

Esta es una de las conclusiones a las que llegó la antropóloga Frendy Yulaira González, de la Universidad Nacional de Colombia (U.N.), quien realizó un recorrido histórico desde la llegada de los colonos a los Llanos colombianos, pasando por el conflicto con los indígenas que habitaban la zona, y hasta las llamadas “guahibiadas”, que hacen referencia a las cacerías de indígenas guahibos que sucedieron entre 1800 y finales del siglo XX.

Según explica la antropóloga González, el término “guahibo” se utiliza para referirse a la mayoría de las comunidades indígenas de los Llanos, entre los que se pueden incluir los sikuani y los cuiba, entre otros, y que también habitan los Llanos venezolanos.

“La mayoría de ellos se dedicaba a la caza y la recolección, y los demás combinaban estas prácticas con la agricultura a pequeña escala”, detalló la investigadora. Sin embargo con la llegada de los españoles para colonizar la región empezó la expansión ganadera, la construcción de las primeras haciendas y las misiones jesuitas que buscaban evangelizar a los indígenas.

Los nativos que se rehusaron a abandonar sus prácticas y costumbres ancestrales eran considerados como “no civilizados” y “sin alma”. Además los colonos asimilaban sus prácticas de caza y supervivencia con las de los animales, por lo que los menospreciaban asumiendo que invadían sus propiedades, que no eran seres humanos y que por esto debían ser cazados como bestias.

De allí surgieron las guahibiadas, es decir la caza indiscriminada de estos indígenas, que la antropóloga González clasificó en “cacerías a campo abierto”, en las que los colonos se reunían y salían a asesinar guahibos, y “las encerronas”, que era la práctica más común: “los colonos invitaban a los indígenas a sus casas con la promesa de brindarles algún incentivo como ropa, comida o trabajo, y cuando llegaban los asesinaban”, explicó la investigadora.

Los relatos detallan que después de entretener a los indígenas, los colonos les propiciaban golpes y heridas –con herramientas como machetes, macetas, o armas de cacería, cuchillos y algunos rifles– hasta matarlos.

El caso más conocido fue la “Masacre de La Rubiera”, que ocurrió en Arauca el 26 de diciembre de 1967. Aunque este no fue el primero ni el último, ni en el que se cazaron más indígenas (murieron 16 personas entre niños y adultos mayores), sí fue el más mediático. Quedaron dos sobrevivientes y los responsables fueron llevados a juicio, y allí manifestaron que no asumían su culpabilidad porque –según sus costumbres– no consideraban que matar indios fuera un delito.

Los restos óseos de esta masacre fueron rescatados; no obstante de cientos de víctimas no hubo rescate, análisis forense ni reparación.

“Es necesario rescatar los restos óseos de las víctimas; hacer excavaciones y prospecciones para conocer la ubicación exacta y a partir de esto reparar la memoria de las comunidades indígenas”, comenta la antropóloga.

Esto ayudaría no solo a mostrar pruebas físicas de las masacres que ocurrieron y visibilizar el conflicto que se presentó, sino que también contribuiría a darle paz a esta población, cerrar ciclos y brindarles tranquilidad a los familiares de las víctimas.

A pesar de se han implementado políticas estatales para que los indígenas guahibos estén en resguardos y allí lleven a cabo sus actividades productivas, muchos se encuentran en condición de indigencia.

“Los indígenas son seres humanos, pero en la memoria de los llaneros persiste la idea de que son dañinos o que son una plaga, pero en verdad fueron víctimas de la violencia. Sé que este pensamiento puede superarse y de esta forma mejorar sus condiciones de vida”, concluye la antropóloga González.

(Por: Fin/VC/LOF/LOF
)
N.° 24

Otras noticias

Personas de todas las edades pudieron conocer de primera mano cómo es un día en la U.N. Fotos: archivo particular

Educación

noviembre 16 de 2018

Clases al parque

Estudiantes y profesores de las facultades de Ciencias y Ciencias Humanas de la...

La comunidad es uno de los cerca de 300 sujetos de reparación colectiva por afectaciones del conflicto armado en el país.

Desarrollo Rural

noviembre 16 de 2018

Innovación y sostenibilidad en proyecto para reparación de víctimas

Mejorar el acueducto, establecer un humedal para el tratamiento de aguas...

El trabajo con productos no lácteos está orientado a un segmento del mercado cada vez más amplio. Fotos: archivo Particular

Ciencia & Tecnología

noviembre 16 de 2018

Bebidas probióticas para veganos

Bebidas de base no láctea, elaboradas a partir de soya y arroz, se fermentarán...

La producción de sacha inchi en el Meta comenzó hace apenas cinco años.

Desarrollo Rural

noviembre 16 de 2018

La U.N. fortalece producción de sacha inchi en el Meta

Diferentes cuidados y la implementación de nuevas tecnologías para optimizar su...

El profesor Jaime Franky Rodríguez, vicerrector de la U.N. Sede Bogotá, formó parte de la mesa de diálogo en la que también participaron los estudiantes. Fotos: archivo Unimedios.

Educación

noviembre 16 de 2018

Llamado de directivas propicia diálogo con estudiantes

Después del llamado al diálogo por parte de las directivas de la Universidad...

ViveLab es un proyecto desarrollado por la U.N. y la Alcaldía Mayor de Bogotá.

Ciencia & Tecnología

noviembre 16 de 2018

ViveLab y Alcaldía de Bogotá, premiadas por innovación pública digital

Una aplicación desarrollada por este proyecto de la Universidad Nacional de...

Para realizar la película <i>Interestelar</i>, el director Christopher Nolan contó con la asesoría del físico teórico estadounidense Kip Thorne. Fotos: archivo Unimedios.

Ciencia & Tecnología

noviembre 16 de 2018

Interestelar, una película con mucha física

Aunque no es el primer filme que trata sobre temas que involucran ciencias como...

El <em>software</em> se creó en la U.N. Sede Manizales.

Ciencia & Tecnología

noviembre 16 de 2018

Software estudia comportamiento magnético de materiales

Este programa, denominado Vegas, construye, simula y analiza las propiedades...

El doctor William Otero Regino, reconocido por la Academia Nacional de Medicina de Colombia como el mejor docente clínico del país.  Fotos: Nicolás Bojacá – Unimedios

Educación

noviembre 15 de 2018

El mejor docente clínico del país es de la U.N.

El doctor William Otero Regino, profesor titular de Medicina y coordinador de...

Solo durante 2012 el ICA reportó la erradicación de 745.000 plantas de plátano afectadas por moko en el país. Fotos: María José Truke.

Desarrollo Rural

noviembre 15 de 2018

Enfermedad del moko es capaz de evolucionar para diseminarse en musáceas

Algunas de sus cepas en cultivos de plátano hartón y banano Gros Michel de...