Escudo de la República de Colombia

Política & Sociedad

Guahibiar: cazar indios, considerados seres sin alma

Durante la colonización de los Llanos colombianos, los españoles cazaban a los indígenas guahibos por considerarlos seres inferiores. Esta práctica dejó cientos de víctimas que requieren una reparación de su memoria histórica.

Bogotá D. C., 12 de enero de 2018Agencia de Noticias UN-

La masacre de La Rubiera fue uno de los casos más conocidos. Fotos: A. Gómez, 1991. Indios, colonos y conflictos: una historia regional de los Llanos Orientales 1870-1970.

Los restos óseos de esta masacre fueron rescatados.

La masacre ocupó los titulares de los medios de comunicación nacionales e internacionales.

En su momento los colonos españoles consideraban que matar indios no era un delito.

Frendy Yulaira González, antropóloga de la U.N. (Foto: Nicolás Bojacá / Unimedios).

Esta es una de las conclusiones a las que llegó la antropóloga Frendy Yulaira González, de la Universidad Nacional de Colombia (U.N.), quien realizó un recorrido histórico desde la llegada de los colonos a los Llanos colombianos, pasando por el conflicto con los indígenas que habitaban la zona, y hasta las llamadas “guahibiadas”, que hacen referencia a las cacerías de indígenas guahibos que sucedieron entre 1800 y finales del siglo XX.

Según explica la antropóloga González, el término “guahibo” se utiliza para referirse a la mayoría de las comunidades indígenas de los Llanos, entre los que se pueden incluir los sikuani y los cuiba, entre otros, y que también habitan los Llanos venezolanos.

“La mayoría de ellos se dedicaba a la caza y la recolección, y los demás combinaban estas prácticas con la agricultura a pequeña escala”, detalló la investigadora. Sin embargo con la llegada de los españoles para colonizar la región empezó la expansión ganadera, la construcción de las primeras haciendas y las misiones jesuitas que buscaban evangelizar a los indígenas.

Los nativos que se rehusaron a abandonar sus prácticas y costumbres ancestrales eran considerados como “no civilizados” y “sin alma”. Además los colonos asimilaban sus prácticas de caza y supervivencia con las de los animales, por lo que los menospreciaban asumiendo que invadían sus propiedades, que no eran seres humanos y que por esto debían ser cazados como bestias.

De allí surgieron las guahibiadas, es decir la caza indiscriminada de estos indígenas, que la antropóloga González clasificó en “cacerías a campo abierto”, en las que los colonos se reunían y salían a asesinar guahibos, y “las encerronas”, que era la práctica más común: “los colonos invitaban a los indígenas a sus casas con la promesa de brindarles algún incentivo como ropa, comida o trabajo, y cuando llegaban los asesinaban”, explicó la investigadora.

Los relatos detallan que después de entretener a los indígenas, los colonos les propiciaban golpes y heridas –con herramientas como machetes, macetas, o armas de cacería, cuchillos y algunos rifles– hasta matarlos.

El caso más conocido fue la “Masacre de La Rubiera”, que ocurrió en Arauca el 26 de diciembre de 1967. Aunque este no fue el primero ni el último, ni en el que se cazaron más indígenas (murieron 16 personas entre niños y adultos mayores), sí fue el más mediático. Quedaron dos sobrevivientes y los responsables fueron llevados a juicio, y allí manifestaron que no asumían su culpabilidad porque –según sus costumbres– no consideraban que matar indios fuera un delito.

Los restos óseos de esta masacre fueron rescatados; no obstante de cientos de víctimas no hubo rescate, análisis forense ni reparación.

“Es necesario rescatar los restos óseos de las víctimas; hacer excavaciones y prospecciones para conocer la ubicación exacta y a partir de esto reparar la memoria de las comunidades indígenas”, comenta la antropóloga.

Esto ayudaría no solo a mostrar pruebas físicas de las masacres que ocurrieron y visibilizar el conflicto que se presentó, sino que también contribuiría a darle paz a esta población, cerrar ciclos y brindarles tranquilidad a los familiares de las víctimas.

A pesar de se han implementado políticas estatales para que los indígenas guahibos estén en resguardos y allí lleven a cabo sus actividades productivas, muchos se encuentran en condición de indigencia.

“Los indígenas son seres humanos, pero en la memoria de los llaneros persiste la idea de que son dañinos o que son una plaga, pero en verdad fueron víctimas de la violencia. Sé que este pensamiento puede superarse y de esta forma mejorar sus condiciones de vida”, concluye la antropóloga González.

(Por: Fin/VC/LOF/LOF
)
N.° 24

Otras noticias

Las tecnologías permitirían tomar mejores decisiones para alcanzar la sostenibilidad.

Ciudad & Territorio

febrero 22 de 2018

Ciudades inteligentes deben ser incluyentes

Las ciudades pueden usar herramientas como internet de las cosas, big data y...

El humo negro que producen algunos vehículos tiene gran cantidad de partículas de carbono PM2.5 nocivas para la salud.

Ciencia & Tecnología

febrero 22 de 2018

Materiales más económicos para filtros descontaminantes

Un filtro elaborado con óxidos de manganeso permitiría disminuir las emisiones...

Director de la Sede Amazonia, profesor John Charles Donato.

Educación

febrero 22 de 2018

La U.N. Sede Amazonia fortalece cooperación con Alemania

El Servicio Alemán de Intercambio Académico (DAAD) visita por primera vez la...

El curso incluye las temáticas de perfil del estudiante, teoría general de sistemas y pensamiento sistémico.

Educación

febrero 22 de 2018

Plataforma para Administración de Sistemas Informáticos

Este recurso educativo digital se diseñó para el curso Introducción a la...

El edificio Aulas de Ciencias contará con tres pisos que albergarán a 1.400 personas.

Educación

febrero 22 de 2018

Edificio de Aulas de Ciencias de la U.N. entra en obra

La obra durará alrededor de 21 meses, la edificación tendrá capacidad para...

Natalia Ruiz Rodgers, viceministra de Educación Superior.

Educación

febrero 22 de 2018

Cesu plantea lineamientos para la sostenibilidad financiera de las IES

En el Consejo Nacional de Educación Superior (Cesu), presidido por Natalia Ruiz...

Implementar un sistema silvopastoril en una hectárea puede costar entre 3,8 y 4,2 millones de pesos. Fotos: cortesía Luis Alfonso Giraldo.

Medioambiente

febrero 22 de 2018

Silvopastoreo fortalece captura de carbono en Antioquia

Con la implementación del sistema se logró hasta 70 % más de captura de carbono...

http://agenciadenoticias.unal.edu.co/typo3El evento se llevó a cabo en la Cámara de Comercio de Bogotá, Sede Salitre. Fotos: Ricardo González / Unimedios.

Ciencia & Tecnología

febrero 21 de 2018

Colombia, rezagada ante las tecnologías avanzadas

El sector productivo debe apropiarse de temas como ciberseguridad, internet de...

“Cada país tiene una serie de problemas específicos asociados con la región donde se encuentra”, explica el ingeniero Luis David Maya.

Ciencia & Tecnología

febrero 21 de 2018

“Tenemos que dejar nuestra dependencia de misiones extranjeras”

Aunque la denominada Cuarta Revolución Industrial es una realidad que ya...

El profesor de la U.N Eudocio Becerra, originario de la comunidad Uitoto de San José del Encanto (Amazonas). Foto. Nicolás Bojacá.

Artes & Culturas

febrero 21 de 2018

Lenguas nativas siguen amenazadas

El profesor indígena Eudocio Becerra Vijidima, originario de la comunidad...