Escudo de la República de Colombia

Medioambiente

Frenar deforestación evitaría desaparición de ciénagas y manglares del Caribe

La reconstrucción de la historia de nueve ecosistemas cenagosos de Cesar y Córdoba, realizada en el Instituto de Ciencias Naturales (ICN) de la UN, aporta evidencias sobre la aceleración de la deforestación a lo largo de sus cuencas en los últimos 200 años.

Bogotá D. C., 08 de agosto de 2017Agencia de Noticias UN-

El carbono que retienen los manglares en su biomasa y sus sedimentos ayuda a mitigar emisiones de gases de efecto invernadero. (Fotos: Denisse Cortés)

Entre las especies más destacadas de los manglares se encuentra Laguncularia racemosa o mangle blanco.

Las muestras de sedimento del pantano Cigarro sufrieron un proceso químico para desprender minúsculos granos de polen y esporas como los que se aprecian en la foto. (Foto: Nicolás Bojacá/Unimedios)

La mayoría de las poblaciones que viven cerca de las ciénagas y de los manglares encuentran su sustento en la pesca que estos cuerpos de agua les ofrecen.

Para Orlando Rangel, investigador del ICN de la Universidad Nacional de Colombia (U.N.), las ciénagas y los manglares “garantizan el mantenimiento y equilibrio de los sistemas hídricos, ya que cuando el caudal de los ríos aumenta, las ciénagas almacenan agua previniendo inundaciones. Luego, en la época de menor creciente, el agua regresa a los afluentes”.

Sin embargo, por la deforestación la Tierra está perdiendo su paraguas natural, con lo cual se acelera la erosión. Por este motivo, cuando llueve se transportan más materiales sólidos (sedimentos) hasta los ríos, los cuales, a su vez, ya no devuelven agua sino barro, lo que termina taponando las ciénagas.

En 2012, los profesores Rangel y Alexis Jaramillo, del ICN, observaron que la tasa de sedimentación (velocidad a la que las ciénagas se van llenando de material sólido) ha aumentado. Por ejemplo en El Sordo, al sur del Cesar, es de 2,97 cm/año; si la tendencia se mantiene, esta desaparecería en 70 años. En la ciénaga Vaquero es de 1,53 cm/año, es decir que le quedaría una vida útil de 200 años, mientras que en la Morales es de 0,97 cm/año, por lo cual se taponaría en unos 200 o 300 años.

Primero fueron bosques

En 2016, Yennifer García –doctora en Ciencias-Biología– tomó numerosas muestras en diferentes puntos de la Ciénaga Grande de Lorica (Córdoba) analizadas en el Laboratorio de Paleoecología de la UN Sede Bogotá.

Cada muestra se sometió a un cuidadoso proceso químico con ácidos que desprendieron de la tierra minúsculos granos de polen. Su análisis mostró que 7.346 años antes del presente (AP) imperaba un bosque de tierra firme y vegetación inundable que por las temporadas secas se fue convirtiendo en un sistema pantanoso.

La tendencia cambió hace 6.570 años AP, cuando el pantano fue ganando territorio con respecto al bosque y la vegetación acuática se consolidó en una época húmeda, según muestra el polen analizado. Estos resultados indican el desarrollo de un ambiente que los expertos llaman “espejo de agua de las ciénagas”, es decir, una especie de lago o charco.

Tal dinámica se mantuvo hasta el siglo XVIII cuando se presentó el último pico del bosque. A partir de ese momento, aunque la tendencia climática no cambió, dicho ecosistema presentó una dramática caída que marcó el inicio de su desaparición.

Este mismo fenómeno, aunque en menor medida, ha sido observado por los investigadores en los últimos 200 años en ciénagas como Mata de Lata (Ciénaga Grande de Lorica), Vaquero, Juncal, Morales y Costilla, en el sur del Cesar. Por el contrario, el bosque se mantiene en ciénagas como Castañuelo y Explayao (Ciénaga Grande de Lorica), y Musanda, también al sur del Cesar.

Al respecto, la bióloga García señala que “a lo largo de la historia los cambios han dependido de múltiples variables. Nuestro estudio no se enfocó en una época específica, pero vemos que el incremento de la deforestación en los últimos años y el auge de las obras civiles ejecutadas por el hombre coinciden con el fuerte proceso de colmatación de las ciénagas”.

Amenazados por el mar

Con las rápidas transformaciones que se han dado en los últimos 200 años, y las que se proyectan, no solo peligran las ciénagas sino también los manglares.

La colonización de estas comunidades vegetales –establecidas en ambientes con presencia de agua dulce (ríos) y agua salada (mares)– se consolidó, “apenas”, entre los siglos VI y XII en varias regiones costeras del país como Neguanje, en el Parque Nacional Natural Tayrona; la laguna de Camarones, en La Guajira; La Caimanera, en Sucre; y Cispatá, en Córdoba. Una de las razones de su surgimiento fue que el nivel del mar subió en estas zonas, donde las condiciones continentales del territorio dieron paso a la influencia marítima.

Sin embargo, la bióloga García señala que la línea del manglar empezó a disminuir en Neguanje hace unos 170 años AP: “inicialmente esta situación se podría asociar con un descenso del nivel del mar, pero cabe recordar que en aquella época se incrementó la actividad del hombre, y por lo tanto se empezó a extraer la resistente madera del manglar para la construcción”.

Barrera natural

Otro de los hallazgos realizados por Julián David Beltrán, magíster en Ciencias-Biología, fueron en la Ciénaga La Caimanera, ubicada entre Tolú y Coveñas, en Sucre.

El análisis de sedimentos indica que hace unos 3.000 años AP predominaba una ciénaga de agua dulce. Sin embargo, al documentar también dos especies de crustáceos y moluscos más afines con aguas saladas, que datan de aquella época, se documenta que el panorama empezó a cambiar cuando el territorio sufrió una metamorfosis que lo convirtió en manglar, y por ende le concedió condición marina hace 700-800 años (aproximadamente siglo XII), la cual perdura en la actualidad.

Otro de los hallazgos del estudio es el aumento del nivel del mar en La Caminera, con un incremento de los manglares en los últimos años frente a otros tipos de vegetación.

Para los investigadores del ICN, el reto es que el Gobierno, la academia, las empresas y las comunidades trabajen conjuntamente en la definición de estrategias de protección para ecosistemas como las ciénagas y los manglares, un patrimonio que presta importantes servicios a la sociedad y a la biodiversidad de la región.

Lea el artículo completo en UN Periódico

(Por: fin/JFMM/dmh/JGA
)
N.° 231

Otras noticias

La Escuela de Diseño de la U.N. presentó una amplia muestra del trabajo realizado por los estudiantes. Foto: Santiago Rodríguez / Unimedios.

Economía & Organizaciones

julio 18 de 2018

Zapatos, morrales y accesorios de la U.N. compiten en el mercado internacional

Propuestas tan diversas como un modelo de calzado para ir a la discoteca,...

El inventario de propiedad industrial de la U.N. muestra que entre 1988 y 2015 se han radicado 75 solicitudes de patente de invención.

Ciencia & Tecnología

julio 18 de 2018

Invenciones de las universidades deben beneficiar a los ciudadanos

Las universidades deben verse no solo como generadoras de productos con...

Gracias al desarrollo del primer taller, tanto la Cámara de Comercio de Tumaco como la U.N. podrán contar con una base real para futuros encuentros académicos. Foto: Archivo Unimedios

Economía & Organizaciones

julio 18 de 2018

Pymes tumaqueñas se fortalecen con acompañamiento de la U.N.

Sectores relacionados con turismo, producción de coco y cacao, pesca y...

Prototipo diseñado en la U.N. Sede Manizales.

Desarrollo Rural

julio 18 de 2018

Sistema portátil mantendría fría la leche después del ordeño

Este prototipo ayudaría a los pequeños productores a mantener la leche a...

La música puede ser utilizada para reducir el dolor en el posoperatorio de cirugías cardiacas. Foto: Archivo particular

Salud

julio 18 de 2018

Música alivia dolor después de cirugías del corazón

Con solo escuchar música relajante durante 15 o 30 minutos, los pacientes en...

Los dulces adquieren diferentes tonalidades según el jarabe que se les aplique. Fotos: cortesía Sergio Giraldo Ríos.

Ciencia & Tecnología

julio 18 de 2018

Jarabes de azúcar y miel de caña, los mejores para deshidratar ahuyama

En la elaboración de dulces de ahuyama, en trozos de 1 y 2 centímetros, los...

Colombia cuenta con una diversidad de lauráceas, de las cuales los géneros Nectandra y Ocotea son los más abundantes. Foto: Archivo particular

Ciencia & Tecnología

julio 18 de 2018

Tres especies de plantas con potencial para tratar el Alzheimer

Se trata de las hojas de Ocotea lanceolata y Nectandra reticulata, y de la...

Ciencia & Tecnología

julio 17 de 2018

Herramientas y equipos para mejorar procesos de cosecha y poscosecha en Cundinamarca

Los nuevos modelos y prototipos fueron diseñados por estudiantes de la...

El fósforo es un nutriente importante, por ejemplo, en el crecimiento de raíces del café. Fotos: cortesía Hernán González.

Desarrollo Rural

julio 17 de 2018

Hongos aportan más fósforo en cultivos de café

Microorganismos de los géneros Penicillium, Phlebia y Aspergillus potenciaron...

En los currículos de las clases de Lenguaje de los colegios de primaria analizados no se leen libros escritos por autoras colombianas. Fotos: Archivo

Educación

julio 17 de 2018

Clases de Lenguaje reproducen lógicas colonialistas

En los contenidos de las clases que se dictan en colegios de primaria, tanto...