Escudo de la República de Colombia

Ciudad & Territorio

Familias de Buenaventura reubicadas se sienten engañadas

Deficiencias en transporte, salud, educación y servicios públicos afrontan 415 familias trasladadas desde Bajamar (zona insular) hasta la Ciudadela San Antonio, en Buenaventura.

Manizales, 17 de mayo de 2017Agencia de Noticias UN-

Los entrevistados afirmaron que al poco tiempo de llegar a las casas de 60 m2 estas empezaron a presentar averías.

Ciudadela San Antonio, en Buenaventura.

Sus habitantes no están conformes y exigen que les cumplan.

El proceso de reubicación inició con la entrega de 568 viviendas.

Buenaventura, con grandes potencialidades de desarrollo.

Zona de Bajamar.

Estas familias fueron reubicadas hace cuatro años en esta ciudadela, en la que el Gobierno nacional y la Alcaldía emprendieron un Macroproyecto de Interés Social Nacional (MISN).

“Nos dijeron que tendríamos servicios públicos ininterrumpidos, centro de salud, plaza de mercado, CAI, megacolegio y hasta un embarcadero, pero nos engañaron”, afirmó Frank Starlin Arteaga, presidente de la Junta de Acción Comunal de la Ciudadela San Antonio, al occidente de Buenaventura.

Todo empezó en 2007, cuando se pretendía reubicar a 3.400 familias de Bajamar, zona de la isla de Cascajal cercana a las empresas del sector secundario y terciario de la economía, en donde también se encuentran bancos, colegios, almacenes y galerías. Entonces se les pidió desalojar el lugar ante el riesgo de un tsunami y por el déficit habitacional de la ciudad.

Una vez reubicada la población, se buscaba evitar que la zona volviera a ser ocupada, por lo que se construiría el Malecón Bahía de la Cruz, apuesta del Gobierno nacional para convertir a Buenaventura en atractivo turístico de talla mundial.

Es de recordar que estas familias se encontraban en dos situaciones: unas permanecían en la zona en medio del conflicto armado, y otras se habían desplazado huyendo de este.

La reubicación inició con la entrega de 568 viviendas, pero solo 415 familias aceptaron el traslado. Es decir que después de invertir recursos, diseñar un programa de acompañamiento y operar con dos equipos de profesionales (inicialmente de la Universidad del Pacífico y después de la Alcaldía), el objetivo no se ha cumplido y hoy la población habita en condiciones precarias.

Según Ingrid Nayive García Ramírez, magíster en Medio Ambiente y Desarrollo de la Universidad Nacional de Colombia (U.N.) Sede Manizales, antes de la ejecución del MISN no se hizo la consulta previa determinada por la ley, sino que se adelantó una sobre la marcha por la presión de las comunidades. Estos no permitió evaluar la viabilidad de la ejecución del proyecto, pues este ya se encontraba en etapa de construcción.

En su estudio, la magíster realizó una valoración de los grandes proyectos urbanos en contextos étnicos a partir de las tensiones territoriales y socioambientales generadas en el MISN San Antonio y su relación con el proyecto Malecón Bahía de la Cruz.

Trabajo de campo

La magíster García Ramírez indagó de manera cualitativa cómo se llevó a cabo el acompañamiento social a las familias de bajamar, cuáles han sido las condiciones de vida y cuáles las percepciones de territorialidad de los habitantes en San Antonio.

Para ello entrevistó a 19 personas de entre 20 y 60 años de edad y realizó un grupo focal con la comunidad trasladada. Los criterios de selección fueron haber vivido en bajamar y haber sido reubicados en 2013.

Además, llevó a cabo tres entrevistas a ex funcionarios del MISN y realizó una revisión documental a 58 actas de reuniones del Comité Fiduciario referentes a requerimientos institucionales y de las comunidades.

Con esta información analizó el espacio concebido, vivido e imaginado. En cuanto a lo concebido, observó que el macroproyecto no consultó a las comunidades, pero sí transformó su territorio sin su consentimiento; lo vivido incluye lo ancestral, sus orígenes, la etnia, la forma cómo lo habitan, sus casas... Lo imaginado son los símbolos, la religión, las creencias, la cultura y lo inmaterial, que está muy relacionado con sus ancestros y con el mar.

El profesor Luis Fernando Acebedo, de la U.N. Sede Manizales, director del trabajo de maestría, manifestó que a las familias las sacaron de un contexto territorial en el que pescaban, vivían e interactuaban, y los llevaron a un espacio en el que sufren problemas de movilidad, transporte, educación y salud.

En la actualidad, en la Ciudadela San Antonio hay alrededor de 1.268 viviendas construidas, pero sin los equipamientos necesarios, como espacios y edificaciones para prestar servicios sociales, cultural, educativo y de salud. A través del Sistema de Regalías solo se aportaron los recursos para el diseño y los estudios de una estación de Policía, plaza de mercado, embarcadero, puesto de salud y polideportivo, cuyas obras han avanzado en un 80 %.

Para los expertos García y Acebedo, la problemática de macroproyectos como el desarrollado en Buenaventura va más allá de intervenciones urbanas que, lejos de solucionar la calidad de vida de las familias, implica experimentar nuevos escenarios de desventaja social, institucional, económica, cultural, étnica y ambiental. Por eso consideran que emprender proyectos de esta envergadura conlleva a develar la manera como el Estado, las instituciones y las comunidades imaginan el espacio, ya que este no es pasivo ni homogéneo.

(Por: Fin/JDMP/MLA/LOF
)
N.° 768

Otras noticias

El Sesquicentenario se celebra con un largometraje.

Educación

agosto 19 de 2017

¿Quieres ser protagonista de la película de los 150 años de la U.N.?

Este jueves cada uno de los integrantes de la comunidad universitaria tendrá la...

Educación

agosto 19 de 2017

La Universidad Nacional: su estadio y el fútbol

El pasado 13 de agosto, en la Ciudad Universitaria tuvo lugar la final del VII...

El rector Ignacio Mantilla recibió el informe de la Veeduría Ciudadana en compañía de altos directivos de la U.N.

Educación

agosto 18 de 2017

Veeduría ciudadana avala continuidad de obras en Sede Cesar de la U.N.

Una comisión de alto nivel de la Universidad Nacional de Colombia (U.N.),...

La mezcla es especial para reparaciones en concreto. Fotos: cortesía Jaime Arturo Correa Yepes.

Ciencia & Tecnología

agosto 18 de 2017

Mezcla con humo de sílice repara estructuras en concreto

Una pasta que utiliza humo de sílice –extraído de la roca de cuarzo– y ceniza...

Más de 200 productores de fresa y mora han mejorado sus ingresos gracias a los desarrollos emprendidos en ocho Pipas.

Ciencia & Tecnología

agosto 18 de 2017

El agro renace en Bogotá y Cundinamarca, entérese cómo en UN Periódico

Por medio de 17 proyectos de desarrollo tecnológico adelantados en 93 parcelas...

Ciencia & Tecnología

agosto 18 de 2017

Universitarios despiertan interés por la óptica en los niños

Estudiantes de la Universidad Nacional de Colombia (U.N.) y otras instituciones...

Uno de los propósitos del proyecto es que el espectador se vea reflejado en cada una de las estructuras.

Artes & Culturas

agosto 18 de 2017

Diseños que proyectan la identidad del país

En un trabajo realizado con profesores de la Universidad de Minho, de Portugal,...

Dos tubos de PVC y un embudo son los materiales necesarios para realizar el pluviómetro.

Ciencia & Tecnología

agosto 18 de 2017

Pluviómetro económico y fácil de construir

En el Laboratorio de Hidráulica de la Universidad Nacional de Colombia (U.N.)...

Fernando Mejía, coordinador del Sistema de Gestión Ambiental (SGA) de la U.N. Sede Palmira.

Medioambiente

agosto 18 de 2017

Gestión Ambiental de la U.N. Sede Palmira, 10 años de liderazgo

En la celebración de esta fecha, enmarcada en el VII Festival Ambiental “Vive...

Comprender los mecanismos causantes de los elevados niveles de lluvias o precipitaciones que ocurren en la zona sirve para ayudar a prevenir las inundaciones. Fotos: Johanna Yepes.

Medioambiente

agosto 18 de 2017

Chorro del Chocó ayudaría a explicar por qué llueve tanto en el Pacífico

Se trata de una corriente superficial que transporta la humedad de los vientos...